Friday, April 3, 2015

Fui violada. Sí. ¡Pero él merece vivir! -- Liz Carl

La historia de Liz Carl - una madre de 17 años de Kentucky que resultó embarazada luego de una violación.

Fui violada cuando tenía 17años, en mi último año de escuela – aproximadamente hace 2 años. Ocurrió cuando visité a unos amigos en Lexington, KY, a unas 100 millas de donde vivo, era una fiesta de Halloween. Después de la fiesta, fuimos lo suficientemente ingenuos como para llevar gente en la fiesta a visitar la casa donde me alojaba. A mitad de la noche, fui drogada y violada.

 Sólo recientemente recordé de lo sucedido esa noche. Conocí al violador la noche en que eso sucedió. Me dio un nombre distinto a su nombre real (como descubrí más tarde cuando fui con la policía), así que realmente no lo conocía mucho. Y mientras trataba de convencerme a mi misma que nada había pasado esa noche en Lexington,  conocía mi cuerpo. Estaba dolorida, los síntomas estaban allí, y me sentía asquerosa. Intentaba pretender que era un sueño. No recuerdo nada de la violación. Sin embargo, me recuerdo arrastrándome al baño en algún momento y sintiéndome realmente en mal estado. Creo que no sabía con seguridad que había sido violada hasta que tuve un atraso en mi período. No era alguien sexualmente activa, así que no me tomó mucho conectar los puntos y descifrar lo que ya sabía dentro de mí. Sabía que algo pasaba, pero negué el tema de la violación por mucho tiempo. En esta negación, obviamente no pensé que estaba embarazada, aunque sabía muy bien que sí lo estaba. Primero que nada, nunca pensé que eso me pasaría, mucho menos quedarme embarazada a partir de un acto tan violento y repugnante.

 No fui solamente ridiculizada al intentar contarles a mi mamá y a mi familia, al final me creyeron y ayudaron, pero fue para las personas a las que les informé era un chiste cuando ellos le contaban a otros y decían que estaba mintiendo "porque me habían atrapado". Casi no puedo explicar cuán feo fue todo para mí. Quería morirme -- simplemente no encontraba la fuerza para hacerlo.

Mis padres no fueron los primeros a los que acudí. Mis padres son geniales, pero esas no eran noticias que se podían tomar a la ligera, ¡para nada! Pero una vez que les conté, entraron en estado de negación tanto como yo, no hubo realmente un consejo. Querían más hacerse cargo de lo legal -- tratando con los detectives y los procedimientos judiciales -- y conseguirme un doctor.

Antes de que todo esto sucediese, yo era siempre "pro-vida". Fui criada en una familia católica y fui a colegios católicos toda mi vida. Sin embargo, cuando el test de embarazo me dio claramente positivo, todos mis valores y mi moral se fueron por la ventana y quería la solución fácil de cualquier manera. Estaba segura de hacerme un aborto hasta una semana antes de darme cuenta lo que estaba haciendo. Me sentía desprotegida, miserable y asustada y sentía que era mi única opción. Al ver todo ahora, me odio por haber llegado a considerarlo.

De los amigos que sabían de mi embarazo, dos de ellos apoyaban el aborto y dos no. Uno de cada lado era proactivo sobre eso. Mi amiga que apoyaba mi decisión de abortar me dijo que me ayudaría a pagarlo, llevarme hasta allí, etc. También buscaba un doctor amigo de su hermana para que me recetara la píldora abortiva. Era tan solo una chica de 17 años que estaba asustada conmigo. Me quería ayudar a ponerme mejor y no sabía qué otra cosa hacer. Yo estaba asustada y quería el aborto, así que me apoyo en mi decisión. Me dijo que nunca quiso que yo eligiese el aborto, pero que realizó que eso era lo que yo quería. Sentía que me estaba ayudando como una amiga fiel. Mi amiga pro-vida me sentó con su madre que tenía muchas amigas que habían abortado en la secundaria y muchas amigas que habían dado sus bebés en adopción, y me dijo cómo eso había afectado a cada una. No me convenció, pero me dio algunos hechos.

