Tuesday, January 26, 2016

Tras violación mi madre no abortó, perdoné y confesé a mi padre

(ACIPRENSA/EWTN Noticias)
“Yo podría estar en un tacho de basura, pero a mí se me dio la vida”, afirma el sacerdote Luis Alfredo León Armijos, de Loja (Ecuador) quien a sus 41 años comparte su historia al haber nacido tras una violación cuando su madre tenía solo 13 años. El presbítero también cuenta cómo conoció y perdonó a su padre a quien llegó a confesar y que ahora lleva una vida de fe.
En diálogo telefónico con ACI Prensa el 6 de febrero, el sacerdote diocesano y párroco de la Parroquia San José en Loja, relató que su madre, María Eugenia Armijos Romero, a su corta edad cuidaba y limpiaba una casa en Loja para ayudar a sus padres y a sus siete hermanos: “el dueño de la casa aprovechando que estaba solo, abusó de ella dejándola embarazada”.
A pesar del rechazo de su familia que “no quería que nazca el bebé por lo que la golpeaban en la barriga y le dieron bebidas para que abortara”, María siempre defendió la vida de su hijo y al verse sola y sin apoyo “oró y sintió en su corazón que el Señor le decía: defiende ese niño que está en ti”, contó el P. León.
María huyó de Loja hacia la ciudad de Cuenca donde sobrevivió por sus propios medios. El domingo 10 de octubre de 1961 a las 10:00 a.m., en un parto lleno de complicaciones por su corta edad y su pequeña contextura, nació Luis Alfredo con algunos problemas respiratorios que el amor de madre también ayudaron a sanar.
Después de un tiempo y con la ayuda paterna, María volvió a Loja para empezar “una vida como madre soltera. Le tocó quedarse a cargo de su violador –mi padre – quien acepta reconocerme y hacerse cargo de mi, pero eso no quiere decir que las cosas estaban sanas entre ellos”, relató el P. León.
El presbítero recuerda que su “padre visitaba siempre la casa y cumplía con nosotros. Ellos (sus padres) tuvieron 3 hijos más, y mi relación con él era distante pero buena. Le tenía mucho respeto, infundía autoridad, conmigo ha sido muy fuerte, me llevaba a trabajar”.
Cuando el P. León tenía 16 años lo invitaron a la Renovación Carismática donde “tuve mi primer encuentro con Cristo, aprendí de su amor maravilloso”, y comenzó a predicar y dar catequesis
 “en todo lugar que Dios me ponía” como los buses y la correccional de menores.
A los 18 años sintió el llamado a la vocación sacerdotal e ingresó al Seminario de Loja sobreponiéndose a la oposición de su padre. “Él me decía: tú no puedes ser sacerdote porque tú debes saber bien quién eres”.
Con un permiso especial del Obispo por su corta edad, fue ordenado a los 23 años: “fue toda una bendición para mi vida”, recuerda.
Dos años después ingresó al Camino Neocatecumenal y su madre le contó, tras terminar la relación con su padre, cómo fue que vino al mundo. Eso marcó el punto de inicio para un camino de reconciliación de ambos. El sacerdote ayudó a su mamá a entender que no podía odiar a su padre y que Dios la invitaba a amar su propia historia.
El sacerdote relató a ACI Prensa que con esta experiencia él comprendió que siempre había predicado a los demás del amor de Cristo en sus vidas y ahora entendía que “Dios me permitía ser sacerdote no para juzgar sino para perdonar, para ser instrumento de su misericordia, y yo había juzgado mucho a mi padre por todo”.
Años más tarde recibe una llamada de su padre “se iba a operar y le daba miedo, y me dijo: quiero que me confieses”. Después de unos 30 años que no comulgaba, “mi padre regresa a la comunión, a la Eucaristía”.
“Yo le decía: papá, usted merece el cielo, una vida eterna, así como la Iglesia a mí también me está haciendo ver el cielo, y en ese momento mi padre se lleno de lágrimas”.
Cuando el P. León predica a madres gestantes que pasan por dificultades les recuerda que así como Jeremías, Dios forma en el vientre la vida de un hijo, y que no lo vean como “un hijo que trae sufrimiento, que trae dolor, yo les digo que un hijo trae la salvación, trae bendiciones”.
“Como Jesucristo que fue insultado, perseguido, ya desde niño fue causa y cruzdel dolor, en sus hijos reciban la bendición de Jesús” agregó.
El presbítero aconseja a los hijos que conozcan bien “la historia de uno. Aprendan a ver las cosas desde el amor de Dios. Uno puede enterarse de su historia y odiar la propia vida, juzgar a Dios como me había pasado a mí, pero descubrí que el amor de Dios había estado ahí cuidándome la vida”.
“Joven, si el padre de la tierra se ha equivocado y te ha fallado, el padre Dios nunca nos ha fallado. Si eres hijo e madre soltera debes ver en tu vida cómo el padre Dios te ha cuidado”, exhorta.
“Yo pude estar en un tacho de basura, pero a mí se me dio al vida, yo digo es una gratuidad, todo lo que tengo, la vida en sí misma es un don exquisito que Dios da”, concluyó.
 

Friday, January 22, 2016

MI HIJO ES MI TESORO MÁS PRECIOSO

Por Yohanka Reyes.



Las dificultades son una forma de glorificar el nombre de Dios. Me llamo Yoi Reyes y mi marido Pete y yo somos los fundadores del centro de ayuda a mujeres embarazadas Mary's Pregnancy Resource Center en Fort Lauderdale, Florida.  Le pido a Dios que al leer mi historia y lo que el Señor ha hecho, te animes.  La razón por la que fui llamada a servir a este segmento específico de mujeres que experimentan embarazos no planeados se debe a que yo, al igual que ellas, tuve que afrontar  muchas de las dificultades que ellas afrontan ahora.

