Thursday, August 25, 2016

DROGADA Y VIOLADA POR SU EX MARIDO

Monica fue drogada y violada por su ex marido y se vio terriblemente sorprendida cuando descubrió que estaba #embarazada. Animada por el entorno a abortar, consideró la opción. Fue su hija mayor de 18 años quien le hizo ver la realidad que tantas mujeres desconocen: El #bebé en camino es tan víctima de la violación como la propia #mujer violada. Hoy Mailen que en machupe significa " Mujer fuerte" tiene casi 5 años y es el vivo testimonio de que nunca el aborto puede ser una solución.
"Fui muy feliz hasta que lo conocí... Tuvimos una relación de más de 2 años en los cuales me terminó forzando a hacer con él todo lo que se le ocurría hasta que quedé embarazada de nuestro primer hijo. Él y yo teníamos hijos de una relación anterior.... pero, apenas supo que había quedado #embarazada, él comenzó a insultarme más aún... hasta que perdí a mi primer #bebé. Es un dolor que cargo y duele hasta hoy, más cuando comenzó a gritarme por las calles que yo habia matado a mi bebé. A todo esto denuncié esta situación a Carabineros y en los tribunales pero no pasó nada.
Habíamos dejado de vivir juntos, ya no eramos nada y él no dejaba de ir a molestar a mi casa. Por más que llamaba a Carabineros denunciando, me decían que no tenía una orden de alejamiento.
Un día recuerdo que no teniamos dinero con mi hijo para la locomoción y caminamos desde el colegio hasta la casa que nos quedaba muy lejos y llegamos exhaustos. Nos acostamos y esa noche olvidé poner cadenas a las rejas de mi casa, situación que él aprovechó para entrar y meterse en mi casa. Él sabía todas las costumbres mías y de mi hijo.
Siempre dejábamos agua para beber a media noche y ese día, no fue la excepción. Él puso un polvo en nuestras aguas y de ahi en adelante él hizo lo que quiso conmigo. Me violó... y resultado de eso quedé embarazada. Yo no podía creer que estaba embarazada si no tenía pareja y sabía que no habia estado con nadie pero lo extraño fue que él desapareció tres semanas.
Al día siguiente con mi hijo nos sentíamos muy extraños. Fuimos a Urgencias y nos tomaron unos exámenes de sangre. Demoraron tres semanas en estar listos. Cuando a la semana me entero de mi embarazo, me quería morir. No sabía cómo ni porqué estaba embarazada, pero estaba. Cuando me ve mi ginecólogo para verificar que estaba malo el examen de sangre, él me dice: "Hazte estos exámenes y sabremos si estas realmente embarazada y el tiempo exacto".
Yo en shock con la noticia vuelvo a la consulta de mi ginecologo y me dice:" Tienes dos semanas y media". Me quería morir, de verdad. Comencé a pensar qué podía haber pasado y recordé que una vecina tenía cámara en su casa así que revisamos las grabaciones y él salía entrando a mi casa aprovechando que no tenía las cadenas. Él tenía sólo llave de la reja y puerta de mi casa. Entró y me violó.
Quería morir, me sentía sucia, sentía que todos me miraban con repudio, que era lo peor. Busqué ayuda y lo primero que me dicen es: "Aborta, ¿cómo vas a cargar con eso? Cuando mires a ese bebé vendrán tus recuerdos del violador a tu mente y los traumas".
De verdad, llegué a pensarlo. Estaba decidida a matar a ese bebé hasta que llegó mi hija mayor y me tomó de los brazos y muy enojada me dice: "Mamá, ¿cómo vas a matar a ese bebé que cargas en tu vientre? Ese bebé es tan víctima como tú. Él no te pidió venir al mundo. Tú siempre soñaste con tener tres hijos y, como sea, éste será tu tercer hijo. ¿Ya olvidaste todo lo que sufriste al perder de manera natural a tu hijo y ahora quieres matar a éste que es tan víctimas como tú?
Esas palabras me llegaron a lo más profundo de mí. Tenía razón, ese bebé era una victima más de mi violador. El trauma de mi violación ya era un gran peso porque, así como actuaba durante el último periodo de relación que tuvimos, me podía imaginar lo animal que fue en ese momento.... Sólo pensarlo me causaba escalofríos.
Cuando él se enteró que estaba embarazada y ya tenia 4 meses fue a mi casa, según él arrepentido, y con la intención de hablar como dos personas adultas. Él es ex marino, durante 25 años fue submarinista y en ese periodo pertenecía a la cuarta zona de Iquique.
Comenzamos hablando muy bien cuando, de pronto, me senti mal. Él, muy amable, me dice que se quedaría en el primer piso por si yo necesitaba ayuda y a las 4 de la mañana me levanto al baño y él me comienza a insultar. Con sus gritos, se despertó mi hijo que ya tenía 9 años y, cuando me doy media, vuelta mi hijo me grita: "¡Mamá, cuidado!!!!" Él me pegó, bajé corriendo abrazada a mi hijo y nos paramos en la cocina. Yo abrazada con mi hijo y con un cuchillo en la mano.
Llamé a Carabineros de Iquique y me decían que iban en camino. Había pasado ya una hora y vuelvo a llamar a Carabineros porque él me amenazaba y gritaba cada vez más. Me contestó un Carabinero y escuchaba cómo me gritaba y amenazaba con seguir golpeándome y yo le digo al carabinero que estaba embarazada de 4 meses con un hijo de 9 años y un cuchillo en mi mano.
Él gritaba y recuerdo como si fuera hoy al carabinero tratando de calmarme. Llamó por otra línea a Iquique y en cinco minutos llegan tres furgones y dos RP. Se bajó un contingente de Carabineros y tuvieron que romper el ventanal de mi casa para poder entrar y detenerlo. Se quedaron conmigo hasta que nos llevaron ellos mismos al Tribunal de Familia. Le dieron orden de alejamiento que jamás respetó.
Pasé todos esos 4 meses restantes estresada, angustiada, asustada y desconfiando de todos hasta que nació mi hija. El médico me realizó una cesárea antes de tiempo porque yo sólo quería irme de Iquique y rodearme del amor de mi familia, practicamente arrancando de más daños y maltratos.
Ahora que veo a mi hija ya de 4 años y 8 meses le digo que me perdone por sólo pensar en algún momento en abortarla. Pero es tanta la presión de quienes supuestamente te deberían ayudar que uno lo duda. Pero si no hubiera sido por mi hija mayor que ya tiene 24 años, ella no existiría hoy. Se puede salir adelante con un hijo producto del acto mas aberrante que es una violación siempre que encuentres angelitos en tu vida que te den apoyo no "soluciones más problemáticas".
MUJERES UN HIJO ES UNA BENDICIÓN Y YO A MI BENDICIÓN LE PEDIRÉ PERDÓN HASTA EL ÚLTIMO DÍA DE MI VIDA POR EL SOLO HECHO DE HABERLO PENSADO EN ALGÚN MOMENTO.

