Monday, May 9, 2016

Holli tenía solo 18 años

Por Darlene Pawlik
The Darling Princess

¡Asesina al bebé!

Holli tenía sólo 18 años. Ella había sido violada por el marido de su madre. ¿La solución al problema? Matar al niño, por supuesto. Cuando ella se quedó embarazada tuvo la posibilidad de denunciar las dolorosas violaciones, si se le hubiese permitido vivir... Holli era violada asiduamente, se contagió de enfermedades de transmisión sexual más todo el trauma que conlleva tener una madre que no te protege. Entonces, al quedar embarazada, decidieron que lo mejor era asesinar al bebé. El bebé oculto en el seno de Holli la podría haber salvado de sufrir más abusos ya que ese pequeño traía en su DNI toda la evidencia de que Holli estaba embarazada del marido de su madre. Holli no pudo hacerlo. También la asesinaron a ella. En lo que debió de ser una escena aterradora, mataron a Holli y a su hijo. Le quitaron el útero. Tal vez pensaron que, de este modo, destruirían la prueba del delito. La vida de Holli es manifiesto de una sociedad en declive. Cuando una niña queda embarazada tras ser violada, mucha gente piensa lo mismo: acaba con el bebé. Matar al bebé no" desviola" a la mujer. No hace desaparecer la violación ni, aún menos, su trauma. En otro reciente artículo, una mujer relata que sueña que ha quedado embarazada tras sufrir una violación. Su sueño, es mi pesadilla. Ella había leído acerca de una niña, embaraza tras una violación y decidieron que debían matar al niño. Otra vez, aparece el mismo tema. ¿De dónde viene? ¿ Crees, de veras, que abriendo su útero y extrayendo al niño la estás ayudando?¿eres incapaz de ver que ésta es otra forma de violación? A Holli, su hijo la podría haber salvado. Si las autoridades la hubiesen protegido. En lugar de eso, cuando ella lo denunció, la mandaron de vuelta a su casa para que sufriera más abusos. La historia de Holli me hiere profundamente. Salvando a mi hijo, salvé mi vida. Tenía 18 años, era una esclava sexual tras años de prostitución. Sufrí depravaciones muy graves. Días sin comida, incapaz de dormir, falta de calzado y ropa pero todo esto era poco comparado con las horribles violaciones y la vergüenza. Holli tenía un hijo. Estaba de 13 semanas. Su bebé tenía ya las mismas partes que tú o yo. Todo lo necesario para vivir, exceptuando tiempo. En sólo 6 meses, habría dado a luz. El embarazo es temporal, la muerte es permanente. Una violación es horrible pero, por favor, no maten al niño. Mujeres como yo nos hemos recuperado del abuso sexual. No somos culpables de que hayan abusado de nosotras. Y los bebés concebidos en una violación tampoco lo son. Ellos son unas segundas víctimas. Nosotros somos los supervivientes y ellos, los criminales. Yo jamás tendré que sentirme culpable por no haber respetado los derechos de mi hijo. Mi hija hoy ya es mayor y ella y yo somos muy buenas amigas. Sé que yo no estaría hoy aquí si no fuera por ella. Yo no tenía ninguna razón para vivir y ella me la dió. La próxima vez que oigas que una muchacha ha concebido un hijo tras una violación, por favor, no exclames:" ¡Mata al bebé!". Ella necesita ayuda de verdad. Meses o incluso años de consejos y ayuda y opciones para salir adelante con su hijo. Sé su ayuda. Da donaciones a centros de embarazo y maternidad. Aboga por ellos. Abrázala. La vida es un viaje. Te la has encontrado en tu camino. Nuestra cultura es cruel con mucha frecuencia. Ocurre todos los días. ¡Sé su ayuda!



Darlene Pawlik es Vice presidenta de Salvar El 1. Fue concebida en una violación y también fue madre después de haber sido abusada sexualmente. Tiene su propio blog en el que ayuda a mujeres que han pasado por una misma situación.

No comments:

Post a Comment