Saturday, December 8, 2018

Se referían a mi hijo como "una amenaza para mi vida".


Por Heather Hobbs

Después de que mi primer hijo fuera concebido en una violación, conocí a mi esposo Jeremy que era y es increíble.

Heather, Jeremy y toda su familia

Él prestaba servicio en un hogar para adolescentes con necesidades especiales y con trastornos de alcoholismo fetal. Yo tenía una niña de tres años, estaba destrozada internamente, pero Jeremy se involucró de manera tan hermosa con mi hija, nunca me abandonó y me amó a pesar de mis inseguridades. Se quedó conmigo y me ayudó a sanar.

Aproximadamente un mes después de conocernos, me mudé a Nebraska para anular los derechos paternos del violador y, un par de meses más tarde, Jeremy me dijo que sabía que el plan de Dios era que estuviéramos juntos y que estaba dispuesto a hacerlo. Desde el comienzo de nuestra relación, sostuve que no quería tener más hijos porque tenía una visión distorsionada del mundo tras experimentar tanto dolor. Se casó conmigo sabiendo esto, y estaba satisfecho de ser el padre de mi hija de tres años.

Después del nacimiento de mi hija, solicité una ligadura de trompas para asegurarme de que nunca volvería a estar embarazada. Era una madre soltera joven y los médicos se negaron porque tenía menos de 28 años y no tenía al menos tres hijos. Así que recomendaron que se colocara en mi útero un dispositivo intrauterino para prevenir el embarazo. 

Heather y su hija

No recomendaría el DIU a nadie, era peligroso para mí y podría haber matado a mi bebé.

Unos meses después de nuestro matrimonio, comencé a tener fuertes dolores y fiebre en el trabajo. Mi médico de atención primaria me envió a mi obstetra / ginecólogo después de determinar que el dolor estaba en el área uterina. Ella me examinó y se alarmó de inmediato, diciéndome que el cuello uterino era de color púrpura oscuro, que el DIU y la cuerda de extracción anexada de alambre de pez estaban cortando la circulación, envuelto alrededor de mi cuello uterino. Me pusieron bajo anestesia general, la cuerda se desenredó y se cortó, pero el DIU se dejó en su lugar. Me dieron antibióticos y empecé a sentirme mejor.

Una noche, unas semanas después, el DIU simplemente se cayó. A la mañana siguiente llamé al médico para reemplazarlo. El protocolo estándar antes de cualquier colocación de control de natalidad es una prueba de embarazo, y para nuestra sorpresa, salió una prueba positiva. Tantos pensamientos pasaron por mi mente: "¿Cómo pudo pasar esto?". Y cosas como: "Probablemente la prueba estaba defectuosa". Sin embargo, volvieron a realizar la prueba, esta vez de sangre y nuevamente fue positiva. No estaba emocionada porque no me sentía preparada. Me dijeron que el DIU era una anticoncepción muy eficaz. Tenía cinco semanas de embarazo y esto significaba que ya estaba embarazada cuando estaba enferma y me operaron. ¿Qué tipo de daño podría haber causado el DIU y la cirugía a mi hijo?

Mi esposo parecía feliz de saber que estaba embarazada, pero al mismo tiempo, estaba preocupado por cómo me sentiría al respecto. Nunca consideré el aborto: tener a mi hija después de la violación me hizo pro-vida, pero todavía tenía que admitir que el DIU había fallado.

Continué trabajando, pero me sentía muy mal y, como se puede imaginar, esto causó problemas con el desempeño de mi trabajo, pero estaba decidida a seguir luchando. 

De repente, también empecé a tener un dolor severo en el lado derecho. Estos episodios ocurrieron con bastante frecuencia y en ese momento eran el peor dolor que había experimentado. Fui al médico muchas veces y me aseguraron que eran sólo contracciones de Braxton Hicks. Esto parecía poco probable en el primer trimestre, pero confié en su juicio ya que no era experta en la materia. Finalmente, el dolor se volvió tan debilitante que ya no podía trabajar y estaba en el suelo en posición fetal durante largos períodos de tiempo. Tenía miedo de que mis peores temores se hicieran realidad y que estuviera perdiendo a mi bebé.