Thursday, June 30, 2016

La decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos: la perspectiva de una víctima.

Por Libbie Peters


Como consecuencia de la decisión histórica del Tribunal Supremo en favor de "los derechos de la mujer" he decidido "hablar" por así decirlo, para que a lo mejor los que están convencidos de que esta decisión es una gran victoria para nuestro país y para las mujeres por fin vean el aborto como yo lo veo.  Desde los ojos de una víctima de violación, y la madre un "producto" de la violación.

Aparte de mí misma, mi atacante, y 2 amigas muy cercanas nadie sabe este secreto que he estado escondiendo durante más de un año.  Ni mis padres, ni mis hermanos, y probablemente nunca le contaré a mi hermosa y perfecta “producto” de 9 meses.  Decidí permanecer en silencio por miedo a que este hombre tratara de volver a hacerme daño otra vez en venganza por querer buscar justicia.  Aunque, yo no lo llamaría un "hombre", era un cobarde.

No voy a suavizar esto.  Voy a ser el 100% veraz y real, no porque quiera tu compasión, sino porque quiero que estés informada.

Era una noche normal, había salido con amigas, 2 cervezas con las chicas y 1 trago comprado por unos tipos al azar en el bar.  Pero entonces no era tan normal.

Ahora siendo no tan Kardashian de porte (oye, tengo curvas), y siendo mitad alemana, esa pequeña cantidad de alcohol en el transcurso de las 4,5 horas que estuvimos en el bar no debería haberme afectado de la manera que lo hizo.

El resto es un borrón.

Cuando por fin "volví" estaba en la parte trasera de un automóvil, completamente desnuda y allí estaba un tipo que había conocido en el bar, y el hombre al que todavía hoy temo.

Conduje a casa (de alguna manera) e inmediatamente me metí a la ducha y me di cuenta de que tenía moretones por todo el cuerpo.  Por haber sido inmovilizada y empujada a fin de que este "hombre" pudiera conseguir lo que quería, contra de mi voluntad.

Dos meses más tarde descubrí lo que temía- estaba embarazada de mi atacante.  Y a partir de ese momento creé una cadena de mentiras para que si alguien me preguntaba quién era yo tendría una respuesta, una respuesta inventada, pero una respuesta de modo que nadie haría preguntas que revelarían la verdad.  Pero la verdad me ha estado carcomiendo desde esa noche.

Me vi obligada a tomar una decisión: adopción o quedarme con el bebé.

¿Notas que el aborto no está en esa lista? Esto se debe a que nunca fue, y NUNCA debe ser una opción.  Este precioso bebé fue el resultado de una circunstancia horrible y aterradora, pero este bebé no era el culpable de eso.  Yo sabía que independiente de mi decisión, mi vida iba a cambiar.

Así que antes de que me sermonees sobre "bueno, ¿qué pasaría si...?" o "es el derecho a decidir de la mujer", no lo hagas.  Porque aquí estoy, la respuesta perfecta al ejemplo que he oído una y otra vez: "bueno, ¿y si la mujer fue violada? Ella debe poder decidir!".

Y tienes razón, ella debe poder decidir.  Pero no sobre si el bebé debe vivir o no, independientemente de si ella quiere o no quiere esta tremenda bendición en su vida, o si le gustaría bendecir a otra familia con este precioso regalo.

Así que eso me trae al presente.  Esta decisión histórica del Tribunal Supremo abrogando la ley HB2 de Texas, la que cerraría el 75% de las clínicas de aborto aquí, en Texas.

Obviamente, yo esperaba y rezaba la ratificación de esta ley para que el cierre de estas clínicas permitiera a las mujeres buscar opciones distintas al aborto, pero ya sabemos cómo eso terminó.
Así que aquí estoy, en voz alta y orgullosa (qué oportuno después del "fin de semana del orgullo"). Quiero que la gente sepa que esta víctima sobreviviente dejará de estar en silencio. Estoy aquí diciéndole a los que nunca han pasado por algo como esto que el aborto no es un "derecho de la mujer", la VIDA es un derecho de cada ser humano incluyendo los HUMANOS no nacidos, ya sea hombre, mujer, heterosexual, homosexual, negro, blanco, etc.  Ellos merecen su oportunidad de decidir.

Estaría mintiendo si no admitiera que oraba todas las noches para que mi hija se pareciera a mí y no tuviera ningún parecido con este "hombre".  Y estaría mintiendo que algunos días cuando la miro me acuerdo de esa noche, y me acuerdo de cómo lo localicé para decirle que estaba embarazada, y la forma en que actuó al principio, como si quería ser parte de la vida de mi hija, y luego al día siguiente me tiró contra una pared, amenazado con matarme a mí y mi hija.  Estaría mintiendo si dijera que no he pensado en "perseguirlo" por manutención, o buscar otro tipo de ayuda del gobierno porque ser una madre soltera que también es estudiante a tiempo completo no es fácil, o muy lucrativo.  Pero no lo hice.  Ni lo haré.  DECIDO hacerlo por mi cuenta y no ser otro estereotipo de "viviendo de gobierno".