Nací en La Habana, Cuba.  Mi padre era capitán de la Marina y mi madre era profesora de Inglés en la Escuela Naval.  Si Cuando yo tenía sólo 3 años, mis padres se divorciaron.  Esa fue la primera herida de muchas.  Mi padre era mi héroe, recuerdo estar sentada en la puerta de mi casa, llorando, mientras esperaba a que volviera a casa del trabajo, y cuando lo hacía, yo lloraba para que él se quitara la camisa como signo de que iba a quedarse.  Siempre lo hizo, pero la pesadilla empezaba de nuevo cada vez que me despertaba, y él no estaba ahí.
Mi madre no pudo aceptar el divorcio y terminó en un centro psiquiátrico militar donde conoció a mi padrastro que era capitán del Distrito Oeste de la Policía en La Habana.  Él también había sido ingresado en ese centro psiquiátrico porque tenía depresión crónica como resultado de su propio divorcio.  No mucho tiempo después de que ambos fueran dados de alta, se casaron y se fueron a vivir con nosotros.  Yo tenía más o menos 4 años de edad.
Poco después, mi padrastro empezó a abusar sexualmente de mí.  Siendo tan pequeña, no podía entender  qué estaba sucediendo.  Yo era muy niña para darle mucha importancia y él fue lo suficientemente astuto para saber cómo confundirme, haciéndome pensar que me amaba como padre.  Era  "padre" en otra área, por lo que en mi mente, esa era la forma en que debía ser, aunque me sentía incómoda y temerosa.  Como si eso no fuera suficiente, en la misma época un vecino y amigo cercano de la familia también abusó sexualmente de mí.
Pasaron los años y los abusos continuaron, por lo que escapé a un mundo que creé donde los libros eran lo único que importaba.  Leía todo tipo de libros y estudiaba tanto como podía. Año tras año, recibía el informe de notas con la puntuación más alta de mi clase, por lo que todo el mundo asumía que yo estaba "bien". Tampoco demostraba mucho interés en jugar con otros niños, pero también pensaban que era sociable porque me gustaba hablar y pasar tiempo con los adultos.
A los 9 años de edad, mientras mi padrastro abusaba de mí, me enojé y le dije que se lo iba a contar a mi padre  y que no me gustaba lo que me estaba haciendo.  Como respuesta, me puso su pistola en la cabeza y me dijo que, si alguna vez le decía a alguien, iba a matar a mi familia y luego se suicidaría.  A partir de ese momento, me sentí responsable del bienestar de mi familia, poniendo en mí una carga imposible de llevar a esa corta edad.
Mi madre, por otra parte, me pidió no testificar o más bien que mintiera y le dijera al juez que no recordaba el abuso por parte de mi vecino.  Ella pensó que era mejor "perdonar".  Claro que, ¿qué mensaje me llegó de eso?  Así que pensé, "¿Para qué molestarse en decirle a nadie lo que mi padrastro me estaba haciendo?  A nadie le importa."  Después de todo, mi propia madre me había forzado a perdonar el mismo crimen al mentirle al juez.
Llegó mi adolescencia y con ella, lo pueden adivinar:  mucha rebeldía.  Estaba enojada, era irrespetuosa y comencé a fumar cigarrillos.  Por ese entonces, entendí completamente lo que me estaban haciendo, y no sabía cómo lidiar con eso.  Ya tenía 13 años y así, mi padrastro decidió subir el nivel.  El abuso pasó de abuso sexual a violación incluyendo coito.  Como fue continuo, finalmente quedé embarazada.  Yo tenía un novio con el que estaba teniendo relaciones sexuales, también.  Mi padrastro no estaba seguro de quién era el padre del bebé, y no quería correr el riesgo de ser descubierto.  Así que convenció a mi madre, y me llevaron a una clínica para hacerme un aborto.  Funcionó - nadie supo que había estado violándome.  El aborto lo protegió, y la violación continuó.
Yo estaba muy confundida cuando me llevaron  a abortar.  Lo único que recuerdo es una profunda ansiedad y el deseo de saber si era un niño o una niña, y ese deseo en realidad nunca desapareció.  Me pusieron bajo anestesia, pero recuerdo estar deprimida después y tener horribles pesadillas - siempre las mismas, donde caía en un agujero oscuro y profundo a una velocidad muy rápida.
A los 15 años, quedé embarazada de nuevo. Esta vez, los médicos no quisieron realizar otro aborto porque yo era demasiado joven y tenía bajo peso.  Cuando mi hijo estaba creciendo dentro de mí, yo era feliz y no hallaba la hora de conocerlo.  Tenía miedo de que él se parecería a mi padrastro, pero cuando nació el 21 de noviembre de 1990, todo eso pasó, y me enamoré locamente de él.
Pasaron los años y siempre me pregunté quién era el verdadero padre, siempre temerosa de que pudiera ser mi padrastro.  Hasta hoy, no he hecho una prueba ADN de paternidad, aunque muchas similitudes genéticas me llevan a creer que es biológicamente de mi padrastro. Pero no importa - ¡sé quién es su madre y amo a mi hijo con todo mi corazón!
Los siguientes años fueron duros; estaba prácticamente fuera de control, pasando muy poco tiempo en mi casa, de fiesta, bebiendo, y todo lo que viene con eso.  A los 18 años me involucré con un hombre 15 años mayor que yo y cuando cumplí 19, me fui del país en una balsa con él.  Por la desesperación, me fui dejando todo atrás, incluyendo a mi hijo de 4 años.  Este fue sólo el comienzo de una nueva etapa llena de dolor y abuso.  El hombre era un traficante de drogas y yo fumaba mucha marihuana, pero a pesar de todo, siempre me las arreglé para trabajar y ayudar a mi familia en Cuba.
Esta relación abusiva de 7 años dejó muchas cicatrices físicas, emocionales y psicológicas.  Yo no tenía a nadie en este país y tenía más miedo del mundo exterior que del abuso que estaba sufriendo.  Después de todo, desde que tenía memoria, el abuso siempre había sido parte de mi vida.  No podía resistir más y empecé a tener pensamientos suicidas recurrentemente, así que decidí  dejar a este tipo, pero tenía miedo porque era muy peligroso y agresivo.  Sin embargo, encontré ayuda para salir, y conocí a mi marido Pete durante ese proceso.
