Saturday, June 20, 2015


Mi madre biológica fue violada, pero Dios tenía un plan para nuestras vidas.
 por Sherry Hensley.




Hace seis años, en un viaje que realicé para visitar a mis padres, tuve el privilegio de  conocer a una mujer a la que he llegado a admirar por su amor desinteresado, su fuerza, y su acto de valentía en medio de la adversidad : mi madre biológica.

Siempre supe que era adoptada. Mis padres no lo mantuvieron en secreto y me amaban sin importarles si yo había nacido en la familia o era adoptada.  Mis padres me decían  que cuando cumpliera 18 años, si quiería podía buscar a mis padres biológicos y que me ayudarían a hacerlo.

Durante muchos años, he tenido problemas de salud y tenía un montón de preguntas que los adoptados solemos hacemos.  Mi adopción fue "cerrada", pero en enero de 2008, decidí pedir información.

Finalmente,  llegó el día en que  recibí el sobre por correo. Estaba nerviosa y emocionada, todo al mismo tiempo.  Esperé hasta que mi marido llegara a casa del trabajo para abrirlo.  Esa tarde, en enero de 2008, abrí el sobre, y lo leímos juntos.  Estaba sorprendida de lo que leía.  Al leer que mi madre biológica enseñaba a niños con parálisis cerebral, ¡me sentí tan orgullosa de ella!

El paquete no tenía mucha información acerca de mi padre biológico excepto que en una de las páginas en letras grandes decía: " Presunto Padre". Ahí fue cuando tuve la sensación de que algo malo suceddía.

Después de que mi marido y yo terminamos de leer la información, él me dijo que quería que conociéramos más a mi madre biológica, animándome a buscarla.  Llamé a mis padres, y les dije que iba a continuar la búsqueda de mi madre biológica.

Escribí  una declaración de búsqueda de mi madre biológica sin ningún nombre y se lo envié por correo electrónico a mi asistente social.  Pasaron varios días que  más  parecían  años.  Seguía rezando para que Dios me ayudara porque quería saber quién era ella para poder darle las gracias por haber elegido la vida.

Finalmente, llegó el día en que recibí una llamada telefónica de mi asistente social.  Ella dijo que había hablado con mi madre biológica, y que  quería contactar conmigo!  La asistente social me dijo que antes de que pudiera darme toda la información, mi madre biológica quería que yo supiera la verdad: mi madre biológica había sido violada.

El día en que me enteré de que fui concebida en una violación, decidí no disgustarme o amargarme e intentar amar a mi padre biológico. ¿Por qué elegí amar a mi padre biológico, que es un violador?  Porque Jesucristo murió en la cruz por mis pecados, así como los pecados de mi padre biológico.  Decidí amarlo a través del amor de Jesucristo.  Ese día, Dios también me dio un corazón lleno de tanto amor y compasión por mi madre biológica por lo que ella había soportado.

Habían pasado varias semanas tras  la violación de mi madre biológica  y ella descubrió que estaba embarazada.  Cuando se lo dijo a su madre, no  estuvo nada  contenta y le dio un plazo de tres semanas para salir de casa.  Su padre había fallecido en 1967, y no había nadie más para protegerla y defenderla.

Entonces, se fue a vivir a un hogar para madres solteras, y fue allí donde mi madre biológica comenzó su proceso de sanación.  Ella se preguntó: ¿qué voy a hacer con este bebé? Mi madre biológica tenía que tomar una decisión.  No tenía trabajo, ni un lugar estable para vivir, no estaba casada, y no tenía apoyo de la familia.  Mi padre biológico, por supuesto, no estaba.  De hecho, ella ni siquiera sabía el nombre de mi padre biológico.

Su tía tuvo una idea: podría intentar que le practicaran un aborto ilegal con un médico en Michigan (esto fue antes de Roe V. Wade)

Sin embargo, mi madre biológica sabía que había una vida que creciendo dentro de su vientre --Vida dada por Dios y un don de Dios.  Mi madre biológica, dice que su versículo favorito es Jeremías 29:11: " “Porque yo sé los planes que tengo para vosotros” —declara el Señor— “planes de bienestar y no de calamidad, para daros un futuro y una esperanza". Ella no quería perturbar los planes que Dios tenía para la pequeña vida que estaba creciendo dentro de ella. Cuando decidió darme en adopción, su única solicitud a la asistente social fue que su bebé fuera puesta en un hogar fuertemente cristiano.