DECIDÍ por la vida de mi pequeño y precioso "producto".  A pesar de que tenía plena causal para interrumpir el embarazo.  Diablos, podría haber matado a mi bebé, contado mi historia y ser considerada una heroína.

Pero aquí estoy, un año y medio más tarde, horriblemente estresada, constantemente cansada, sintiendo que siempre estoy fallando en la vida, o en la maternidad, pero nunca me arrepentiré de mi decisión de ELEGIR dar vida a este precioso ángel.  Una pequeña sonrisa y me recuerda que después de cada tormenta, sale del sol.  Y mi pequeño rayo de sol vale todas las noches en vela, donde lloro hasta que me duermo preguntándome si alguna vez seré capaz de darle a esta pequeña la vida y la familia "normal" que se merece.  Me pregunto si alguna vez va a tener un padre real que la ame como si fuera suya.  Porque, obviamente, su verdadero padre no es una opción.

Pero, independiente de eso, estoy hablando para que aquellos de ustedes que piensan que esta decisión es "valiente" y "estupenda" y que es una "victoria para las mujeres en Texas y en todo Estados Unidos" (cita de Hillary Clinton), y te digo, es un día muy triste en este país.  El aborto no se trata de los derechos de la mujer, le quita los derechos humanos a los inocentes e indefensos.
Así que miren bien.  Aquí está la cara de una sobreviviente y un "producto" de violación.  Felices, sanas, y nos amamos.  Estoy feliz de saber que ella y yo tenemos el derecho a decidir, pero estoy contenta de haber ELEGIDO VIDA.



Citando a uno de mis grupos favoritos de los 90, soy una sobreviviente, voy a lograrlo.

Ver original en este enlace LibLaughLove

Sunday, June 19, 2016

La gente me mira con horror cuando se enteran de que mi hija fue concebida en una violación


ANALYN MEGISON


Una de las primeras preguntas que me hacen normalmente después de compartir con alguien que estoy criando a mi hija que fue concebida tras una violación es, "¿Ella ya lo sabe?" - A menudo, lo  acompañan de  una expresión de horror.
He notado  que muchos consideran que criar un hijo concebido en una violación es algo vergonzoso en sí mismo y que lleva a una vida de sufrimiento debido al  horrible crimen que fue cometido.  A  veces, se proyecta sobre los niños que, como el mío, fueron concebidos en una violación. Algunos  pueden creer que todas las dificultades  terminan una vez que se elige la vida y un niño nace, pero nada puede estar más lejos de la verdad.

Sería muy positivo que se pudiera terminar con el régimen de visitas y custodia de mi violador a mi hija, lo que mitigaría un poco el dolor de todos. Pero el estigma que lleva mi niña preciosa a quien tanto quiero debe terminar y es necesario que sea así si queremos hacer de este mundo un lugar mejor lleno de amor. El respeto hacia alguien, independientemente de la forma en que él o ella fue concebido, es esencial.

Espero que algún día la primera pregunta que me hagan al ver a mi hija sólo sea: "¿Qué tipo de aficiones tiene?" Y yo contaría cómo ella tiene un gran sentido del humor y le gusta hacer arte proyectos y cantar. O incluso, "¿Le gusta ser  hermana grande ?," y yo podría decir: "¡Sí, ella adora a sus hermanos pequeños!"

Pero como dije, eso no es lo más frecuente al empezar una conversación-no suelo hablar de lo mucho que valoro y disfruto los logros de mi primera hija. Por favor, consideren lo difícil que es  para una madre como yo, que ama a todos sus hijos por igual y con todo su corazón. Por supuesto, espero que esto cambie algún día, pronto, y espero con ansias  ese día.

Mis derechos humanos fundamentales fueron violados cuando fui violada hace unos años y abusaron de mi dignidad y mi humanidad. Pero a día de hoy una de las cosas que aún tengo que defender son los  derechos humanos básicos de mi hija concebida en es violación y de otros niños inocentes como la mía. Yo no soy un objeto para el uso y disfrute de un  violador y  tampoco mi hija es un mero producto de un acto criminal violento, simplemente debido a cómo se llevó a cabo su concepción.

A menudo, tenemos que mirar más allá de la escritura normal de las leyes que están en vigor para tener una idea de cómo es nuestra conciencia social colectiva realmente y a donde nos puede  llevar en el futuro. En una situación como la mía - donde una mujer es violada y queda embarazada como resultado de esa violación, las violaciónes de los derechos humanos son de dos tipos: la violación de la mujer, y luego también la violación del niño debido a la forma en que se contempla de forma sistemática dentro de la legislación. Esto es inaceptable en cualquier sociedad verdaderamente libre.
Irónicamente, si se mira en cualquier convenio o tratado de Derecho Internacional, no se  encuentra  lenguaje que especifique el derecho a un aborto si el causal que tiene el niño por nacer es objetable: O el color de ojos o su género... Obviamente, eso se consideraría una barbaridad - una agresión a los derechos humanos y la dignidad humana,  incluso considerado como una  forma  de genocidio si el motivo fuera la raza o el origen étnico. Por eso,  no está claro para mí por qué una clasificación específica - "concebido en violación" - se contempla en la ley como un "causal" para someterse a  un aborto o estos casos están exentos de las regulaciones o ciertas protecciones y limitaciones sólo por el modo concreto en que se produjo la concepción de alguien. No hay ninguna lógica para esta discriminación, al igual que no habría ninguna lógica a tener  derecho a abortar por cualquiera de las otras razones mencionadas anteriormente.

El temor no es una razón lógica para que algo sea legislado, como la historia ha demostrado una y otra vez en todo el mundo. Así, pregunto: ¿De qué se tiene realmente miedo? Seguro no es de mi dulce niña. 