Cuando todavía estaba en shock y en mi toma de decisión, mi prima Erin, que resulta ser una de mis mejores amigas, me miró a los ojos y dijo, "Liz, tú eres inteligente y sabes que es un bebé, y te conoces bien, no puedes matar a un bebé". Tenía razón. Yo era inteligente y no podía ver lo obvio a través de la espesa capa de niebla que parecía no dejar mis ojos.

Obviamente seguí con mi embarazo, la mayoría de las veces negando la existencia de mi bebé, pero lo sobrellevé. Mi embarazo fue un caos. Médicamente fue un embarazo perfecto, pero parecía que no podía creer que estaba embarazada. Por siete meses comencé a ausentarme, así que fue algo fácil de hacer. Estar embarazada en el colegio no es divertido, pero no es lo peor que te puede pasar. Terminar el colegio no fue fácil, especialmente en un colegio católico de mujeres, pero fue algo realizable. No estaba muy feliz, pero sobreviví.

Mi mamá me llevó a Servicios Sociales Católicos y empecé a asesorarme con ellos. Eso me ayudó completamente a través del embarazo. Si hay algo, es que mi asesor me hizo pensar sobre eso, lo que ayudó cuando empecé a mostrarme y no lo podía ignorar más. La agencia trabajaba con madres embarazadas para crianza y adopción. Me presentaron la idea de una adopción abierta y parecía perfecto. Obviamente no es perfecto, pero es la siguiente mejor cosa.

Terminé hablando con una profesora del colegio con la que me sentía muy apegada. Ella llamó a una amiga que llamó a una amiga y lo que siguió era que estaba en la casa de Brian y Jen conversando con ellos. Yo ya había entrevistado a otra pareja antes que ellos, pero cuando conocí a Brian y Jen, simplemente supe que ellos eran los indicados. ¡Eran perfectos para mí! Ellos habían tratado por muchos años de tener una familia y tuvieron muchas falsas esperanzas. Brian y Jen son parte de mi familia ahora. (Mientras escribo esto, acabo de volver de su casa para la cena y jugar un rato con Brayden.)

Di a luz a mi hijo un mes antes de partir para la universidad. Mi parto fue facilísimo en comparación con otros. Cuando sentí la hora del parto, era la hora de pujar y cuando lo hice, tres empujones después el bebe estaba aquí. Creo que estaba en más shock por el hecho de que un ser humano saliera de mí que de cualquier otra cosa. Cuando lo vi, no pensé en cómo llegó aquí. No pensé en su perdido padre biológico que nunca estaría en su vida. Sólo pensé cuán perfecto era. Cuando lo sostuve por primera vez, era más perfecto que nunca. Creo que negué su existencia probablemente hasta el momento en el que lo sostuve. Igualmente era duro -- toda la situación. Todo sobre eso fue duro. Pero las dificultades no parecían nada comparado con el amor de ese pequeño niño.

¡Brayden casi tiene de 8 años de edad ahora y es el amor de mi vida! No me hace recordar a la violencia que sucedió para concebirlo como muchos pro- elección dicen. Él es todo para mí. Ahora, soy verdaderamente 100% pro-vida. He experimentado muchos aspectos de los argumentos pro-elección y sé que la vida no es solamente la mejor elección - debería ser la única elección. Brayden, mi hijo, es lo mejor que me haya pasado jamás  a mí y a mucha gente -- ¡especialmente sus emocionados dos nuevos padres! ¡Es por esto que haría cualquier cosa a mi alcance para salvar a cada bebé en este mundo!

Fui violada. Sí. ¡Pero él merece vivir!

Es fácil ignorar algo que no puedes ver. Pero puedo verlo ahora y merece todo en este mundo. Ya no me importa quién es su padre biológico, él es nada. Ya hace mucho se fue. Pero miren quién vino debido a él.  No me importa quién eres, pero este hermoso niñito DEBE estar vivo! Las mujeres no deberían enfrentar una elección que podrían lamentar. Pareciera como si América se está yendo a un agujero oscuro, donde la moral se ha ido y una visión nublada abarca todas nuestras creencias. Parate como un americano y da la espalda a ese agujero negro. Recupera tu visión y ve la luz al final. El aborto será ilegal algún día. Simplemente tenemos que seguir luchando. Perdón si alguno piensa que esto es raro, pero siento como si tuviera que seguir luchando, para hacer que la gente entienda. Y ese hermoso rostro de un bebe seguramente recibirá atención!!