Debido a nuestras historias, mi marido y yo decidimos que necesitábamos ayuda y buscamos consejería.  Dos años de terapia y 60 semanas de Clases Habilidades para la Vida nos dieron la sanación y la comprensión de que las cosas no tenían por qué seguir como estaban, y que podíamos usar nuestras propias experiencias y convertirlas en testimonios - permitiendo que aquellas experiencias sirvieran para la gloria de Dios, para ayudar a otros a entender que con ayuda, ellos también pueden superar sus historias dolorosas.  Es sólo una cuestión de ser humilde y reconocer que necesitamos ayuda.
Mientras estaba en terapia, trabajaba como asesora en un albergue y recibí una subvención para ayudar a mujeres con embarazos no planificados.  Me asignaron  ese programa y me sentí como en casa.  Sin embargo, cuanto más hacía, más quería poder hacer por estas mujeres, pero no pude extender mis alas.  Fue a través de la oración que sentí este impulso.  No podía cambiar mi pasado, pero podría convertirme en el futuro en algo que yo muchas veces deseaba - alguien que se preocupara, a quien le importara.  Decidí que sería ese alguien.
Hablé con mi esposo y pastor de la posobilidad de abrir un Centro de Acogida para Embarazadas en Crisis en nuestra iglesia y me apoyaron.  Mi marido trabajó largas horas en un cuarto de nuestra iglesia transformándolo en un hermoso centro y comenzamos a ayudar a las mujeres de nuestra comunidad, pero la situación financiera era apretada.  Financiamos el ministerio principalmente con nuestra cuenta de ahorro personal.  Varios meses más tarde, postulamos y recibimos un subsidio del Programa de Servicios de Apoyo al Embarazo de Florida.  Puedo compartir con ustedes testimonio tras testimonio de vidas que se han salvado y la sanación que hemos logrado.
Ahora, hemos arrendado un lugar de 4.3 acres donde aconsejamos y asesoramos a mujeres, educamos, derivamos y proporcionamos muchas herramientas.  Hemos celebrado bodas, baby showers, partos e incluso prestado servicios funerarios a bebés nacidos muertos.  Puedo entender el dolor de estas mujeres.  Puedo ver que hay más que una joven y rebelde, o una mujer perezosa, o promiscua.  Comparto con ellas las tribulaciones, pero también la victoria.
Mi marido y yo llevamos casados  14 años ya.  No había visto a mi hijo por 12 largos años, pero, con la ayuda de mi marido, pude traer a mi hijo a Estados Unidos cuando obtuve la ciudadanía americana.  Pudimos comprar nuestra propia casa hace varios años y hemos trabajado para Dios y el ministerio durante los últimos 10 años.  He superado, y visto que, compartir mi historia con nuestras clientas, les da esperanza y les anima a seguir luchando y convertir sus vidas en algo hermoso.  También me gusta compartir mi historia porque muchas personas se apresuran a juzgar la vida de otros sin saber la raíz del problema o las heridas que esa persona ha sufrido.  De hecho, muchas veces estos problemas tienen su origen en la infancia y son responsables de sus estilos de vida poco saludables.
Soy cristiana y nunca me avergonzaré del Evangelio de Cristo porque fue Jesús quien trajo la luz a mi mundo de oscuridad y toda la gloria es para Él por cada logro.  Cada alma lastimada que está viviendo un embarazo no planeado es nuestra responsabilidad.  Cada bebé merece vivir y buscamos dar testimonio de Jesús a través de nuestros servicios incondicionales a sus madres.  Como conozco el dolor de las madres, puedo compartir la buena nueva de la esperanza que hay en Cristo.  A través de mi vida, ellas pueden ver que no importa lo que hayamos pasado en la vida, somos capaces de sobreponernos y convertirnos en algo nuevo y hermoso.
He podido llorar la pérdida del bebé abortado cuando yo era niña y no vivir más en la culpa y la vergüenza.  En vez de eso, hablo con valentía y abiertamente acerca de mi vida - sí, con dolor, pero también con la esperanza de que otros vean cómo no es imposible salir del pozo en el que se encuentran en la actualidad.
Por desgracia, nunca pude concebir de nuevo; mi hijo es mi único hijo vivo y sin él, no habría tenido la oportunidad de saber lo que se siente al ser madre. No puedo imaginar mi vida sin él desde el momento en que nació hasta ahora que tiene 25 años.  No puedo imaginar mi vida sin las noches en el hospital con sus ataques de asma, o su cirugía de hernia o todas las otras cosas que experimentamos como madres.  Nadie puede imaginar el dolor que sentí cuando tuve que dejarlo atrás para no arriesgar su vida en el océano, al  venir a los EE.UU.  Experimenté la alegría al recogerlo en el aeropuerto cuando lo trajimos aquí, al verlo entregarse a Cristo y siendo bautizado por mi marido, que lo llevaba a los partidos de fútbol y a actividades de los jóvenes, y cuando lo ayudó a conseguir su primer empleo y vivienda. 
La vida no es fácil y no ha sido fácil para él tampoco.  Él tiene muchas cosas con las que lidiar, como la sociedad que avergüenza a los niños concebidos en violación, y él no es la excepción.  Pero nada evitará que su padre (mi marido) y yo sigamos rezando y apoyándolo en el doloroso camino de sanación.  Mi hijo no es perfecto, pero es un joven que trabaja duro, es, sin duda, una creación admirable, es una obra maravillosa de nuestro Señor y Salvador.
Yo nunca había oído hablar de la prohibición de aborto "excepto en los casos de violación" en Cuba. Supe de esto aquí en los EE.UU, me enoja que alguien pueda pensar que sería mejor para mí que mi hijo no viviera por cosas que no son culpa suya.  No debe haber excepciones porque mi hijo es todo lo que quisiera en un niño; no hay excepciones porque él no es el hijo de un estigma, si no que es el hijo de una madre que haría cualquier cosa en este mundo por él y de un padre adoptivo que lo ama como si fuera suyo; no hay excepciones porque él no es un pedazo de basura, si no que es mi tesoro más preciado; no hay excepciones porque su vida es importante!