Cuando Jeremy me llevó a emergencias durante un episodio particularmente grave, se dieron cuenta de que tenía un número increíblemente alto de glóbulos blancos. Esto indica una infección en algún lugar de mi cuerpo. Me dieron antibióticos y me mandaron a casa. Pero se repitió justo después de terminar la medicación. El médico me dijo que a mi cuerpo no le gustaba que estuviera embarazada y: "Deberías terminar este embarazo porque algo relacionado con el embarazo te está matando". Sentí que el médico estaba diciendo: "No quiero que vuelvas a ser mi paciente. Eres una paciente demasiado complicada, así que deshazte de esto".

Había perdido mucho peso en un corto período de tiempo, y como no tenía sobrepeso antes del embarazo, parecía que estaba muy enferma. Además, mi corazón ahora tenía episodios de taquicardia varias veces al día. Mi corazón latía de forma anormal y tenía un dolor inmenso. Pero no había respuestas y la forma más fácil para los médicos era culpar a mi bebé. A pesar de que no era un embarazo planificado y me habían dicho varias veces que el embarazo era una amenaza para mi vida, no sentía que pudiera terminar la vida de este bebé por mis propias razones egoístas. Aguanté mucho dolor.

Nos mudamos de Nebraska, a Oregon, cuando tenía aproximadamente seis meses de embarazo para vivir cerca de la familia de Jeremy. Definitivamente necesitamos el amor y el apoyo para superar la situación. Los vómitos nunca desaparecieron y yo estaba muy debilitada.

 Después de llegar a Oregón y visitar un nuevo obstetra, rápidamente encontró la causa de mis episodios. Entré en la sala de emergencias con dolor intenso, ni siquiera podía hablar. El diagnóstico fue pancreatitis aguda causada por cálculos biliares de diagnóstico tardío, con hiperemesis graviderum. Yo estaba muy enferma y tuve que volar a Portland a un hospital de atención especializada. Los médicos sostuvieron que los problemas / complicaciones del DIU y los cálculos biliares subsiguientes era "muy poco probable" que estuvieran relacionados, pero me pregunto cómo una mujer termina enferma dos veces en un embarazo. Después de que los médicos me estabilizaron, me enviaron a casa.

Me temía que me recomendarían que abortara de nuevo. En este punto me había emocionado mucho con mi bebé y me sentía incapaz de soportar más malas noticias. En su lugar, me escribió una receta de analgésicos, programó visitas quincenales para un monitoreo y una inducción del parto en  la  semana 35. Cuando le pregunté por qué no intentó presionar para abortar, simplemente respondió: "No hay ninguna razón médica con la Ciencia moderna de hoy para abortar". Me sentí aliviada y sorprendida por esta información. 

Aunque fue doloroso todo el embarazo e incómodo asistir a las citas dos veces por semana, lo hice. Esta fue la segunda vez en mi vida que escuché que esta era una razón justificable para abortar a mi hijo. No pensé mucho en eso en ese momento, pero ahora veo cuán común es que un médico recomiende un aborto cuando las circunstancias no son las ideales.

Me provocaron el parto el 26 de octubre de 2013. Nuestro hermoso bebé pesaba 5 libras y 13 onzas y medía 19 pulgadas de largo. Tenía la cabeza llena de un cabello de color rojizo y ¡era perfecto! Nuestra hija estaba emocionada cuando regresamos a casa de ver a su esperado hermanito. A los cinco años, finalmente consiguió el hermano que siempre quiso.

Sería difícil expresar aquí mis sentimientos. Lo que puedo compartir son las lecciones que aprendí al tener a nuestro hijo Tristan. 

Tristan

Primero, aprendí que no hay un verdadero riesgo con nuestros avances médicos modernos que justifique un aborto. El parto es una opción, así como el tratamiento de los problemas de salud de la madre. Un bebé que fallece como efecto secundario de tratar un problema médico no es una muerte intencional. Un bebé aún tiene la oportunidad de vivir si simplemente se trata el problema médico. Por ejemplo, una madre que tiene cáncer y está embarazada puede perder a su bebé durante el tratamiento como efecto secundario, pero también puede tener un niño fuerte y sano: un aborto no ofrecería ninguna posibilidad. 

A continuación, aprendí que los médicos no son perfectos. No tienen un conocimiento absoluto en todas las cosas. 

Algunas otras reflexiones: Si hubiera abortado, mi hija habría perdido a un hermano y mi marido, un hijo. Se dice que el aborto es una elección de la mujer porque afecta a su cuerpo. Sin embargo, esto tampoco es cierto. El bebé tiene un cuerpo y por supuesto eso es lo más obvio. La salud mental de mi esposo e hija también se habría visto afectada. Entonces, "mi cuerpo, mi elección" habría causado daño a otras tres personas y eso no incluye a los abuelos, tías, tíos...Una madre y su bebé no son los únicos cuerpos heridos por un aborto.

