Monday, February 15, 2016

Tuve un aborto espontáneo después de haber sido violada. La verdad, es que echo de menos a ese bebé


por Becky Dunlap





















Mi historia, para Su gloria  Por favor, ten en cuenta que hay cosas que nunca he contado antes.  Dios me está dando la voz y la fuerza para contar más mientras Él me ayuda a asimilar las partes que he mantenido ocultas.  Es cierto que Dios nos hace libres.
A los 13 años tenía una amiga que, para mí, era la mejor. Ella y yo hacíamos todo juntas y juntas íbamos a todas partes.  Nuestras vidas más o menos giraban en torno a nuestra amistad y nuestro grupo de amigos.  Éramos inseparables.  Si yo no estaba en su casa, ella estaba en la mía.  Su madre tuvo a su hermanito cuando estábamos en séptimo grado y prácticamente "criamos" a ese bebé.  Siempre me han encantado los bebés, incluso cuando era muy niña.  Recuerdo cuando lo conocí en el hospital el día de su nacimiento,  sus deditos de los pies y sus piernas arrugadas eran tan preciosos...
El verano antes del octavo grado, mi amiga se fue durante un mes a estar con su padre en otro estado.  Una noche cuidaba a su hermano pequeño y otro hermano chico para que su mamá y su conviviente pudieran salir.  Alrededor de la medianoche, empecé a preocuparme.  No me gustaba la oscuridad, y teniendo sólo 13 años, era ya demasiado tarde para seguir haciendo de niñera.  Su familia era muy pobre también, así que vivían en un viejo remolque que tenía ratones.  Empecé a contar los minutos que quedaban para que regresaran.
Finalmente, volvieron y el novio de la mamá de mi amiga dijo que me llevaba a casa. Yo vivía sobre una colina fuera del pueblo.  Cuando llegamos, aceleró y pasó por delante de mi casa.  Le dije que se había pasado mi casa y me dijo que me callara.  Me puse a gritar, sin tener idea de dónde íbamos.  Condujo por caminos con curvas, por lo que me pareció mucho tiempo.  Estaba tan oscuro afuera que yo estaba aterrorizada.  Se salió de la carretera y se detuvo en un estacionamiento cerrado.  Estaba rodeado de árboles y arbustos.  Yo tenía cierta idea de nuestra ubicación por los caminos con curvas, pero estaba lejos de casa y muy desorientada.  Empezó a tirar y tirar de mi ropa tratando de desnudarme.  Cuanto más me resistía más fuerza usaba.
Todavía recuerdo cada detalle. En ese momento, no estaba segura de si iba a salir viva de ahí o no. Lloré desconsoladamente y le supliqué una y otra vez que por favor me llevara a casa, repitiendo que no quería tener relaciones sexuales con él y que sólo quería volver a casa. Me dijo que me callara, que nadie podía oírme y que nadie me encontraría allí.  Recuerdo que miré los alrededores, queriendo salir del coche, pero estaba muy asustada.  Él era violento y yo estaba muerta de miedo.
Cuando terminó de violarme, me llevó a casa y en el camino de vuelta me dijo que no se lo contara a nadie y, que si lo hacía, se vengaría.  Me dejó en casa, me fui a la habitación de mis padres, asomé la cabeza por la puerta y dije: "Estoy en casa".  Luego me fui a mi habitación, escondí la ropa en un cajón, y me fui a la cama.
No se lo dije a mis padres, ni a nadie, excepto a mi mejor amiga - que luego se lo contó a su mamá.  Cada vez que sonaba el teléfono me daba miedo que fuera la madre de mi amiga, que se lo quería explicar a mis padres.  Ella me animaba a que se lo contase. Esperé 3 meses antes de explicar nada.  Era verano y pasábamos mucho tiempo con mi familia afuera en el lago, subiendo en bote, practicando esquí acuático, haciendo tubing y todos se divertían mucho.  Pensé que si les contaba algo de aquella noche terrible, arruinaría nuestra diversión y sería la ruina de mi familia.
Un par de semanas después de haber sido violada, estaba con atraso de mi regla. Me preocupaba que pudiera estar embarazada, pero no quería decírselo a mis padres porque sabía que se molestarían.  Un mes más tarde, todavía no me llegaba el período.
Fuimos con mi familia a Pensilvania a visitar a mis abuelos y parientes.  Mi amiga Crystal vino conmigo.  Cabalgamos en mi pony (con el que mis abuelos se quedaron cuando nos mudamos cuando yo tenía 10 años).  Más tarde ese día, empecé a tener dolores de estómago y empecé a sangrar.  Le dije a mi mamá y a mi amiga que me había llegado el período, pero por dentro estaba aterrorizada - aterrorizada de que estuviera abortando.  Todavía no estaba segura de que estuviera embarazada ya que no me había hecho una prueba de embarazo para confirmarlo.  Pensé que probablemente lo estaba ya que sabía cuando debería haberme llegado el periodo y sabía lo suficiente como para entender que podía quedar embarazada de la violación de él.  Sangrando y con un dolor terrible - no como un período normal, pensé que me había causado un aborto involuntario por haber andado en el pony.  Durante la noche y día siguiente, yo seguía teniendo dolores de estómago y eché grandes coágulos de sangre. A los 13 años, no estaba segura de si me estaba bajando el periodo  o si  estaba teniendo un aborto involuntario.  Después de ese día, el dolor disminuyó y seguí sangrando durante 14 días seguidos.  Nunca se lo dije a nadie.  De verdad no entendía lo que me había pasado, pero pensé que era mi culpa.