Biografía: Yohanka Reyes es una blogger pro-vida para Save The 1. Bilingüe.  Bloggera de Salvar El 1.  Trabaja como Directora Ejecutiva del Centro de Acogida para Embarazadas en Crisis, Mary's Pregnancy Resource Center, es esposa y madre.  Ella estará en Washington, DC en la Marcha por la Vida 2016.  Por favor, vengan al stand de Salvar El 1 en la Expo, o salúdenla cuando la vean con su letrero de color rosa - MADRE POR VIOLACIÓN AMO A MI HIJO!

Thursday, January 21, 2016

UN RELATO CONMOVEDOR

por Javiera Gajardo



No recuerdo mucho los detalles, todo lo que puedo decir es que era de noche, muy tarde de hecho, casi tres de la mañana. Yo salía de mi trabajo luego de un largo turno que se extendió más de la cuenta. Estaba cansada, lo único en mi mente era volver a mi departamento, tomar un baño caliente y luego me iría derecho a la cama.
- Nos veremos mañana - Dije tranquilamente a mi compañero de trabajo en el restaurante
- Cuídate, te veo a las seis como siempre - Dicho esto, montó su bicicleta y fue a casa. Yo empecé a caminar por aquellas calles que ya conocía de memoria tras cinco años viviendo en Manhattan, en la hermosa ciudad de Nueva York. Pero por alguna razón, esa noche sentí la necesidad de caminar más despacio, por un camino diferente al usual. No me pregunten porqué, sólo fue una idea del momento
Jamás había estado en aquellos rincones tan oscuros de la ciudad, lo cual me puso algo nerviosa. Decidí que lo mejor era dar media vuelta y volver a tomar mi camino de costumbre, algo me estaba advirtiendo que ese callejón no era seguro. Entonces hice lo que mi instinto me decía que hiciera y regresé por donde había llegado. Me sentí mejor en cuanto vi las luces de la calle otra vez, y sin más me dirigí a mi edificio.
Podrán decir que estoy loca o que soy una paranoica, pero desde que salí de aquel callejón pude sentir la presencia de un desconocido que iba tras de mí. Muchas veces di la vuelta, esperando poder verlo, no lográndolo nunca y sólo viendo el camino que había dejado atrás. Me apresuré a poner la llave en la cerradura, esperando estar dentro lo antes posible.
Ahí fue... cuando todo se oscureció. Creo recordar cómo una mano muy grande, más grande que mi cara, cubría mi boca, evitando así que yo pudiera gritar. Luego cómo un brazo, robusto y muy fuerte, rodeaba mi cuerpo, atrayéndome hacia el suyo. Todo pasó tan rápido, que juraría que fue sólo un segundo de mi vida el que se fue una vez que todo ya había sucedido, mientras aquel desconocido me arrastraba hacia un sitio muy estrecho y oscuro, el cual no era más que el espacio vacío entre mi edificio y el de junto. Me desmayé luego de eso, o al menos eso creo, porque no recuerdo nada más.
Cuando volví en mí, abrí los ojos pesadamente, como una mañana cualquiera, al sentir la luz llegando débilmente sobre mis ojos. No entendía porqué mi cama se sentía tan dura, tanto, que podría jurar que estaba sobre el pavimento. Entonces todo cobró sentido, y cuando miré a mi alrededor, me encontraba sola una vez más, no había rastro de aquel hombre, pero sabía que todo había sido real, ya que seguía en aquel sitio donde apenas y llegaba la luz, alejada de todo. Traté de ponerme de pie, pero me fue imposible, todo mi cuerpo gritaba de dolor, especialmente mi cadera, la cual por un segundo creí tener dislocada. Me asusté y traté con más fuerza que antes ponerme de pie. Lo logré con algunos problemas, pero fui capaz de dar algunos pasos torpes hasta la puerta. Tuve que volver por mi bolso, el cual yacía tirado en un rincón, busqué mi llave y entré con urgencia, y luego de eso fui a mi departamento, el cual parecía estar a kilómetros de mí. Me tiré en mi cama y lloré como loca, ¿qué otra cosa podía hacer?
Las horas pasaron. Me sentía sucia, asquerosa y rota por dentro, por más que tallaba mi piel con jabón no lograba apartar esa sensación horrible de mí, lo que me hizo volver a explotar en llanto. Volví a mi habitación luego de salir del baño, evitando a toda costa cualquier espejo, no quería verme por ningún motivo, simplemente no era capaz de hacerlo.
Llegó entonces la hora en que debía prepararme nuevamente para otra tarde de trabajo, pero no era capaz de enfrentar el día a día otra vez, como si nada hubiera pasado. Llamé a Joseph, mi amigo y compañero en el restaurante, y le dije que estaba enferma, que me disculpara con el jefe, puesto que no me sentía con fuerzas para trabajar durante al menos unos días. Él lo entendió, me dijo que me recuperara pronto, y cortamos.
Los días eran un infierno en vida, todo, prácticamente todo, me recordaba aquello. Yo ya no era capaz de nada, incluso saltar de mi balcón parecía una idea razonable y hasta atractiva, todo con tal de deshacerme de ese dolor. Pensé en denunciar a mi atacante, pero ni siquiera había visto su rostro, no podía identificarlo y con mi suerte quizá nadie me creería. Estaba sola, y eso era lo peor del caso.
Me fue muy, muy difícil volver a salir de mi departamento, pero debía hacerlo por el bien de mi salud mental. Di unos pasos fuera del edificio, hasta la acera, pero luego regresé, estaba aterrada de que algo como eso se repitiera. Llámenme exagerada o histérica, pero esa es la verdad.
Cumplidas tres semanas del incidente, empecé a sentirme enferma. Tenía náuseas matutinas y por alguna razón ciertas comidas me provocaban asco, en tanto que empecé a sentir antojo de otras que nunca me habían gustado. No entendía qué me pasaba, pero al analizar todos mis síntomas, supuse que quizá... la sola idea me dio más ganas de vomitar de las que ya tenía en el momento. Corrí al baño y vacié todo lo que tenía en el estómago dentro del inodoro, esperando librarme también de esa idea, pero no pude hacerlo, simplemente seguía pensando en eso.
Corrí a la farmacia en cuanto los vómitos cesaron. Exigí que me vendieran una prueba de embarazo, y en cuanto el dinero estuvo sobre el mostrador volví a casa, directo al baño. Ignoré las miradas sorprendidas de la gente mientras me iba, sólo me importaba saber si mis temores eran verdaderos.
La prueba estaba lista, sólo restaba esperar cinco minutos, aunque para mi fueron como cinco días. Caminé de un lado a otro frente al lavabo, mirando el reloj cada diez segundos, esperando porque el tiempo pasara más rápido. Cumplidos los cinco minutos, tomé la prueba, esperando que diera negativo.
Con la mirada en blanco y cayendo de rodillas en el piso, de mi cuenta de la horrible verdad. La prueba en mi mano era clara, dos rayas azules, positivo. Positivo... no podía creerlo. Lloré como nunca ese día, simplemente me quería morir ahí mismo y en ese mismo momento.