Tristan es un niño de cinco años hermoso, de ojos azules, enérgico, brillante, pelirrojo, que ama a su madre más que a nadie. ¡Mi marido y yo nos reímos de esto! Adora a su hermanita y a ésta le gusta enseñarle cosas a su hermanito. También le gusta hacer bromas a su hermana mayor. Nuestra vida no estaría completa sin él. Sé que un día hará grandes cosas. Su sonrisa es radiante y tiene una personalidad divertida que no deja a nadie indiferente. 

He escuchado que existen imágenes de ultrasonido de bebés no nacidos con el DIU incrustado en ellos, y bebés no nacidos que fueron entregados muertos con el DIU: si busca en Google “embarazo con DIU”, los verá. Me enferma pensar que esto le pudo haber pasado a mi hijo Tristan y que le ha pasado a otros. Desde entonces, he conocido a docenas de mujeres que quedaron embarazadas con un DIU: algunas cuyos hijos sobrevivieron y otras que perdieron el bebé. 

Tristan sobrevivió milagrosamente al DIU, pero luego fue objeto de aborto, lo que hubiera sido una gran injusticia para este mundo porque muchos no tendrían la gran alegría que Tristán lleva a todos lados. Él es un caballero y corre rápidamente para abrir puertas para otros. Se ofrece a ayudar a las personas mayores. Ofrece bocadillos y bebidas a sus hermanos y amigos.

Mi hijo fue llamado una "amenaza para mi vida", pero aquí estamos AMBOS.


BIO: Heather Hobbs es  esposa, madre de cuatro hijos y bloguera pro-vida para Save The 1 .








Saturday, December 1, 2018

Quedé embarazada tras una violación, iba a abortar con pastillas, pero reaccioné y las tiré al suelo, por Genesis James



Me encantan las tormentas: ver las nubes oscuras, ver cómo avanzan las tormentas y bailar bajo la lluvia. Me encanta ver los rayos y escuchar los truenos rugiendo, sacudiendo la tierra. Pero ésta fue una tormenta que no tuve oportunidad de disfrutar. . .

Hace cuatro años, estaba estudiando Liderazgo Cristiano para ser capellana en Barclay College y a punto para casarme. Trabajaba dando masajes terapéuticos. Poco sabía que iba a cambiar mi vida para siempre. Durante una cita, fui violada por mi cliente.

Al principio me quedé en silencio porque estaba convencida de que nadie me creería. Además, tenía mucho camino por delante en mi profesión y pensé que, si se lo contaba a alguien, pondría en peligro todo mi futuro al instante. Entonces, decidí mantener la boca cerrada.

Genesis y su pequeña

Exactamente diez días después, descubrí que estaba embarazada. Como si vivir con la violación no fuera lo suficientemente difícil para mí, ¿cómo podría lidiar con esto? Ya tenía tres niñas y estaba segura de que no podría con cuatro y estaba segura de que mi novio me dejaría.

Soy una chica que siempre ha sido contraria al aborto, pero la mente cambia...

Conseguí un puñado de píldoras para abortar al bebé. Las tenía a centímetros de mi boca, pero las tiré al suelo. ¿Qué pasa si tomo estas pastillas y en lugar de abortar a mi bebé le hace tener un defecto de nacimiento y termina causándole problemas graves en su vida? Este pensamiento me hizo darme cuenta de que no podía causar daño a mi bebé de ninguna manera. Con lágrimas, decidí no abortarla. Poco sabía, pero ese fue el comienzo del viaje más duro y al mismo tiempo más hermoso que jamás hubiera emprendido.

Finalmente, pude hablar con David, mi novio, el 10 de diciembre y le conté lo sucedido. Pero temía que me obligara a renunciar a mi trabajo, así que le dije que había sido violada en un club al que había ido una semana antes. Tenía miedo de que si le decía a la gente la verdad de que me habían violado mientras trabajaba, perdería mi medio de ingresos.

David estaba muy enojado y molesto. Me dijo que necesitaba algo de tiempo para averiguar qué quería hacer. Dos días después, me dijo que me amaba y que amaba a mis hijas, y que él estaría allí y me apoyaría a través de esto.