Cuando nací, mi madre biológica tuvo algunas complicaciones.  Las dos nos quedamos en el hospital durante una semana hasta que ella fue dada de alta y yo fui entregada a mi familia de acogida.  Dios bendijo a mi madre biológica con una semana para amar, cuidar y mantener a su bebé que ella había bautizado Rebecca Ann.  Mi madre biológica y yo fuimos dadas de alta del hospital el mismo día, y ella dijo que ahí me dejó en las manos de Dios.

Cuando me puse en contacto con mi madre biológica, ella me dijo: "Yo siempre te he amado, y tu fuiste el comienzo de mi proceso de sanación".  También me dijo algo de lo que mucha gente no se da cuenta - que un bebé concebido en una violación se convierte en un fuerte impulso de sanación. ¿Por qué? Porque de algo horrible y traumático sale un ser humano precioso, y el Dador de la Vida da sanación al que sufrió.

El día que mi asistente social me informó que mi madre biológica quería conocerme, una sensación de plenitud se apoderó de mí, y brotó en mí el gran amor que siento por ella.

La noche del 5 de febrero envié a mi madre biológica un correo electrónico.  Por la mañana, revisé mi bandeja de entrada y con emoción vi que tenía un correo de ella, que incluía una foto de ella y su familia.  Tengo un medio-hermano y una hermanastra.  Intercambiamos más correos, y yo la llamé y conversamos un poco.  Fue un alivio saber que pensábamos lo mismo.  Ella dijo: "Ok, tenemos que ponernos de acuerdo sobre cuándo podemos vernos".  ¡Mis padres y mi marido me conocen bien, y esa es exactamente la forma en que yo lo hubiera dicho!  Así que nos pusimos de acuerdo, y fijamos el día para el 21 y 22 mayo de 2008, ya que yo pensaba estar en casa para pasar un tiempo con mis padres en las vacaciones.

Después de casi 35 años, finalmente llegó el día que mi mamá, mi papá, mi marido y yo pudimos conocer a mi madre biológica y a mi medio hermano.  Nos juntamos con ellos en el hotel donde nos alojábamos, nos sentamos a conversar al lado de la la piscina, y luego tuvimos a una agradable cena.  Mi madre biológica le pidió a mi medio hermano que bendijera la mesa. Él rezó y también agradeció a Dios por la reunión de su madre y su hija. Yo casi lloré de la inmensa alegría que sentí en ese momento.

Después de la cena, fuimos a su casa, y vi fotos de ella cuando era más joven, y ¡me parecía tanto a ella!  Fue surrealista.  La genética es salvaje.

Al día siguiente fue maravilloso también, pasé la tarde con ella, recorriendo su ciudad natal, mirando más fotos.  Ella me regaló una foto, así como una copia del árbol genealógico de la familia, que es como tener un tesoro!  Me sentí muy afortunada de poder pasar tiempo con ella de esa manera.  Le dije que me parecía que había ncontrado a una hermana mayor.  Mi madre biológica es alguien de quien puedo aprender y la llamo " amiga especial".  No podría sentirme más satisfecha.

Sí, mi tía abuela biológica quería que me abortaran, pero mi madre biológica eligió la vida, y yo fui protegida por la ley de un aborto ilegal.  Dios fue fiel a la oración de mi madre biológica y me crié en un maravilloso hogar cristiano donde se enseñaba la fe, y era real.

Dios ha sido tan bueno conmigo, y Él me ha bendecido sin medida con unos padres increíbles, un hermano que también es adoptado, un marido cariñoso al que adoro, amigos maravillosos y una familia de iglesia muy unida.  Fui concebida en una violación, pero soy amada.

Sherry Hensley es oradora pro vida de Maryland , concebida en una violación, salvada de un aborto ilegal, y bloguera en Salvar el 1, donde se publicó esta columna. Está casada con un pastor evangélico y le encanta compartir su fe e inspirar a otros.  Su sitio web es www.thevalueoflife.net


No comments:

Post a Comment