Tras esa terrible noticia, lo único en mi mente era acabar con aquel problema, con la horrible consecuencia de lo más asqueroso y humillante que pueda pasarla a una mujer en su vida. Primero quise intentar con pastillas, pero me daba miedo el fuerte sangrado que pudiera sufrir luego. Quise probar haciéndolo en una clínica, pero no quería tener que explicarle al doctor cómo había quedado embarazada. Me sentía sin escapatoria, sola y aterrada, pero una cosa era clara en mi mente, no tendría al hijo de aquel monstruo que había abusado de mí, no traería a ese engendro del demonio al mundo, incluso si para eso debía acabar con mi vida... y de hecho, eso fue lo que quise hacer.
Es increíble lo que una buena dosis de somníferos y una botella de cerveza pueden hacer. En menos de media hora, empecé a sentirme mareada y cada vez menos alerta, todo se nublaba a mi alrededor y lo último que sentí fue un fuerte golpe en la cabeza luego de que ésta chocara contra el piso de mi sala. No recuerdo más, puesto que al parecer quedé inconsciente luego.
Tristemente para mi, ese no fue mi fin, imagino que lo veían venir, de lo contrario no podría estar contándoles esta historia. Bueno, luego de eso, desperté en un lugar muy tranquilo, bien iluminado y de un brillante color blanco. No me tomó mucho tiempo descubrir que estaba en el hospital. Me llevé las manos a mi vientre, aunque luego recordé que el engendro era aún demasiado minúsculo como para poder sentirlo, pero esperaba que ya estuviera fuera de mi cuerpo para ese momento.
Giré mi cabeza en dirección a la puerta de mi habitación, donde pude ver a tres personas hablando con un doctor. Me sorprendió, pero pude reconocer a mis padres, a quienes no veía desde el año anterior. El viaje desde Michigan era largo, ¿cuánto tiempo estuve en esa cama?
La tercera persona era una mujer no mucho mayor que yo, mi vecina Mónica, quien era inmigrante al igual que yo, de hecho llegamos al país el mismo año. Me atreví a creer que ella me había encontrado tirada en el suelo luego de mi intento de suicidio.
- ¿Romina? - Dijo ella cuando me vio despierta desde la puerta. Se apresuró a entrar y fue hasta mi cama. Mamá, papá y el doctor hicieron lo mismo - Amiga, que bueno que estás bien - Era obvio para mi que estaba tratando de contener el llanto
- Hija, ¿por qué lo hiciste? ¿Sabes el susto que nos hiciste pasar? - Papá estaba enojado, pero a la vez vi que hacía lo posible por no llorar, entonces me di cuenta que haber hecho lo que hice no fue una buena idea
- Lo lamento - Fue todo lo que se me ocurrió decir
- ¿Lo lamentas? ¿Cómo se te pudo ocurrir atentar contra tu vida de esa forma? Y en tu estado sobre todo - Mamá también quería empezar a llorar, quise decirle algo, pero lo último me dejó sin habla ¿"estado"?
- Señorita Acosta - Dijo aquel hombre de bata blanca y semblante muy serio mientras me miraba - Imagino que sabe que usted tiene alrededor de tres semanas de embarazo, si no lo sabía, espero que esta noticia la haga recapacitar sobre sus acciones
- Yo... yo... - No sabía qué más decir, simplemente no pude más, me quebré ahí mismo y empecé a llorar nuevamente. Mi madre entonces me abrazó para consolarme, pero sabía que no podría estar bien hasta que esa cosa saliera de mi cuerpo, ¿cómo era posible que haya sobrevivido?
- Tal vez sea mejor que los deje solos un momento. Pueden quedarse otros veinte minutos, con permiso - El doctor se marchó, dejándonos a los cuatro en la habitación
- Romi - Me dijo Mónica con su usual tono cariñoso - ¿Qué te sucede? Tú no eres así - Tenía razón en eso
- Ya no puedo ocultarlo más - Sollozaba como loca, pero me forcé a hablar - Si, estoy embarazada, y si, lo sabía cuando intenté quitarme la vida -
- ¿Pero por qué? - Me dijo mi padre demandando una explicación
- No puedo traer al mundo al hijo de un criminal papá, no soy capaz - Dije con la cara completamente roja y los ojos inundados de lágrimas
- ¿Qué quieres decir con eso Romina? ¿Acaso fuiste...? - No le dejé terminar la oración, no quería recordar lo que me había pasado. Mamá lo entendió y me dejó llorar a gusto por otros diez minutos más. Cuando finalmente me calmé, mamá me acariciaba el cabello y papá tenía una mano en mi espalda, dándome a entender que no estaba sola
- Gracias - Para entonces ya estaba un poco más calmada - Lamento haber hecho lo que hice, fui una idiota -
- No eres una idiota mi amor, sólo estabas asustada y no mediste bien las consecuencias, pero por favor no vuelvas a hacer una cosa como esa, ¿sabes cómo sufrimos tu madre y yo cuando nos llamaron a mitad de la noche y nos dijeron que habías intentado suicidarte? -
- Ahora lo sé - Era la verdad. Mamá entonces suspiró y me habló con tono serio
- Ahora hija, lo importante es que tú y el bebé están bien - Mi humor cambió drásticamente cuando dijo aquello
- ¿Cual bebé mamá? Lo que tengo dentro ni siquiera es humano, y lo peor es que está ahí por culpa de un degenerado que abusó de mí -
- Romina, sé que estás enojada, pero no puedes descargar tu ira contra un inocente - Eso fue un regaño, pero me lo dijo tan dulcemente que por un momento me sentí culpable
- ¿"Inocente"? Yo soy la víctima aquí mamá, fue a mi a quien violaron ¿lo olvidas? -
- Claro que no lo he olvidado, fue un crimen atroz, y creéme que haremos hasta lo imposible por atrapar a ese hombre, pero por favor, no mates a un bebé que... -
- Engendro - Le corregí - Lo que llevo dentro es un engendro, el hijo de un demonio, y me voy a deshacer de él quieran o no -
- Habla con ella Antonio - Esperaba que papá me entendiera, él siempre me ayudaba cuando mamá y yo discutíamos por algo
- Amor, tu madre tiene razón -
- ¿Qué? -
- Haznos caso hija, ¿de qué te servirá abortarlo? ¿Quieres sufrir más de lo que ya has sufrido hasta ahora? Ya tienes veintiséis años, eres una mujer adulta, pero nuestro deber es cuidar de ti cuando lo necesites, y eso haremos -
- ¿Cuidarme? ¿Me cuidarán haciendo que de a luz a un monstruo? - Yo estaba enfurecida
- Romina, baja la voz, estás en un hospital - Mamá se había puesto firme, odiaba eso
- No puedo creerlo, ¿quieren que enfrente sola nueve meses de tortura? -
- ¿Quién dijo eso? No vas a estar sola, nos tienes a tu madre y a mí. Cuidaremos tu embarazo y te apoyaremos, y en cuanto al bastardo que te hizo eso, yo mismo lo buscaré y lo mataré si hace falta - Papá hablaba en serio, aunque lo último me dio algo de miedo, pero más por él que por el degenerado que abusó de mí
Finalmente y contra mi voluntad, tuve que hacerle caso a mis padres. Odié cada minuto de esos horribles meses de embarazo, sabiendo que dentro de mí se gestaba una vida que no debería existir, un monstruo, el producto de un asqueroso pecado. Quise abortar muchas veces, pero mi madre me lo impidió siempre. Cuando tenía siete meses, me sacó a rastras de una clínica de Paternidad Planeada, a la vista de muchas personas. Me advirtió que esa gente era peligrosa, cosa que confirmé por mí misma cuando uno de aquellos doctores la tomó del brazo para hacer que me soltara, alegando que me harían el aborto. Ese sujeto luego tiró a mi madre al piso, pero fui en su ayuda. Decidí hacerle caso a ella y no a aquel doctor, y juntas fuimos de regreso a casa. No dije nada, pero creo que quedó claro que no volvería a ese lugar, aunque no porque quisiera a ese engendro, sino porque no quería que mamá volviera a sufrir.