 Analyn Megison es co-fundador / miembro de la junta de la Esperanza Después de la Concepción Violación - www.hopeafterrapeconception.org  y  bloggera de Salvar El 1. Gaduada en la Facultad de Derecho de la Universidad Estatal de Florida y  sobreviviente de una violación, luchó con su violador por la custodia de su hija. En su segundo año de derecho, fue estudiante visitante en la Universidad de Georgetown e internado con un juez federal en Washington, DC. Fue nombrada como Asistente Especial sobre Política de las Mujeres para la Oficina del Gobernador de Louisiana, y actualmente  trabaja en  un Grupo de Trabajo de Violencia Sexual y Doméstica  de Florida. Analyn está casada y vive en Florida con su marido y sus hijos.

Friday, June 10, 2016

Mi hija nació tan solo a las 25 semanas de gestación - ¿Cómo puede ser legal Aborto?

por Teresa Rachels



La mañana del 26 de junio de 1994, me desperté y no me sentía del todo bien. Estaba de 25 semanas de embarazo. No fue hasta esa noche, cuando empecé a sentir las contracciones y mi marido, Forrest, me llevó al hospital. Cuando llegamos, la enfermera trató de consolarnos  explicando que era probablemente una falsa alarma. Sin embargo, tan pronto como ella me examinó  se quedó blanca como el papel y salió fuera de la habitación. La oí en el despacho de enfermeras hablar con el médico por teléfono. Ella decía que podía sentir la cabeza del bebé en el canal del parto. El parto era inminente. Tenía mucho miedo porque sabía que las posibilidades de mi hija de sobrevivir eran escasas. También me preguntaba qué habría pasado  si hubiera ido a primera hora de la mañana cuando me desperté y no me sentía bien.

Al cabo de una hora, rodeada por dos médicos y varias enfermeras, la necesidad de empujar fue abrumadora, a sabiendas de que en cada contracción traía a mi bebé mucho más cerca de una muerte casi segura porque ella tenía sólo 25 semanas. Pero Erin Brooks Rachels nació viva con un peso de 1 lb 15 oz. Tanto los médicos como todas las enfermeras salieron de la sala de partos con lágrimas en los ojos. Yo quería  sostener a mi bebé, pero tuvo que ser llevado de inmediato para recibir tratamiento en ese pequeño hospital regional.

La unidad neonatal más cercana estaba en Memphis, Tennessee - a tres horas de distancia. Pensaban enviarla allí en un autobús que había sido convertido en una unidad neonatal, pero, en ese momento,  estaba en camino para recoger a otro bebé prematuro que había nacido en otro lugar en el oeste de Tennessee, y pasarían varias horas antes de que el autobús llegase  a recoger a  Erin.

Mientras tanto, la pediatra, Dra Susan Brewer, permaneció al lado de Erin bombeando manualmente una bolsa de respiración y tratando de estabilizar sus signos vitales. Tan pronto como pude, fui a la incubadora donde el Dr. Brewer y Forrest estaban trabajando con Erin. Su ritmo cardíaco se estaba agotando, pero tan pronto como hablé, se recuperó. El médico dijo: "Reconoce su voz. Ella necesita a su mamá". ¡Me quedé asombrada! A pesar de que Erin era tan pequeña, conocía la voz de su mamá, y eso mostró el poder de Dios. Él crea en estos pequeños un vínculo natural y automático con su madre.

El autobús llegó por fin y llevó a Erin a Memphis. Al llegar a la unidad neonatal empezaron a administrarle un tratamiento tan intenso que nos dijeron que un adulto difícilmente podría soportarlo. Su estado era tan crítico que para ella vivir un minuto más era como otra hora para un adulto en estado crítico; una hora era como un día más para un adulto. Decir  que el tiempo pasaba a cámara lenta para nosotros es un eufemismo.

El hermano de mi marido y mi cuñada vivían en Memphis, por lo que pudimos  quedarnos con ellos. Pasamos todos los días en la UCI neonatal con Erin, mientras nuestras otras dos hijas se quedaron con los abuelos. Formamos parte de una pequeña congregación de la iglesia y recibimos apoyo de ellos, así como de muchas otras congregaciones de la iglesia - incluso las personas que ni siquiera conocíamos - que estaban orando regularmente por nosotros y por nuestra hija Erin. Fue un estímulo increíble saber que tanta gente nos estaban encomendado a Dios y sin duda sentimos su presencia. Yo rezaba con mucha intensidad, más de lo que nunca antes había hecho. Mi oración era para que Erin no sólo  viviera sino para que fuera capaz de tener una vida normal y feliz.

El 5 de julio de 1994, Erin falleció. Vivió dos semanas, pero el tiempo era tan intenso que parecían meses.

Algunos pueden decir que Dios no responde a nuestras oraciones pero lo cierto es que Él fielmente nos lleva a través de este difícil momento, y yo simplemente no podría haberlo superado sin Él. Por si la promesa del Cielo en la presencia de Dios no era suficiente, tengo la esperanza de reunirse con mi hija Erin por toda la eternidad lo que  me motiva a mantener mi caminar cristiano.

Durante su corta vida, Erin estuvo cubierta de cables y tubos. Una de las cosas más difíciles para mí fue que nunca llegué a oír su llanto, porque los bebés no pueden llorar con los tubos en su garganta. Los tenía puestos desde los pies a la parte superior de la cabeza y por todas partes. Ella vivió fuera de la matriz durante dos semanas y dos días. Nosotros pasamos cada momento que pudimos allí junto a su cama y nos despertábamos con frecuencia en medio de la noche para regresar al hospital para estar con Erin.

A los 25 semanas de gestación, Erin era un bebé perfectamente formado. Ella tenía físicamente cada parte, cada órgano. Ella sabía reconocer mi voz cuando yo hablaba. Ella tenía nuestro aire de familia. De hecho, se parecía mucho a su hermana mayor, Sylvia. Incluso tenía el mismo gesto de meter la mano bajo la barbilla mientras dormía, como Sylvia y yo hacemos todavía. Sin embargo, con todas las pruebas de la humanidad  que tiene un bebé de 25 semanas,  todavía es legal abortarlos

Después de haber visto a mi hija soportar tanto y luchar tan duro para vivir, y después de orar con tanta fuerza para que ella pudiera vivir y tener que dejarla ir, me enferma saber que hay mujeres que, literalmente, lanzan a sus propios hijos a la basura y los médicos no aconsejan bien a esas mujeres asustadas.