Mi hijo es de dos razas. Soy blanca. El violador era negro. Soy una persona muy abierta, así que el tema de la raza ni siquiera me tocó. Y en cuanto a Brayden, con el hecho de que sea niño, sé que hay gente que dice que ellos verían solamente al violador, pero honestamente cualquiera que es madre sabe que todo lo que ves es este pequeño bebé. Creo que Brayden se parece a mí en muchos aspectos, pero tiene ojos marrones y su piel es más oscura que la mía. Pero cuando lo veo, veo a un hermoso bebé, a quien quiero muchísimo. No veo sus ojos marrones o su piel morena, ni siquiera su nariz que no se parece a la mía. Veo un precioso regalo por el que estoy muy agradecida. Supongo que algo como esto es difícil de explicar a alguien, pero puedo garantizar que ninguna madre debería mirar a su bebé y ver a la horrible persona que la violó. Una madre ve a su hijo, a quien ama incondicionalmente.

Con el tiempo, Brayden sabrá que fue concebido por violación, y no sé cómo lo afectará eso. Pero lo que pienso es que, a pesar de que no fue concebido en un acto de amor – o un acto al menos deseado -- él es un precioso ser humano que merece la vida y todo lo que implica. De hecho, puedo decir que últimamente una cosa me ha salvado de una intensa depresión, y eso es mi bebé. Y con respecto a cualquiera que haya sido concebido por violación -- no deberían considerarlos como menos personas. Yo me sentí como menos persona por mucho tiempo hasta que vi la belleza en la oscuridad. Los preciosos bebés que salen de algo tan horrible como una violación deberían ser considerados una gracia salvífica, una bendición disfrazada. Yo no estaría en ningún lado sin ese horrible embarazo.

No soy alguien que quisiera involucrarme en todo, pero sí me gusta ser parte de algo. Honestamente no tenía idea de que la Universidad de Louisville tenía un grupo pro-vida hasta que un día recibí un mensaje de Facebook de una chica del grupo invitándome a una reunión. ¡Realmente sentí como si Dios me hablara por el Facebook! Obviamente era muy pro-vida después de ver cuán fácil era tomar una decisión que no quieres realmente tomar. ¡Amo las tarjetas por la VIDA! Amo los eventos. Amo a la gente. Probablemente soy menos conservadora que ellos en algunos temas, pero a ellos no les importa. Me aceptan por lo que soy, y compartimos un lazo muy especial porque coinciden conmigo en lo que yo pelearía absolutamente por el resto de mi vida, y eso son los no nacidos.

Creo que la mayoría de los pro-vida reaccionan muy raro cuando descubren que soy una madre por violación. He tenido gente que llora, gente que casi ni conocía que me han abrazado (y nunca me molesta un abrazo) y he tenido gente que se ha puesto muy incómoda sobre eso. Los que se incomodan son muchas personas que creen que hubiese estado bien el hacerme un aborto. Es como si no supieran qué hacer conmigo.

Muchos de los pro-elección que descubren que soy madre "por violación" siempre tratan de subestimarme diciendo que me fue mejor que otras. Tratan de decirme que mi familia me apoyó y que no todos tienen eso, o dicen, "Sólo porque tú eres fuerte no significa que todos lo sean". Para ser honesta, es degradante para mí, como mujer, cuando la gente pone excusas sobre la falta de fuerza de la mujer. Conozco muchas mujeres y cada una de ellas es fuerte. Cada mujer es lo suficientemente fuerte para amar tanto a su bebe para no matarlo. La última afirmación puede sonar un poco dura, pero no estoy juzgando a una persona -- conozco la vulnerabilidad de una situación de crisis, pero la verdad es la verdad, y cada mujer tiene la fuerza para amar a su bebé.

Y Rebecca Kiessling, pienso lo mejor de ti, no solo porque hablas y haces una diferencia para tanta gente, sino porque te relaciono con Brayden, alguien que me salvó la vida, y eso es hermoso. Es tan impresionante el que estés en este mundo cambiando a tanta gente. Espero hacer lo mismo. 

Liz Carl es un orador a pro vida por Salvar El 1.

Liz está disponible para hablar y la puedes contactar a Liz12888@yahoo.com 

No comments:

Post a Comment