No hablamos de aquel incidente, y papá no se enteró de lo ocurrido.
Una mañana fría y muy nublada de invierno, a eso de las ocho, comencé a sentir fuertes contracciones no bien me desperté. Sabía perfectamente que eran dolores de parto, y supe que el monstruo quería dejar mi cuerpo al fin. Mi idea era sacármelo cuando aún era del tamaño de un grano de arroz, pero por escuchar a mis padres terminaría expulsando esa cosa cuando ya era tan grande como una sandía. Lo maldije a él y al degenerado que me violó incontables veces mientras era llevada al hospital. Mamá me gritaba que resistiera mientras papá conducía. Era domingo y era temprano, así que casi no habían autos en la calle, pronto llegaríamos y mi sufrimiento por fin acabaría.
El parto fue la parte más horrible de todo, me gritaban que pujara mientras una enfermera limpiaba el sudor de mi frente, pero yo me negaba a hacerlo. Finalmente no tuve elección, si quería que todo acabara, debía pujar. Di mi mayor esfuerzo, intentando que esa cosa saliera en un solo intento. Para sorpresa de todos ahí, así fue. Estando casi al borde del desmayo, pude escuchar un fuerte llanto, cosa que alegró a todos... menos a mí, yo solo estaba feliz de que ese horrible embarazo finalmente hubiera acabado.
- ¡Es un niño! - Gritó alguien, no sé si era un doctor o una enfermera, estaba tan cansada que ni siquiera noté cómo era la voz. Estaba por cerrar los ojos, pero entonces, un imbécil acercó ese monstruo hacia mí, no sé para qué. Su rostro era la cosa más horrenda que haya visto jamás, y aunque no pudiera saberlo con seguridad, estaba segura que era igual al infeliz que me violó aquella noche. Si, estaba exhausta, pero de alguna forma recuperé fuerzas suficientes para gritar
- ¡Aléjenlo de mí! ¡Si no lo hacen lo voy a matar! - Estaba tan furiosa que esa cosa empezó a chillar. Yo no pude más, y tomé lo que tenía más cerca, las mismas tijeras que habían usado para cortar el cordón. Tenía la esperanza de clavarlas en su cabeza y así hacer que se callara de una maldita vez, pero me lo impidieron. Me sujetaron, me decían que me calmara, en tanto que una mujer de blanco tomó al engendro y se lo llevó de ahí. No bien lo hizo, me sentí más tranquila. Me desplomé sobre la cama, respirando agitada, esperando no volver a ver a esa cosa jamás. Entonces lloré amargamente, sentía que ese infierno no había acabado, que apenas iba a comenzar
Cuando me dieron el alta, papá fue junto con Mónica a recibirme a la salida. Los abracé a ambos y lloré de felicidad al verme con gente conocida y que me amaba. Subimos al auto, y al llegar a mi edificio, mamá se alegró al verme otra vez. La abracé por largos segundos, tratando de olvidar por un momento lo ocurrido en los últimos nueve meses.
Un llanto entonces rompió el silencio en el que estábamos. Recordé luego que esa cosa dejó el hospital antes que yo. Mientras mamá lo atendía y lo cuidaba, yo quedé bajo observación de médicos y psicólogos, sin mencionar que la policía me interrogó, puesto que aún seguía la investigación para encontrar al hombre que me había violado.  Sospechaban de un violador en serie que era buscado intensamente en más de diez estados. Como el momento de mi ataque coincidía con la época en la cual él había empezado su carrera criminal, sin mencionar que lo que me ocurrió era muy similar al modus operandi que él usaba, era que lo tenían como al principal sospechoso.
- Señorita, una última cosa, si no le molesta, necesitamos algo que verifique que él fue el culpable, así que necesitamos que autorice una prueba de ADN, cuando lo atrapemos, compararemos la muestra que le hayamos tomado con la que obtuvimos de su hijo. Si coinciden, entonces será la prueba definitiva para poder ponerlo tras las rejas -
- Hagan lo que quieran con esa cosa, ese engendro no es mi hijo - Mi tono era apático, a esas alturas ya la verdad nada me importaba
Finalmente, se confirmó que aquel violador en serie, el cual había sido culpable de más de ochenta ataques sexuales y posible sospechoso de otros quince, había sido mi atacante. Tenerlo en la cárcel era un alivio, ya que jamás volvería a dañar a más jóvenes inocentes, pero tristemente eso no iba a devolverme mi vida, tampoco a las demás mujeres que violó y posiblemente luego mató. Yo no fui una de ellas, pero cuando veo a aquel monstruo, desearía haber acabado muerta también, cualquier cosa es mejor a criar al hijo de un violador.
El lloriqueo incesante de esa cosa era ensordecedor, cada noche era lo mismo. Muchas veces debía cubrir mi cabeza con la almohada para no escucharlo, y eso se prolongaba hasta que mi madre se levantaba a darle el biberón o cambiarle el pañal. Realmente no me importaba cómo lo callara, en tanto lo hiciera.
Una tarde, mi padre debía trabajar y mamá había ido a visitar a unas amigas que también vivían en la ciudad, así que yo me quedé sola con esa cosa. Traté de distraerme haciendo cualquier cosa, ignorando que estaba ahí. Mamá decía que confiaba en mí y en que lo cuidaría, era "mi hijo" después de todo. Yo sólo asentía, esperando convencerla de que estaba de acuerdo con ella. Por fortuna estaba callado, así que las primeras tres horas fueron tranquilas. Cumplida la cuarta hora, el engendro comenzó a llorar. Yo estaba en la cocina, y el ruido me tomó tan desprevenida que casi me atraganto con un trozo de manzana que estaba comiendo. Me enojé y fui a su cuna.
- ¿Y ahora qué demonios quieres? - Le dije, aunque era obvio que no podía responderme. Me miró un momento, para luego volver a llorar. No quería escuchar eso, así que lo miré de forma amenazante y muy de cerca - Escucha bien enano, o cierras el pico o yo misma te lo cierro de una bofetada, ¿oíste? - No sirvió, eso simplemente lo hizo gritar más fuerte - ¡Que te calles te digo! - Yo no podía más, cubrí mis oídos y me alejé de él, caminé hacia un rincón y me hice un ovillo ahí, esperando a que el ruido parara. No lo hizo, nunca se calló, y yo ya no podía más. Me puse de pie, me le acerqué otra vez y puse mi mano en el aire - Te doy hasta que cuente tres para que te calles - A cada segundo, el llanto era más fuerte - ¡Uno! ¡Dos! ¡Tres! - Cuando estaba por golpearlo en la cara, escuché que alguien me llamaba