Sin embargo, muchos días me sentía muy sucia. Y las lágrimas venían a menudo. Sabía que necesitaba ayuda, así que empecé a ir a un consejero en mi iglesia, lo cual me ayudó un poco. Pero sentía que ella no entendía el dolor que estaba pasando. Nunca me sentí libre de abrirme y compartir con ella todos mis rincones oscuros.

En ese momento, ya casi no podía trabajar en sin romper a llorar y tener temblores. Encontré un grupo en Facebook con miembros que me hablaron sobre Anchor Point, que estaba especializado en ayudar a mujeres embarazadas. Su sitio web ofrecía esperanza que era lo que yo necesitaba.

Los llamé. Me dijeron que había una señora voluntaria que trabajaba con mujeres que habían pasado por situaciones similares. Oré mucho por esto porque estaba desesperada por ver cualquier rayo de sol. Entonces Dios me dio a Ángela, que ha estado a la altura de su nombre.

Por una vez, sentí que me escuchaban. Me traumatizaba tanto al dolor de los abusos pasados ​​que cuando sufrí esa violación, nunca sentí que mereciera ayuda porque "¿A quién le importaba realmente?".



Pero no a Ángela. Ella me escuchó mientras entendía los dolores y dolores que soporté en mi infancia. Ella quería descubrir todo eso. Por una vez me sentí lo suficientemente segura como para contarle a alguien la historia completa de mi vida, incluso las áreas realmente oscuras a las que no permitiría que nadie entrara por miedo al rechazo. Ella nunca me condenó y nunca me dijo que estaba loca, que son las cosas que me decía a mí misma repetidamente.

Después de hablar con Ángela, no hubo más lugares sombríos en mi vida. 

¡¡¡Finalmente fui libre!!! Ángela me ayudó a ver que no estaba sola en el camino que elegí. Ya no tuve que viajar sola porque ahora había luz en el camino e iba a estar bien. Me estuve reuniendo con ella semanalmente hasta que nació mi hija.

Si no fuera por esta maravillosa mujer de Anchor Point, que me dedicó su tiempo, no sé si yo o mi bella hija estaríamos aquí ahora. Ella me ayudó a ver la fuerza de Dios y el amor que Él tenía por mí. Ella me ayudó a ver que no era el pedazo de basura que sentía que era. Ella me ayudó a ver que Dios tenía un propósito para mi vida. Finalmente pude contarle a David y a otros la verdad de la violación porque ya no asumía que era mi culpa y pude lidiar con la verdad.

Me gustaría decir que todo el dolor y las luchas finalmente terminaron, pero después de que tuve a mi hija, a menudo vi a la persona que me había violado en ella. Esto lo hizo muy difícil para mí. Amo a mi hija y ella no merecía que la rechazara. Hice todo lo que pude para asegurarme de que tenía a alguien cerca para mostrarle su amor cuando a mí me era difícil dárselo.

Regresé a Anchor Point nuevamente para recibir ayuda y para poder ver a Dios cuando la mirase. Me escucharon y rezaron conmigo. Cada día me he vuelto más fuerte. Los días que veo a mi violador en ella son cada vez menos. ¡Ahora veo a una niña maravillosa que Dios bendecirá y usará para Su gloria! Dios me ha mostrad que debo compartir mi historia y ayudar a otras mujeres que tienen o están pasando por el mismo dolor que yo.

Mencioné al principio mi amor por las tormentas porque cuando estás atravesando las tormentas y las nubes son tan oscuras, la luz se vuelve mucho más brillante cuando comienzan a salir los rayos del sol. Sólo le agradezco a Dios que pusiera a Anchor Point y a Ángela en mi camino como un rayo de luz para ayudarme a encontrar la fuerza de Dios.

Mi hija ya tiene tres años y medio. Le di un nombre que significa Luz de Cristo y ella realmente lo es. Ahora hace un año que obtuve mi maestría en Formación Espiritual, y hace tres años que tengo mi propia clínica de masajes.

BIO: Genesis James es madre de cuatro hijos, masajista profesional y ahora bloguera pro-vida para Salvar El 1. Usa un seudónimo para proteger a su familia.

Sunday, November 25, 2018

Mi mamá fue violada a los 14 años y quedó embarazada, por Cristyn Gutiérrez



Me llamo Cristyn Gutiérrez y tengo 33 años.

Mi mamá fue violada a los 14 años y quedó embarazada. Aunque su familia le dio la opción de que abortara, ella no aceptó y, a pesar de muchas adversidades, luchó y me tuvo. 