Tengo que guardarme de la amargura y el odio hacia aquellos que promueven el aborto. Sería tan fácil perderme en esas emociones. El Aborto por cualquier motivo es un acto egoísta. ¡Sé que habría renunciado a mi propia vida para salvar la de Erin!

No hay excusa para el aborto, no importa cuán difíciles sean las circunstancias. No puedo imaginar el dolor y el sufrimiento de  una violación. Pero pienso que no importa cómo una mujer, independientemente de su edad, se queda embarazada. Esto no cambia el hecho de que él o ella es un niño humano con el mismo potencial que cualquier otro niño, y sin tener en cuenta quién es el padre, el niño es hijo qmde la madre que lo ha engendrado.

Hace unas semanas leí con  horror que a una niña de 14 años de edad embarazada víctima de una violación en la India  el Tribunal Supremo le había concedido el derecho legal para abortar a su hijo de 25 semanas de edad  -¡la misma edad que Erin! No la culpo a ella personalmente. Culpo a los adultos que la rodean, ya sean amigos, la familia o la autoridad legal que la han animado a que aborte a su hijo. Ella no es más que una niña a y no puede comprender las ramificaciones de esta decisión y cómo afectará el resto de su vida. Ella ha pasado un gran trauma a causa de la violación y el aborto de este niño sólo servirá para que el trauma de incremente. Nunca sabrá el amor y la sanación que el niño podía darle. 

Erin nació a las 25 semanas en 1994. Si hubiera nacido hoy, en que el avance  de la medicina es mucho mayor, habría tenido una oportunidad mucho mayor de sobrevivir. El bebé de la India de 25 semanas realmente podría haber sobrevivido. Después de haber visto a mi propia hija a las 25 semanas de gestación, relaciono a este bebé indio con Erin y cuando cuentan cómo asesinaron a este niño inocente, también devalúan la vida de mi hija.

BIO: Teresa Rachels es madre de cuatro hijas, esposa de Forrest -  26 años de matrimonio, abuela de dos nietos, y bloguera pro-vida de Salvar El 1 .

Thursday, June 9, 2016

Si quieres saber más de las "excepciones", pregúntame y te mostraré como ha sido mi vida,

por Feleica Langdon

Mis comienzos fueron difíciles. Tras mi nacimiento, sufrí convulsiones, tuve líquido en el cerebro y en los pulmones que casi colapsaron. Pasé varias semanas en el hospital de St. Johns, Terranova, Canadá. Con el tiempo, el médico ha determinado que tengo el Síndrome de Turner. Sólo el 2% de las niñas con mi condición sobrevive al nacimiento. El 76% de los que, como yo, son diagnosticados prenatalmente son abortados - ni siquiera se les da la oportunidad de nacer. No sólo  sobreviví a la muerte natural y escapé del aborto sino que nací a término . Ya ves, yo era una luchadora incluso en el útero.


Mis padres no sabían que tenía algún problema de salud hasta  mi nacimiento, pero cuando me hice mayor empecé a comprender la gravedad de mi diagnóstico y el número de niños que son abortados por él. Cuando estaba en Secundaria, le pregunté a mi madre una pregunta difícil: "Si hubieras sabido que tenía el Síndrome de Turner, ¿hubieras abortado?" Su respuesta fue: "Es más que probable - sí." A pesar de que me dolió profundamente - y todavía lo hace - he aprendido a dejar eso de lado y centrar mis esfuerzos en ser feliz  la mayor parte de mi vida, a pesar de la dolorosa realidad. Una enfermera me animó una vez, "Usted no es de 'Turner' con un poco de Feleica, usted es Feleica que, simplemente, tiene Turner, así que no deje que su diagnóstico la condicione". Unas profundas palabra que me tomé en serio.


Tengo una hermana que es cuatro años mayor que yo, y ella nació sana. Las dos estábamos muy bien educadas y nunca sentí que me trataran de manera diferente por  mi diagnóstico. Después del dolor de oír decir a mi madre que probablemente me habría abortado, nunca he osado preguntar esto a mi padre porque se que no podría soportar  que me dijera lo mismo.


Ahora tengo 29 años, soy feliz, estoy sana y bien.  He conseguido experimentar el amor de mi Dios y de mi cónyuge; Me dan los buenos días y besos y besos de buenas noches; Voy a  trabajar y mantengo a mi familia; Hago  reír a mi sobrino ;  Puedo ver las estrellas; Consigo cantar en la ducha y reír con mis seres queridos con tanta fuerza que me duele el estómago; y agradezco  lo que la vida me dio. 
En cuanto a mi diagnóstico, lo que más me afecta en la actualidad es mi fertilidad. Soy incapaz de tener  hijos biológicos pero tengo un marido que me ama a pesar de esto. Nos conocimos hace siete años a través de un sitio web de citas. Es también de Terranova. En cuanto  lo conocí le expliqué mi diagnóstico y que era incapaz de tener hijos, porque sabía que era importante para mí encontrar a alguien que amara de todos modos. Mi marido dijo, "Los motivos para amarme no dependen de si eres o no  capaz de tener hijos". Él dice  que me ama por lo que soy. Toda su familia es genial  y me tratan maravillosamente . Hoy disfrutamos de la vida con nuestros perros y nos gusta ser una tía y un tío a nuestro sobrino.


Mi marido y yo estamos muy comprometidos con el movimiento pro-vida, especialmente en la defensa de aquéllos que no reciben tanto apoyo porque quienes dicen estar a favor de la vida no aceptan esas "Excepciones" . Fue muy importante para mí que mi marido estuviera a favor de la vida cuando nos conocimos. Me involucré en el activismo hace unos cuatro años y entonces mi marido comenzó a involucrarse también. Hacer trabajo voluntario a favor de la vida en común nos ha acercado más porque estamos haciendo algo que significa mucho personalmente para los dos. Mi mamá es pro-elección a día de hoy. No está del todo de acuerdo con que yo esté involucrada en el activismo pro-vida, pero estoy obligada a defender la vida de los más vulnerables, así como a las familias que se enfrentan a un difícil diagnóstico prenatal. Las familias necesitan recursos y estímulo, no una "salida".