- ¡Romina! - Era mi madre, quien estaba en la puerta, pero en dos segundos estaba parada entre la cuna y yo, en lo que seguía con la mano en el aire - No te atrevas, hablo en serio, si le pones una mano encima, te arrepentirás, ¿me oyes? - Pensé que iba a golpearme, como yo pensaba hacer con él, pero mamá jamás fue capaz de hacer tal cosa conmigo, sin embargo su mirada me dejó claro que si no me controlaba, entonces no tendría más opción. Yo bajé mi mano y dejé que ella tomara a esa cosa para que dejara de llorar, en tanto yo me alejaba
Miré mis manos mientras mamá me daba la espalda, pensando si de verdad habría sido capaz de darle una bofetada a ese enano, como acababa de llamarlo. El tiempo pasó, y el ruido había parado hacía un rato, lo que nos sumergió en un silencio realmente incómodo a las dos.
- Mamá... yo... - Traté de decirle, ella hizo un gesto para que me callara y fuímos a otra habitación, a la que ella compartía con papá luego de haberse mudado a la ciudad. Su expresión era muy seria, y eso me hizo entender que estaba muy enojada
- Romina, ¿cómo se te ocurre amenazar a un bebé con golpearlo? ¿Alguna vez tu padre o yo fuimos violentos contigo cuando eras niña? Claro que no, ¿y sabes por qué? Porque sin importar lo que hicieras, sabíamos lo importante que era que entendieras que los problemas se solucionan con palabras, pensé que te habíamos educado bien, pero veo que me equivoqué, no sé en qué momento te volviste tan fría, al punto de querer vengarte de un bebé indefenso -
- Creí que entendías el sufrimiento que sentía luego de haber sido violada, ¿cómo puedes no entender lo grave que eso fue? ¿Acaso eso no te importa o qué? - Las lágrimas empezaron a brotar de mis ojos, pero mamá siguió con su tono de antes
- Por supuesto que me importa, porque eres mi hija, ¿por qué crees que estuvimos todo este tiempo ayudando en la investigación para atrapar a ese degenerado? Muchas veces tu padre ni siquiera durmió por quedarse junto al teléfono en caso de que llamaran para darnos una nueva información, hicimos hasta lo imposible, así que no digas que no nos importa porque eso no es verdad - Haberle dicho eso la hirió, y yo me sentía culpable por ello. Sentía una enorme vergüenza por todo, tanta, que escondí mi cara en mis manos. Mi madre suspiró y puso una mano en mi hombro
- Estoy mal de la cabeza mamá, he tratado a ese niño como si él mismo fuera mi violador, cuando no es más que un bebé. Me puse histérica cuando lo vi por primera vez, creyendo que eso me haría olvidar mi sufrimiento cuando no fue así. Dios, soy un monstruo - Finalmente volví en mí, ya no sentía ira contra ese niño, como por fin me digné a llamarlo, pero si contra mí misma y contra el hombre que nos hizo todo eso a mí y a mi familia
- No eres un monstruo, solo estás traumada y asustada. Nada justifica que hayas intentado dañar al pequeño Mauricio, pero al menos te diste cuenta de tu error antes de que ocurriera una tragedia - Fue entonces que la miré
- Pero un día quizá ocurra, no tendré control de mí misma y quizá cuando me de cuenta él podría estar muerto frente a mí, no quiero eso, no quiero volverme una asesina. Por favor mamá, vuelve con papá a Michigan y llévense a Mauricio con ustedes, no podría soportar hacerle daño -
- ¿Y qué hay de ti hija? Si no estás bien, necesitarás de alguien que esté contigo -
- Me internaré en una clínica, buscaré ayuda para mi trauma, haré lo que sea por volver a ser la misma persona de antes, el haber sido violada fue una experiencia horrible, pero quiero salir adelante. Por favor mamá, necesito que hagan esto por mí - Mi madre se quedó muda un largo tiempo, al parecer lo estuvo meditando - Está bien - Me dijo por fin - Apenas tu padre vuelva le diré que volveremos a nuestra vieja casa, y que te reunirás con nosotros una vez que estés bien de nuevo - Estaba sumamente agradecida con ella al saber que mientras durara mi rehabilitación, tendría un lugar al cual volver y una familia que me estaría esperando
Esa misma semana, mamá y papá me acompañaron hasta el Instituto Psiquiátrico de Nueva York, donde tomaría terapia para superar el trauma que supuso aquella violación. Ambos prometieron cuidar bien de mi hijo, a quien con el tiempo aprendería a ver como tal, no sería fácil, mucho menos algo rápido, pero algo me decía que podría lograrlo si me esforzaba en eso.
Al despedirme de ellos, tomé mis maletas y entré al enorme edificio, donde me vi rodeada de doctores que velarían por mi salud mental durante el tiempo que estaría internada. Me trataron bien desde el comienzo, haciendo cada paso mucho menos duro de tomar. Si hacía todo lo que me decían, estaría curada en poco tiempo.
En la clínica me diagnosticaron Trastorno Explosivo Intermitente debido al Síndrome de Estrés Postraumático, en palabras simples, luego de ser violada quedé con un severo trauma psicológico, el cual me generó estrés, y debido a ese estrés, sufría de ataques de ira ocasionales, los cuales me llevaban a ser violenta con todo el que estuviera cerca de mí. Mis doctores me aseguraron que ambas cosas tenían tratamiento, el cual debía empezar de inmediato, para así poder disminuir mis síntomas y volverme una persona que ya no representara un peligro para nadie, pero era necesario comprometerme y poner de mi parte si quería sanarme, cosa que hice sin pensarlo dos veces.
Fue un año completo de terapia y medicamentos. Me ayudaron a enfrentar mis miedos y a controlar mis ansias, y poco a poco pude recobrar mi antigua personalidad. Si bien la violación era un recuerdo presente en mi vida, me hicieron entender que lo ocurrido no fue mi culpa, y que mi hijo sólo había tenido la mala suerte de llegar en un momento desafortunado de mi vida, pero que no por eso no podría gozar de una vida normal, en tanto estuviera dispuesta a dejar que la tuviera.
En mayo del año 2007, cuando Mauricio ya había cumplido un año de vida, me dieron el alta. Agradecí a mis doctores personalmente justo antes de irme. Mi padre me esperaba en un taxi que nos llevaría a la estación de autobuses, para emprender el viaje hasta Iron River, donde volvería a ver a mamá y a mi hijo, luego de tanto tiempo sin contactarnos más que por e-mails y por teléfono. No sabía si podría llegar a ser una buena madre para él, menos luego del modo tan horrible en que fue concebido, pero iba a hacer el intento, era lo menos que merecía luego del modo tan injusto en que lo traté.
Actualmente, Mauricio Ismael Acosta, mi hijo y la alegría de sus abuelos, tiene casi diez años de edad, y cursa su cuarto año de primaria. Ambos vivimos con mis padres, pero pasadas las fiestas de fin de año nos mudaremos a nuestra nueva casa. Tenemos una relación madre-hijo relativamente normal, es un niño algo hiperactivo pero inteligente, aunque a veces saca malas calificaciones. Lo he educado tal como mamá y papá hicieron conmigo, para que sea un niño como cualquier otro y tenga una vida tranquila, para que no se vuelva un monstruo como el hombre que me atacó. No puedo decir que es su padre, porque fui yo quien lo crió, por tanto es hijo mío, de nadie más.