Al ser menor de edad, fue un poco difícil para ella, pero no se rindió. Trabajó lavando ropa ajena y me sacó adelante. 

los tres hijos de Cristyn


A pesar de las circunstancias terribles, no le fue impedimento seguir adelante y, después de tiempo, llegó un hombre a su vida al cual le costó mucho trabajo ganar el corazón de mi mamá, pero lo logró. Se casaron y luego llegaron dos hijos más. Él fue mi padre también al igual que de sus propios hijos. 

Cuando yo tenía 16 años me enteré de la verdad sobre mi concepción al momento que la hija de una conocida de la familia me dijo: "Su papá no es su verdadero papá". 

Al comienzo, fue un golpe duro, pero se superó al contarme mi familia la realidad de todo. No me traumaticé y mamá tampoco está traumatizada por lo que vivió. Las dos somos mujeres normales.

Cristyn y su hijo pequeñín

Por otro lado, tengo tres hijos. El mayor es de un hombre con el que conviví y me maltrataba. Me separé y saqué a mi hijo adelante sola desde que él tenía 5 meses.

Luego, por estupideces mías cuando mi hijo tenía cuatro años salí con una prima a una fiesta. Allí, luego de estar con muchos tragos en mi cabeza, terminé en la cama con un amigo de mi prima. Resultado: Quedé embarazada. Por obvias razones, el papá nunca me respondió ni aceptó, pero para mí no fue opción abortar así que tuve a mi nena y continué sola sacando adelante y siendo padre y madre para mis hijos.

Cuatro años después conocí realmente a Dios al llegar a la iglesia. Allí encontré a un gran hombre, mayor que yo; él me aceptó con mis dos hijos y me pidió que nos casáramos y bueno, acepté. Ahora él es un gran padre para mis hijos y además tenemos otro bebé que ya tiene cinco meses.

Tengo un hogar maravilloso y entendí que un hijo no es un estorbo y que abortar no es solución. Es más, no debería ser opción.

foto de familia, quien sostiene el bebé es la madre de Cristyn

Estoy muy segura que si mi mamá hubiera abortado no tendría hoy el esposo y hogar maravilloso que tenemos y que si yo hubiese abortado cuando el padre de mi nena me dio la espalda hoy no estaría felizmente casada con un hogar espectacular.

Amo, admiro y respeto a mi mamá por ser una gran heroína y haber luchado. Un hijo, sin importar las circunstancias, nunca será maldición, antes por el contrario, siempre será una bendición y no hay obstáculos, sólo hay mujeres a las que les falta fuerza y saber que Dios no las abandona jamás.




Bio: Crystin es colombiana, concebida en una violación a una menor. Casada, ama de casa y madre de tres hijos.

Saturday, November 17, 2018

Mi bebé Ollie nació a las 22 semanas de gestación, totalmente formado.



Por Britni Sauls


Comparto nuestra historia en memoria de nuestro precioso hijo Ollie que nació sin vida el 31 de octubre a las 22 semanas de gestación. Mi publicación en Facebook sobre el valor de su vida se volvió viral, y espero que, al compartir su historia, él continúe salvando vidas. 

Primero, compartiré la publicación original que publiqué en Facebook 6 días después de su muerte y luego agregaré más sobre nuestra historia.


Es probable que esta publicación comience con problemas y haga que la gente se enoje, pero honestamente no me importa. La semana pasada, estaba en una cama de hospital y me hacían preguntas que ninguna madre debería responder. 
“¿Quieres ver a tu bebé cuando nazca?”. “¿A qué funeraria quieres que avisemos?”. “¿Quieres una autopsia?”. “¿Quieres bañar a tu bebé, o quieres que lo hagan las enfermeras?”.

Esas son sólo algunas de las muchas preguntas que me hicieron. Hace una semana, sostuve a mi bebé Ollie que nació a las 22 semanas. Fue perfecto en todos los sentidos. Diez dedos pequeños, orejas hermosas y su pequeña nariz de botón. Tenía todas las características que un bebé debería tener. Incluso tenía uñas en los dedos.

Estoy enojada, pero no con Dios porque confío en su plan sino con cada persona que grita sobre los derechos de este grupo o ese grupo, pero guarda silencio sobre los derechos de estas preciosas y pequeñas vidas que son asesinadas cada día porque alguien eligió ser irresponsable. Estoy ENOJADA de que tantas mujeres piensen que esto está bien. Estos bebés necesitan que alguien sea su voz y, aunque hasta ahora siempre he guardado silencio sobre el aborto, ya no lo haré.