Quiero aprovechar el diagnóstico que tengo  para abogar por aquéllos que no tienen voz y para defender a las mujeres embarazadas que necesitan a alguien que las escuche. Y aún más porque hay defensores de la vida que, tristemente, apoyan excepciones. ¡No debería permitirse excepciones! Si nosotros no abogamos a favor de los excluidos como las excepciones, cada vez más mujeres y familias  sentirán que su única opción es abortar. Estamos aquí para escuchar, reconfortarlos y conectarlos con los grupos que defienden la vida. Es por eso que es tan importante para mí  hablar.
Como ejemplo de ello, recientemente he publicado un meme que creé con mi imagen, y estas palabras: "No importa mi diagnóstico, sigo siendo importante". Y una mujer a la que se le dijo que su hijo tenía Síndrome de Turner y a la que animaron a abortar, comentado bajo mi meme, "Me gustaría haber visto esto cuando estaba embarazada". Ella, al final, no había abortado a su hijo, pero estaba bajo la presión de su familia que la animaba a abortar, y  sentía que esto era algo positivo que podría haber compartido con todos ellos para abrir sus ojos.


Para los padres se trata de un reto un diagnóstico prenatal así. No puedo decir  qué  os va a deparar el futuro, pero te puedo decir que los médicos estaban equivocados acerca de mi felicidad. Los padres que crían a un niño con anomalías, tienen que  centrarse en ayudarle a descubrir los dones que puede dar a este mundo en lugar de sus limitaciones y  hacer uso de los recursos y el apoyo que está a su disposición.


Si me hablas de excepciones, yo te mostraré mi vida. Pero no se trata sólo de mí. Se trata de todos aquellos que están en el punto de mira porque no pueden hablar por sí mismos. Nos merecemos una oportunidad!


 BIO: Feleica Langdon está casada  y  trabaja dando apoyo a familias con hijos con discapacidades. Tiene domicilio en Gander, Terranova y Labrador, Canadá. Ella es también bloguera pro-vida y editora de la página de Facebook Salvar El 1 y ha comenzado una red de apoyo en Facebook para los provida sin excepción.

Wednesday, May 25, 2016

Sufrió abusos, fue drogada y violada, pero ella tuvo su bebé, lo dio en adopción y defiende la vida

Por Elizabteh Reed
Portaluz/ReligiónenLibertad/SaveThe1


Desde su gestación la vida de Elizabeth Reed  estuvo en permanente riesgo y sus derechos más esenciales fueron pisoteados. Primero porque su gestación llegó inesperada y el amante de su madre, quien era un hombre casado y con hijos que había embaucado a la jovencita de 18 años, presionó para que se practicara un aborto.

Aunque se salvó de ser eliminada, su madre y ella misma habrían de toparse con otros abusadores en el camino. La madre de la pequeña se casó y le dio un padre adoptivo, pero al poco tiempo se divorció. Luego, cuando Elizabeth cumplía recién ocho años su madre comenzó a convivir con otro hombre que abusó sexualmente de la pequeña hasta que cumplió los once años de edad…

“Sólo años después de que aquel malvado desapareciera de mi vida me vi con fuerza para revelar aquel horror sufrido y todavía tendrían que pasar unos cuantos años más para que, tanto mi madre como yo, encontráramos la paz que tanto ansiábamos”.

Venciendo el silencio de los abusadores
Perdida y desorientada como su madre, dice Elizabeth, fue presa fácil de otros abusadores… “Con apenas 15 años empecé a salir con un muchacho. Me drogó y se aprovechó sexualmente de mí”.

Como es normal en estos casos, del momento en que su ‘amigo’ puso droga en su bebida y de la violación tiene apenas vagos recuerdos y lo agradece… “Lo que sí recuerdo es que seis semanas después de lo acontecido me di cuenta de que estaba embarazada. Recuerdo quedarme petrificada, especialmente porque debía contárselo a mi madre. Creía que no podía decírselo a nadie, y teniendo en cuenta los abusos pasados, pensaba que aquello debía ser lo más normal. Así que decidí quedarme callada".

El abusador se ofrece a pagar el aborto
El descaro del abusador llegó al punto de que su propio padre –quien era el abuelo del bebé en gestación- ofreció pagar el aborto. Pero Elizabeth estaba acostumbrada a tomar en solitario sus decisiones y antes de acudir a la cita en la clínica de abortos, decidió ir a un Centro de Ayuda para mujeres embarazadas y allí le realizaron un examen de ultrasonido...

 “Bump” “bump” “bump”

“Todo se paró a mi alrededor. Me faltaba aire. Cada fibra de mi ser se puso en guardia. ¿Era aquello un latido? La recepcionista de la clínica abortista y todos aquellos a los que confíe mi situación me decían que llevaba simplemente un puñado de células. Y yo sabía que un simple tejido no tiene latidos. Algo no encajaba. Querían engañarme. Tuve claro que no podía abortar. A mis 15 años desconocía muchas cosas pero sabía que no podía detener aquel corazón al que oí latir con tanta fuerza”, recuerda Elizabeth.

Pero en esta batalla estaba sola y en los meses siguientes la pasó de casa en casa de amigas.

Protestando a Dios... que escucha
También fue un tiempo de protestarle a Dios por todo lo que había padecido desde su gestación. Dios continuó dándole respuestas, como las del ultrasonido, sólo que esta vez fue explícito en voz de una mujer que le citó a Elizabeth una frase de la Sagrada Escritura que dice… “Si tu madre o tu padre te abandonasen, yo nunca te olvidaré”.

