Tuesday, June 30, 2015

Lo que el movimiento pro-vida puede aprender de la víctima de violación grupal que rechazó el aborto.
por Rebecca Kiessling 




17 de junio de 2015 (LifeSiteNews) –A una sobreviviente de una violación en grupo con siete meses de embarazo se le ha negado un aborto tardío por el alto tribunal de Gujurat en la India.  Amnistía Internacional y la Federación Internacional de Planificación Familiar utilizan regularmente este tipo de historias para exigir la legalización del aborto durante los nueve meses de embarazo - no sólo en casos de violación, si no que por cualquier motivo.  La violación es sólo la palanca para abrir de par en par la puerta al aborto.
Pero ¿qué pasaría si se supiera el resto de la historia? ¿Qué pasaría si en estas historias hubiera más de lo que se informa inicialmente?
El trato hacia esta sobreviviente de violación embarazada en particular es uno de los peores sobre los que he leído o escuchado.  Pero en su brutalidad, demuestra que el aborto no es la respuesta, necesitamos un cambio cultural global sobre cómo se trata a embarazadas víctimas de violación, y cómo un niño concebido en violación debe ser bienvenido y aceptado.
De acuerdo a la petición de aborto, la mujer de 24 años casada, originaria de Botad, India, es la madre de otros dos hijos.  Alega que, después de una brutal violación en grupo, su marido la abandonó y quería que abortara a su hijo de 28 semanas a cualquier precio.  Sin embargo, dos meses más tarde, lista para dar a luz, su marido ha decidido permanecer a su lado.  Su familia política la ha rechazado, y porque su marido está junto a ella, en el presente él también es marginado de su propia familia.  Ella ahora dice que una parte de ella siempre quiso quedarse con su hijo.
Al igual que con la mayoría de las sobrevivientes de violación embarazadas, ella desde un principio no quería abortar, pero estaba bajo la presión de personas cercanas a ella - y en este caso, de entre 100 y 200 miembros de su comunidad, quienes determinarán su destino.
Su comunidad está exigiendo que pase por un "ritual de purificación", una prueba con un "tántrico" - una especie de sumo sacerdote conocido por practicar magia negra.  Los Tántricos han actuado como administradores mucho antes de que se establecieran tribunales y la policía.
La prueba ritual tántrica implica una interrogación de la víctima de violación, y luego probar su veracidad "tomando una pizca de semillas de cebada de una bolsa y pidiéndole que diga si el número de semillas en su mano es un número par o impar".  Ella es sometida reiteradamente a este proceso, incluso con una piedra de 10 kilos en su cabeza, que debe permanecer en su lugar hasta que el tántrico esté satisfecho respecto a que ella está diciendo la verdad.
Según informes, este ritual puede tardar meses en completarse, bajo la creencia de que una diosa revelará la verdad.  Si, al final, la víctima de violación pasa la prueba, entonces nadie puede desterrarla o condenarla; si no, ella es considerada "impura", y está condenada al ostracismo de la comunidad, junto con sus parientes lejanos.
Sus propios padres están apoyando esta prueba de purificación por temor a lo que va a pasar con ellos y sus otros dos hijos solteros una vez que ella dé a luz a este hijo concebido en una violación. Si el tántrico no la absuelve, a sus hermanos nunca se les dará el permiso para casarse.
Ella no sólo tiene que soportar este agotador proceso dentro de su comunidad, también está buscando la ayuda del Ministro Jefe de la agencia de orden público porque dice que la policía local está protegiendo a su violador principal, quien la mantuvo cautiva durante 250 días, ocho meses, porque es rico e influyente.  Hasta el momento, no ha sido capaz de obtener justicia a través de la aplicación de ley.  Él no sólo no ha sido detenido, además ella y su madre recibieron amenazas de su guardaespaldas.  Al negar el aborto a mediados de abril, el juez del Tribunal Superior concedió también a ella y a su familia protección policial.
A pesar de estos contratiempos, el Tribunal ha nombrado a un "Recaudador" para "asegurar que se proporcionen servicios médicos adecuados", que "el niño sea dado a luz de manera segura", y "deberá velar también porque después del parto, el niño sea bien atendido y no sea abandonado de cualquier manera.  Si es necesario, el Recaudador puede hacer uso de los servicios de cualquier ONG o cualquier otra organización social del gobierno".
El lenguaje de la Corte es alentador, pero la India tiene un lamentable historial respecto a la obtención de justicia para víctimas de violación.
Este febrero, mientras que la víctima en esta historia estaba en cautiverio, el Tribunal Supremo de la India provocó indignación internacional cuando se determinó que no existe la violación dentro del matrimonio en la India - una nación donde las hijas se venden al mejor postor, porque el pago de dote sigue siendo realizado y los matrimonios son comúnmente arreglados.
Al oír esto, su violador obtuvo de ella su huella digital en un notario, y usó a un tántrico para que la pronunciara casada con el violador.  Ninguno de los involucrados - desde el notario, el tántrico hasta los múltiples violadores - han sido arrestados ni buscados o identificados por la policía local.
Sin embargo, mientras que el violador y sus cómplices están libres, muchos podrían argumentar que el niño inocente debería ser castigado siendo condenado a muerte.  La legislación pertinente en la India es la Ley de Interrupción Médica del Embarazo, que no permite el aborto más allá de 20 semanas con el argumento de que los abortos tardíos son peligrosos para la salud de la mujer.
El Juez del Tribunal Superior, Gujurat JB Pardiwala, citó el hecho de que su vida estaría en peligro con un aborto a las 28-semanas.  "Un niño en el vientre de una mujer como consecuencia de concebir a través de un acto de violación no sólo es extremadamente traumático para ella, si no que también es humillante, aterrador y psicológicamente devastador y como ser humano, más particularmente en la sociedad india, ella se convierte en objeto de desprecio y ostracismo.  Esto es muy lamentable ", dijo el juez.
Pero este juez reconoce que el aborto no es la respuesta, y tomó las medidas necesarias para proveer atención sanitaria fiable para ella, y que el niño sea alimentado y protegido.  Esa es la solución.
¿Se imagina si en lugar de promulgar leyes con excepciones en casos de violación, los legisladores estadounidenses aprobaran leyes que proveen asistencia médica especial para el alumbramiento de los niños concebidos en una violación, y el nombramiento de una persona como el "Recaudador" en la India, quien se aseguraría de que estos niños y sus madres estén debidamente atendidos y no condenados al ostracismo o al abandono?  Esa es la respuesta.
Sancionar a los violadores, no a los bebés y sus madres víctimas de violación.  Proteger a los bebés y sus madres - no a los violadores. ¿Es tan difícil de entender?

Rebecca Kiessling es abogada y oradora internacional pro vida, concebida en una violación.  Ella es la fundadora y presidenta de Save The 1 y co-fundador de Esperanza Después Concepción por Violación.

No comments:

Post a Comment