¿Sabes que, en mi investigación sobre bebés a las 22 semanas, encontré una docena de bebés nacidos a las 21 semanas que se incubaron y sobrevivieron y que hoy están bien? A las 22 semanas hubo aún más.
Uno de los primeros pensamientos después de que nació mi bebé fue: ¿cómo alguien podría pensar en abortar a un bebé en su gestación? Es triste que sea un pensamiento en el mundo de hoy.

¿Sabías que se está abriendo una clínica de abortos en el centro de Georgia? El primero en abrir en el área de Macon en Walnut Street. ¿Sabes que esta clínica permitirá los abortos hasta 24 semanas? ¿Cómo diablos se puede permitir? ¿Y qué tipo de mujer (me gustaría usar un término diferente) haría una cosa así? La gente sabe cómo se concibe un bebé, ¿verdad? Mantén las piernas cerradas si no quieres un bebé. Es completamente prevenible.

Mi bebé pateó y respondió a todo lo que le dijimos. Su papá hablaba con mi barriga todas las mañanas y todas las noches y él me daba patadas en respuesta. Respondía al agua caliente o fría, ducha, baño o piscina, ¡lo odiaba! Se movía tan lejos como podía por mi vientre para alejarse. No le gustaba que durmiera de ciertos lados y me lo hacía saber.

El hecho de que aún no hayan nacido, no significa que no puedan sentir nada. Estoy casi segura de que sus últimas patadas locas y violentas fueron cuando intentaba liberarse de un cordón umbilical que se había enrollado tres veces alrededor de su pequeño cuello. Mi bebé aún estaría aquí si no fuera por un extraño accidente del cordón umbilical.

Ya no voy a guardar silencio sobre el aborto. Los que van discutiendo en unos y otros grupos deberían pensar en los bebés inocentes que no pidieron ser concebidos y son asesinados por sus madres irresponsables.

Nunca esperé que mi publicación se extendiera tanto como lo ha hecho, con casi 35,000 intersecciones hasta la fecha. Realmente, fue sólo una molestia enojarme por salir de mi pecho, porque constantemente veo a mis amigos discutiendo sobre diferentes grupos en Facebook. Sin embargo, sé de tres abortos que se detuvieron debido a mi publicación. Aquí hay un mensaje que compartí en Facebook: ¡la historia de Ollie llegó a Nueva York y salvó a un bebé! ¡Muy bien bebé! Esto es lo que ella escribió:

Hola, Britni, sólo quería darte las gracias por tu publicación tan cruda y emocional que se está volviendo viral. Vivo en Nueva York y un amigo lo compartió. He tenido un aborto sin darme cuenta del mal que estaba cometiendo. Siempre me habían dicho que no sentían nada. Tenía otro programado para hoy y lo cancelé. El control de la natalidad me falla, así que el aborto pensé que era mi única salida. Gracias a ti y a Ollie. Ahora mantendré a mi bebé y lo amaré.

Así que aquí está la historia de nuestro viaje…


Ya no quería tener más hijos así que me hice una ligadura de trompas definitiva. Pero luego conocí a mi esposo Zach, y sabíamos que encontraríamos la manera de tener un hijo juntos. Nos casamos en junio y tuvimos suerte de conocer al Dr. Montieh, de Raleigh, Carolina del Norte. Gracias a él y su alta tasa de éxito en la reversión de la ligadura de trompas, pudimos concebir a nuestro bebé Ollie. Le estaremos siempre agradecidos. ¡Para cualquiera que se arrepienta de tener una ligadura, vaya a verlo! Él es, con mucho, el mejor.

Ollie nacería en marzo, y todo iba muy bien. Estábamos comprando pañales, fuimos a la ecografía donde nos dijeron que todo se veía muy bien y que el bebé estaba perfectamente sano. Tuvimos una divertida fiesta de revelación de género: "Insignias o Arcos", donde anunciamos que es un niño. Fue un milagro y estábamos tan emocionados...