Como nota final, quiero aclarar que con el tiempo pude darme cuenta que mi hijo me enseñó mucho, creo que más que yo a él. Cuando lo veo, veo a un niño, a una personita maravillosa, no al degenerado que me hizo tanto daño, y cuya ausencia no habría hecho mi vida mejor de lo que es ahora. Él no fue mi decisión, pero comprendí que eso no hacía su vida menos valiosa que la de cualquier otra persona. Me alegra no haber tenido que cometer la locura de abortarlo para darme cuenta de eso.

Monday, January 18, 2016

MADRES POR VIOLACIÓN II



TESTIMONIOS DE MUJERES VALIENTES
Durante estos últimos años hemos estado en contacto con muchas madres que han decidido compartir sus vivencias con nosotros y contar al mundo el afecto que sienten por aquellos niños que concibieron como fruto de una violación. Algunas han querido mostrar su verdadera identidad; otras, prefirieron permanecer en el anonimato, usando su nombre de pila o, incluso, las simples iniciales. Esperamos que sus valientes palabras sirvan para ayudar a muchos a entender el valor de cada vida humana y también puedan animar a otras madres a dar un paso adelante, contactar con nosotros y compartir su experiencia.

"Pienso que la opción por la vida, bien sea a través de la adopción o de criar al niño que has tenido, es siempre la elección correcta. El dolor de la violación no triunfa sobre sobre el maravilloso don de la vida de un hijo".
- Doreen


"Ciertamente, no decidí que me violasen y mucho menos, quedar embarazada. Ni a mi hijo le preguntaron si quería ser concebido. No tengo derecho a arrebatarle la vida por el abuso que sufrí. Su vida vale tanto como la mía. El alma gentil de mi hijo y la opinión que tiene la gente de él confirma que no existe un ' gen violador'.  Cuando miro lis ojos de mi hijo sólo siento amor".
-Rebekan Berg, conferenciante Save the 1

"Di a luz una niña preciosa y muy sana. Lo primero que recuerdo es que lloré y que me sentí muy feliz. Ella estaba tendida sobre mi ombligo y lloraba. Yo la miraba y me admiraba de que fuera tan bonita. Cuando la miraba, no lo veía a él, no veía la desgracia tan grande que había sufrido. No veía nada de eso. Sólo a ella"
- Cherie Miller. Madre biológica de una niña fruto de una relación incestuosa con su padrastro.

"Fue una gestación difícil pero en el momento que lo tuve en mis brazos, sentí una inmensa paz. Ahora, cuando lo miro, me pregunto cómo podría haber rechazado una bendición tan grande. Es el regalo más grande y más dulce que me ha dado la vida. Su sonrisa me da una razón  para ser valiente y salir adelante en la vida. Él percibe mi estado de humor y nuestra compenetración y muy grande. Antes viviría en la calle que darlo en adopción. No lo veo como el producto de una violación, al contrario. Lo veo como un Hijo de la Providencia".
- Betty E. Nigeriana violada en sus años de adolescente.


"Estuve en el mundo del tráfico de blancas entre los 14-17 años. Con 17 fui vendida a un hombre para ser su 'animal de compañía'. Me dijo que si quedaba embarazada tendría que abortar. Me asusto y vi que no tenía otra elección. A los 4 meses, quedé embarazada. Fingí un aborto y escapé. Al salvar a mi hijo, salvé también mi vida".
- Darlene Pawlik, vice presidenta  y conferenciante de Save the 1.

"Nuestro hijo pequeño ha podido ser concebido con violencia pero es un regalo de Dios que llena ese espacio vacío de nuestra familia que ni sabíamos que existía. Nos ha completado. Estoy muy contenta de haber podido conocer a otras madres que, como yo, concibieron un hijo en una violación. Somos supervivientes, no víctimas. La presión social que viví para que abortase fue muy grande. Los médicos me insistieron muchas veces en lo 'simple' y fácil que sería librarme del bebé y seguir adelante con mi vida. Fue muy doloroso escuchar lo mismo tantas veces. Mi hijo tendrá voz pero, hasta que pueda hacer uso de ella, es mi misión hablar por él".
-Jennifer Christie, atacada y violada por un violador en serie. Casada y madre de otros 4 hijos.


"Cuando lo vi, no me cuestioné cómo había llegado allí. Sólo pensé en lo perfecto que era. Las dificultades que había pasado no eran nada comparado con mi amor por ese pequeño niño. Mi hijo es el amor de mi vida. No me recuerda el acto violento que sufrí cuando lo concebí como dan en decir los pro abortistas. Él es todo para mí. Ahora sí que soy pro vida 100%. He meditado mucho las argumentaciones pro aborto y sé que la vida no es sólo la mejor elección sino que es la única. Mi hijo es la mejor cosa que me ha pasado en la vida al igual que a más gente, especialmente s sus nuevos padres. Fui violada, sí. Pero el merecía nacer. Es fácil ignorar algo que no ves. Pero ahora que lo veo, pienso que él se merece lo mejor del mundo. No me preocupa demasiado quién es su padre biológico, porque no es nada. Desapareció. Pero sí que presto atención a quien llegó por su causa. No me importa quién es, solo que este niño precioso está vivo".
- Liz Carl, madre biológica tras una violación. Conferenciante de Save the 1.



"Di a luz una preciosa niña concebida en una noche fatídica y, hoy, es el recordatorio diario de la restauración del amor de Dios. Me doy cuenta de que en el mundo hay mucha más belleza y bondad que maldad aunque la vida sea dura".
- Heather Gemmen Wilson


"Lucho cada día con el recuerdo de cómo fue concebido pero no lo amo menos ni lo trato de manera distinta a lo que haría. No es su culpa cómo fue creado, no pidió ser creado pero sí que existe una razón para su creación y ésta es que ha cambiado mi vida a mejor".
- Ashey Boyer

"Hay momentos en los que golpeo mi corazón con desesperación mientras pienso que estuve a un paso de terminar con su vida para conseguir una mayor estabilidad en la mía. Otras veces, la alegría es inexplicable cuando miro atrás y recuerdo que pude haber terminado con la vida de esta pequeña niña. Los sufrimientos que pasé durante la gestación no son nada en comparación con la belleza de su vida. Ella es un don, no importa cómo fuera concebida ni la secuencia de los hechos. Su vida no tiene precio".
- Kellie Sonnier

"Mucha gente me presionó para que abortase al ser violada. Tuve que explicar a muchos que no era la culpa de mi hijo y que él no es un violador inhumano ni un 'producto' y que tenía claro que iba a tener al niño. ¿Qué sentido tiene hacer más violencia en una mujer que ha sido violada?
- Analyn Megison, con fundadora de Hope After Rape Concepcion

"Mi hija  tiene ya dos niños. Ella ha cambiado el mundo con su carrera y su trabajo en el servicio a la sociedad. No puedo imaginar la vida sin ella o sin mis nietos. Nunca me he arrepentido de mi decisión de tenerla cuando me violaron y la concebí. Todas las vidas sin valiosas".
- Christina P.


"No pude abortar porque la ley no lo permitía y estaba aterrorizada de que me pudiera ocurrir algo malo en un aborto clandestino. Pero ahora tengo esta hija maravillosa  y el sol reluce en ella".
- Joann, madre biológica de Rebecca Kiessling. Violada a punta de cuchillo por un violador en serie