“A pesar de mis dudas –recuerda Elizabeth- aquella tarde me rendí. Terminaron mis pesares y lloré con el consuelo de saber que Dios me amaba con predilección. Le dije: «De acuerdo, Señor, Tú ganas. Ayúdame, puesto que no sé qué debo hacer. Llevo en mi seno esta vida que Tú creaste. Si tienes un plan para ella, por favor, dime cuál es».

Entonces, como si de un relámpago se tratara, oí la palabra «adopción», tan claramente como si hubiera oído a mi madre pronunciar mi nombre desde el otro lado de la habitación. Quedé petrificada pero aquel mensaje dejó claro lo que debía hacer”.



La pequeña nació prematura un mes después; quienes serían sus padres acompañaban a Elizabeth en el momento del parto que sucedió por una cesárea de urgencia. Agradeció a Dios por todo ello, dice, pues a su lado la madre adoptiva “rezó en todo momento para que tuviera un buen parto”, puntualiza.

…De pronto oímos el gemido de un recién nacido. Inmediatamente aquella buena mujer y yo misma quedamos sumidas en un silencio que podía cortarse. Nunca en mi vida había oído un sonido tan bello como el de aquella niña”.

Cinco días después Elizabeth y su hija abandonaban el hospital. Desde que entregó a la niña en adopción ha dedicado su vida al activismo que defiende la vida del no nacido y es bloguera en Savethe1.com, desde donde proclama: “El aborto estuvo a punto de silenciarme dos veces, pero no he vivido esta historia para permanecer callada sino para compartirla y no me detendré hasta que todos los niños sean protegidos”.

Sunday, May 22, 2016

Asesinó a mi familia en el lugar más seguro donde podían estar, como hacen los abortistas.

 Por Dyanne Gonzales

 
Ya han pasado casi 5 años desde que mi hermano Lloyd, mi cuñada Dixie y mi sobrino de  22 años , Steven,  fueran brutalmente asesinados en su casa, exactamente el Día del Padre del año 2011.  Lloyd y Dixie estaban casados desde que eran adolescentes, tenían dos hijas ya emancipadas que están casadas y tienen sus propias familias y a Steven que fue adoptado por Lloyd y Dixie cuando era tan sólo un niño. Cuando llegó a su casa venía de un orfelinato y pertenecía a los llamados  "niños agitados" y ya sabían que iba a precisar cuidados especiales toda su vida. De hecho, los doctores dijeron a mi hermano y mi cuñada que Steven jamás andaría o hablaría, pero ellos lo adoptaron a sabiendas de que sería siempre una persona dependiente. Este hecho pone de manifiesto las personas amorosas que eran. Steven aprendió a andar, con lentitud con una sola extremidad porque en el lado derecho de su cuerpo tenía una movilidad muy reducida e incluso se graduó en la escuela superior. Y logró ir en bicicleta con cuatro ruedas con mucha soltura a pesar de sus serías limitaciones.

Ellos eran  personas muy participativas en la vida de su comunidad y todo el mundo los apreciaba mucho y admiraban su generosidad. Lloyd colocaba azulejos de diseño y había sido un artesano toda su vida. Mucha de su actividad profesional la había desarrollado en  Santa Fe en casas que costaban millones de dólares. Le encantaba pescar y disfrutaba con su esposa de cualquier actividad al aire libre. Dixie era voluntaria en una casa cuna y era la incansable abogada de su hijo  Steven.  Ambos, Lloyd and Dixie, eran muy organizados, algo que tenían en común.

La noche en que fueron asesinados, mi hermano debió de oir al intruso, se levantó de la cama sin vestirse y vió qué estaba ocurriendo. Salió al exterior y allí fue atacado y asesinado con un pico. Tenía morados y heridas en sus brazos que le hicieron cuanto intentaba protegerse de los golpes. Es extremadamente duro para mí imaginar la escena que tuvo lugar allí.

El asesino, entonces, entró en la casa por la puerta trasera que mi hermano había dejado abierta cuando salió y se dispuso a entrar en la habitación de matrimonio donde mi cuñada aún estaba durmiendo. La mató con el mismo pico golpeándola directamente en la cabeza. La encontraron así, con la cabeza sobre la almohada.

Deducimos que mi sobrino debió oír algo. El asesino también lo atacó y lo asesinó en la cocina con la misma arma, pensamos que  mientras intentaba llegar al dormitorio de sus padres.

Recuerdo contestar al teléfono el Día del Padre con la noticia de que  Dixie, Lloyd and Steven habían muerto y mi primer pensamiento fue: "¿En un accidente de tráfico?". Pero en lugar de eso me explicaron la horrible historia de cómo habían muerto. En aquel momento, aún no sabíamos quién había sido el artífice. El único camino que conseguí encontrar para afrontar la tragedia que acababa de ocurrir y el consiguiente proceso, fue perdonar a la persona o personas que lo habían hecho.


Gracias a este perdón, me sentí en paz y vi que Dios me mostraba cómo este acto macabro de acabar con la vida de alguien en el que debería haber sido el lugar más seguro -su hogar, en la calidez y seguridad de su lecho, descansando tranquilamente en mitad de la noche- es exactamente lo mismo que ocurre con un niño por nacer que es asesinado violentamente en la seguridad y tranquilidad que debería ser el seno de su madre, para él el lugar con más garantías de protección y amor...

Como es protocolo en los casos de homicidios, llamaron a la policía y empezaron las investigaciones. Tristemente, cuando los bebés son abortados la policía no recibe ninguna llamada ni se tramita una investigación para determinar la muerte.

La mayoría de la gente no se plantea nada acerca de la Justicia hasta que ocurre algo así con ellos mismos o sus seres queridos y muchos provida, incluso cristianos, no se involucran en los movimientos de defensa de la vida hasta que algo les sucede, les agita el corazón y es el detonante.  La falta y carencia que cometen estas personas es la de no implicarse y yo también fui uno de ellos y tuve que solventarlo.