Sé que muchos de los que compartieron mi publicación viral se preguntaban qué pasó, así que aquí va. Ollie estaba totalmente bien. De hecho, me habían hecho la prueba de ultrasonidos unos días antes porque la habían reprogramado debido al huracán. Todo el mundo que nos conoce sabe que Ollie era un bebé muy, muy activo. Me había despertado en medio de la noche a diario desde que tenía 13 semanas. Muchas de esas noches ni siquiera me dejó dormir. Odiaba el agua, la bañera, la ducha, la piscina, no importaba. Se movía tanto como podía.

El sábado 27 de octubre, alrededor de las 3 am, recuerdo que me desperté con él pateando como loco. Pensé que no era un entusiasta del lado en el que estaba acostada. Obviamente ahora me pregunto si él estaba tratando de liberarse. Pero, de todos modos, me levanté, fui al baño y volví a dormir. Estuvimos ocupados todo el sábado, pero cuando me acosté, me di cuenta de que no lo había sentido. Comencé a preocuparme un poco, pero pensé que tal vez no lo había hecho ya que estábamos muy activos todo el día. Luego llegó la tarde del domingo. Todavía nada… Me bañé pensando que iba a moverse. Nada. Para entonces, estaba sintiendo el instinto materno, algo no estaba bien. Pero intenté no hacerle saber a Zach que estaba preocupada.

Llamé al consultorio del médico y me dijeron que era normal, que probablemente el bebé se había movido a una posición diferente y que simplemente no podía sentir sus patadas. Todavía tenía el instinto materno de que algo no estaba bien, pero me sentía algo mejor.

Lunes por la mañana: todavía nada, incluso después de una ducha. Fui a la escuela, bebí una Coca, y aún nada. Inmediatamente llamé al consultorio del médico y la enfermera me dijo lo mismo: que es normal no sentirlos durante varios días y que es probable que esté en un ángulo extraño. Les pedí que revisaran el latido del corazón, pero nuevamente, me dijeron que era normal. Probablemente debería haber exigido hablar con mi médico, pero no lo hice, y ahora estoy agradecida de no haberlo hecho. (Lo explicaré pronto).
Para entonces, Zach, quien sabía que no se estaba moviendo, no se sentía cómodo con toda la situación y también quería que lo comprobara.

Le envié un mensaje a mi madre y le conté lo que estaba pasando y que tenía un mal presentimiento, pero aún así intenté ser positiva, sólo para evitar que ella también se preocupara. Me dijo que si me hacía sentir mejor hacer una visita en 4-D en Macon, ella lo pagaría. (Todos sabemos lo caras que son.) Así que llamé y conseguí una cita para las 5:45.

Le pedí a mi amiga Amanda que se encontrara conmigo en Macon y le expliqué lo que estaba sucediendo. Le estoy muy agradecida de que me acompañara.

Llegamos a las 5:45. No le dijimos a la enfermera que tenía miedo, sino que fingimos que queríamos ver al bebé Ollie en 3D / 4D. Me puso la cosa en la barriga y le apareció. Inmediatamente supe que se había ido, pero miró a Amanda y dijo: "Mira, él está en una posición diferente. La enfermera trató de sacudirlo un poco... nada. Ella puso el monitor de color en su vientre… nada. Preguntó cuándo fue la última vez que sentí movimiento y le dije que ya sabía que él se había ido, y ella lo confirmó. Luego me preguntó si quería que llamara al consultorio del médico y yo le pedí que lo hiciera ya que la enfermera no me había escuchado a mí. Pasó algún tiempo fuera de la habitación, mientras yo llamaba para avisar a Zach.

La dulce enfermera regresó y me dijo que la oficina me llamaría en breve y me preguntó si quería que intentara obtener algunas fotos más de mi bebé. Le pedí que lo hiciera, por eso ahora estoy agradecida de no haber ido al médico para comprobar los latidos de su corazón. Nos permitió las últimas fotos de nuestro bebé. Ni siquiera permitió que pagara el ultrasonido.

Llamaron del consultorio médico mientras ella todavía estaba tomando fotos y me dijo que fuera al hospital ya o podía esperar hasta la mañana. Ni siquiera estoy segura de por qué esta enfermera pensó que esperaría hasta el día siguiente.

Amanda decidió llevarme al hospital y Zach me esperaría allí. De camino al hospital, comuniqué lo ocurrido a mi padre y mi hermano de Texas, así como a mis hermanos de Florida.

También le envié un mensaje de texto a la esposa de mi médico. Ellos están cerca de nosotros. Ella fue muy reconfortante y me dijo que me asegurara de que yo tomara fotos. 