Soy la única mujer de 10 hermanos y fui educada dentro de la Iglesia. De hecho, fui catequista de niños pero no siempre recordé el tema del aborto.  Cuando tenía 16 años, todavía era muy niña,  me quedé embarazada de un hombre de 23 años con el que salía. El aborto era algo implanteable, algo que jamás habría pasado por nuestras mentes. Cuando una chica se quedaba embarazada asumía la  responsabilidad de sus actos así que me casé con el muchacho un mes después de cumplir mis 17 años - 5 meses antes de que naciera mi hijo.

Estuve casada con él tres años en los que abusó de mí en todos los sentidos que pueda haber. Incluso me violaba continuamente pero jamás he visto en mi hijo el recuerdo de ese abusador. Tras tres años, supe que jamás se había divorciado de su primera esposa así que tramité una nulidad. Me dieron la custodia total de nuestro hijo y el abusador eludió cualquier responsabilidad sobre él aunque periódicamente me amenazaba con raptarlo y ocultarlo en el lugar más recóndito de México. Criar a mi hijo sola, sin ningún apoyo gubernamental ni ayuda a la Infancia me convirtió en una mujer más fuerte y moldeó mi carácter y no me arrepiento en absoluto de haber dado a luz a mi hijo.  Sí yo pude hacerlo, entonces cualquiera lo puede hacer, también.

 A pesar de que yo misma era depositaria de un bello testimonio de vida aunque no fuera consciente, no estaba tan identificada con la realidad del aborto como para implicarme hasta que ocurrió la tragedia de mi familia y Dios me dió esas luces para ver la analogía con el asesinato de los bebés inocentes. Desde entonces, mi militancia provida se ha activado y no hay nadie que, a estas alturas, pueda silenciarme. 

En mi pequeña ciudad no hay ninguna clínica de abortos pero doy conferencias en mi iglesia y manifiesto mi oposición y descontento en lugares distintos a las clínicas abortistas. He estado en el Capitolio estatal de California y soy editora de numerosas páginas provida entre las que se incluyen Save the 1 (Salvar El 1). También he participado en la Manifestación por la Vida de Washington, D.C con colegas de Save the 1. Aunque no me quedé embarazada tras sufrir una violación sé que es que te viole el padre de tu hijo biológico y me siento claramente identificada con todas esas mujeres que lo han sufrido. 

Aunque estuve flirteando  con el movimiento provida cinco años, era de las personas que defendían "excepto en casos de violación". Yo insistía en esta retórica sin haberlo pensado detenidamente porque era lo que oía continuamente del entorno. Y, en este momento, me presentaron a Rebecca Kiessling y escuché su historia. Empecé a seguirla en Facebook y me di cuenta de lo equivocada que estaba al pensar que un niño engendrado tras una violación era menos valioso por ese modo concreto en que había sido concebido. Y entonces, acudí a oírla hablar, estuvimos charlado un rato y empezamos a planear la estrategia de las no concesiones. Nuevamente, no podía creer que hubiese podido creer en la discriminación y devaluación de una vida proveniente de una violación convencida de que, lo correcto, era despreciarlas.

El 13 de Febrero de 2015, supuso un punto y aparte en el caso sangriento de mi familia y hubo un arresto. Él chico tenía sólo 16 años en el momento del crimen que costó la vida a mis familiares. Era un conocido de la familia aunque no íntimo. Nicholas Ortiz asesinó por dinero exactamente igual que hace un abortista. Con dos complices más, planeaban robar en la casa mientras mi familia dormía. Lo único que cambió para mí tras el arresto fue que, a partir de ahora, tendría un nombre concreto a quien dirigir mi perdón. 


 Mañana por la mañana, 17 de Mayo 2016 (este artículo fue escrito el día antes del inicio del juicio por el asesinato de la familia de Dyanne -- nota del traductor) empieza el juicio y sé que tendré que luchar en ejercitar mi perdón a medida que vaya escuchando y sabiendo detalles concretos que se hayan averiguando tras la investigación del asesinato. Será una dura prueba para mí y para los miembros de mi familia y sé que lo pasaremos mal sentados ante el Tribunal durante el tiempo que dure el proceso, así que pido oraciones para las próximas dos semanas. Orad por todas las familias involucradas y rogad para que se haga justicia. El perdón es una elección. Yo he escogido el perdón para no vivir amargada, resentida y llena de odio y rencor. Por Voluntad propia he elegido perdonar lo que en modo alguno quiere decir que no desee que se haga justicia y que caiga sobre los asesinos todo el peso de la ley. Quiero que los autores del crimen reciban su merecido castigo y que los encierren a buen recaudo. Pero yo, por mi parte, los perdono encarecidamente.

Algunos de mis familiares no me comprenden, no entienden que quiera perdonar, al igual que nuestra sociedad. Y esto me recuerda cuando participé en la Marcha por la vida con mis amigos de  Save The 1.  Al final de la Marcha, en la Corte Suprema, nos manifestamos con nuestros carteles -en algunos de ellos se leía, "Concebido en una violación, amo mi vida" o "Madre tras una violación, amo a mi hijo" y también "Madre que abortó, añoro a mi bebé". Como mi marido hizo fotos del grupo, pude observar la reacción de los manifestantes-algunos eran  adolescentes pero también los adultos tenían el mismo semblante. Para mí fue muy significativo porque ellos estaban muy identificados con la Marcha, exhibiendo eslóganes provida. Pero, cuando vieron los nuestros, sus rostros manifestaban asombro y supe que, para algunos de ellos, se les habían abierto los ojos ante una realidad nueva. Ante ellos, ahora, había emergido la realidad de las excepciones, algo que nunca ante habían visto u oído.

Estamos llamados al perdón, sin excepción, y estamos llamados al amor y a procurar el cuidado, sin excepción, como Dios nos perdona y nos ama sin concesiones ni excepciones. Estos últimos 5 años de mi vida han sido con diferencia los más difíciles para mí. Pero quiero decir esto: ¡Dios ha sido mi principal fuente de esperanza en estos 5 años!

BIO:  Dyanne Gonzales es esposa y madre, editora de diversas página pro vida, incluyendo A Voice For Unborn Babies, Salvar El 1, and for Save The 1.  Miembro del comité directivo de SaveThe1.