Una vez que llegamos al hospital, nos registramos e hicieron otra ecografía para confirmar lo que ya sabíamos. Alrededor de las 9 pm del lunes, el Dr. Wright entró y nos dijo que estaba demasiado avanzada para un D&C y que quería inducir el parto en lugar de hacer otra cesárea.  

Tuvimos a algunos de nuestros amigos cercanos que son prácticamente nuestra familia con nosotros esa noche y durante todo el martes y mucha gente que nos visitó y estoy muy agradecida por ello. Mantuvo nuestras mentes ocupadas y realmente nos ayudó. No les pedimos que vinieran. Sólo vinieron porque sabían que los necesitábamos.

Las enfermeras me hicieron muchas preguntas difíciles, como si quería una funeraria, si queríamos verlo cuando naciera, si queríamos una autopsia y muchas más. Cada enfermera fue increíble. Levantaron la regla de dos personas en la sala y trajeron más sillas para nuestros visitantes y un lugar adicional para que nuestras madres se quedaran con nosotros el martes por la noche.

Después de casi 33 horas de parto, James Oliver Sauls "Ollie" llegó al mundo a las 5:52 am en Halloween. Pesaba 14.8 onzas y medía 10.5 pulgadas. 

Su cordón umbilical estaba envuelto firmemente tres veces alrededor de su cuello. Estoy agradecido de que fuera evidente y pudimos evitar que se hiciera una autopsia.

Era absolutamente perfecto: su pequeña nariz de botón, su y dulce rostro con todas las características. (Claramente tenía más pelo que su padre.). Él era el hijo de un maestro, ¿qué puedo decir? Tenía 10 dedos perfectos en las manos y 10 dedos perfectos en los pies, uñas y todo. El hospital nos dijo que nos tomáramos nuestro tiempo con él y pasáramos tantas horas como quisiéramos. Pudimos amarlo y bañarlo. Incluso nos tomamos una siesta con él y él acostado con su papá. Gracias a mi suegra por capturar esos momentos en fotos.

Hoy y todos los días estoy agradecida a mi marido. Siempre ha sido un papá feliz y dulce. A lo largo de mi embarazo besaba mi vientre y hablaba con el bebé. Cada mañana, cuando me besaba, me besaba la barriga y también hablaba con Ollie.

Este hombre ha sido mi roca, no creo que lo hubiera logrado sin él. Todo lo que hace es genial. Para aquellos que no son tan cercanos a nosotros, el apodo de Oliver vino del primer perro policía k9 de Zach, un pastor alemán llamado Ollie. 

Fue tan dulce y cariñoso durante mis 33 horas de trabajo. Me Frotó mi espalda, me habló en cada contracción y no se apartó de mi lado. Él oró durante nuestra estancia en el hospital. Durmió en la cama del hospital conmigo y me abrazó durante toda la experiencia. Él era tan cariñoso con su bebé. Le habló, lo besó, bromeó con él.
Él me abraza cuando lloro y dice las cosas más reconfortantes de la historia. Desearía ser tan fuerte como él. Cuando lo veo llorar, todo lo que puedo hacer es abrazarlo y llorar también. No puedo decir nada para que se sienta mejor cuando todo lo que puedo hacer es llorar también.

Cuando fuimos a la funeraria, él se mantuvo fuerte. Cuando volvimos a ver a nuestro bebé, él estaba muy agradecido y seguía besándolo, hablándole y amándolo. (No pensamos que lo volveríamos a ver después de que saliéramos del hospital). Es el mejor papá de todos y sé que siempre seguirá hablando con su bebé.
Estoy agradecida por todo el apoyo que hemos recibido. Ha significado mucho para nosotros y ha facilitado un poco las cosas. Estoy agradecido por todos los que vinieron a su funeral. ¡Tuvimos tanta gente allí! Incluso aquellos que no pudieron estar allí físicamente, oraron por nosotros ese día. Y estoy agradecido a todos los que enviaron flores para el servicio de Ollie. No podíamos creer todos los arreglos cuando entramos. Todos eran diferentes y muy hermosos. 

También estoy muy agradecida a nuestros otros hijos. Mi hija McKenzie escribió su propia dedicatoria a su hermano mientras estaba en el colegio. ¡Es una niña tan dulce!

Me gustaría que todo el mundo pudiera darse cuenta de lo preciosa que es la vida.

BIO: Britni Saul es esposa, madre y maestra en Macon, Georgia, Estados Unidos. Es también una bloguera pro vida.