El primer día de clases de ese año, conocimos a todos nuestros maestros.  Ese día supe que mi profesora de inglés era alguien en quien podría confiar.  Ella era una hermosa mujer, fuerte, dulce y tierna, y dijo las palabras que yo necesitaba oír.  Se puso de pie delante de la clase y nos dijo que si alguno de nosotros tenía un problema, si teníamos algo terrible que necesitábamos decirle a alguien, entonces ella nos escucharía y ayudaría.
Me sentí enferma ese día de los nervios, al saber que algún día podría ser capaz de contar mi secreto.  A un mes de haber empezado el curso, mi profesora de inglés nos dio como tarea escribir un texto sobre tres deseos.  Siendo yo dulce y tierna (realmente sentía compasión hacia las personas,) escribí acerca de cómo:  1 - Desearía que todos en el mundo se salvaran, 2 - que nunca más hubiera guerra en el mundo, y 3 que "eso" nunca me hubiera pasado.  En aquel tiempo ni siquiera sabía que lo que me había sucedido se llamaba "violación".  Yo sólo sabía que me obligó a tener relaciones sexuales y que no era correcto.  Cuando escribí sobre ese tercer deseo, mi letra se volvió tan mala que era difícil de leer, y recuerdo estar tensa y nerviosa porque finalmente estaba revelando el terrible secreto.
La espera hasta que mi profesora leyera y calificara nuestras tareas fue difícil.  Le preguntaba constantemente si lo había leído.  Finalmente, un día le entregué un papel doblado que decía "Necesito hablar con usted en algún momento".  Ella me llamó al salón ese día y ahí le conté todo.  Fue encantadora conmigo.  Ella lloró, me tomó la mano, escuchó, y me hizo preguntas.  Me convenció de que tenía que decírselo a mis padres.  Asentí y  ella llamó a mi mamá y papá desde la escuela.
Mi padre tenía una cita con el dentista así que no pudo venir y mi mamá sí vino a la escuela.  Mi profesora se lo contó, y luego mi mamá y yo fuimos a casa y le contamos a mi papá.  Mis padres tenían el corazón roto.  Rápidamente presentaron cargos.  Más tarde, esa confesión a mi profesora de inglés se convirtió en parte de la evidencia para el juicio.  Una vez que el hombre fue arrestado y llevado a la cárcel, la chica que era mi mejor amiga se enojó mucho conmigo.  Hizo circular rumores horribles sobre mí en la escuela, mintiendo y poniéndome motes.  Además de lo que me había pasado, me dolía mucho perder a mi mejor amiga.
Al año siguiente fue la continuación de la pesadilla.  En el momento en que realmente comenzó el proceso judicial (había habido algunos retrasos con nuestro abogado que estaba trabajando en un caso de asesinato por lo que el juicio se pospuso un par de veces), había pasado nueve meses desde la violación.  Recuerdo que miré al hombre en la sala del tribunal y en realidad sentí pena por él.  Yo tenía a mi familia, pero él estaba tan solo y pensé en lo perdido que estaba, lo increíblemente perdido que tenía que haber estado para hacerle algo tan horrible a una niña de 13 años.
El día del juicio, terminó aceptando un acuerdo con el fiscal.  Habló con el juez para explicar lo que me hizo, pero luego comenzó a mentir diciendo que pensaba que yo tenía 16.  El juez se enojó, lo detuvo y le dijo que necesitaba hablar con su abogado de nuevo y que aclarase su historia.  Se tomaron, pues, un descanso, volvió a salir, y entonces reconoció lo que me hizo.  Los cargos originales habían sido por sodomía y violación de una menor de edad en primer grado, y el acuerdo con el fiscal fue de hasta dos años por un cargo reducido de abuso sexual.  Finalmente permaneció menos de 8 meses en la cárcel.  Recuerdo que me sentía realmente fatal y estaba enferma y asustada cuando me topaba con él en una tienda del pueblo. Mientras, mi padre estaba absolutamente furioso.  Mirando hacia atrás, entiendo que los fiscales querían evitarme el trauma de un juicio, pero creo que un juicio habría sido mejor que saber que él estaba libre en mi comunidad.  Yo sabía que había violado a una chica de 18 años antes.  En vez de quedarse ahí para testificar en el juicio, su familia decidió hacer las maletas y salir del pueblo ese mismo día, por lo que el fiscal perdió un testigo clave.
A partir del décimo grado, empecé a ir a terapia.  Como durante años no dormía bien, me gustaba leer mi Biblia y escribirle a Dios hasta altas horas de la noche.  Dios me fue fiel y lo sentía muy cerca.  Tuve esta conexión con Él a causa de mi profundo dolor.  A veces, sentía como si pudiera extender la mano y tocarlo, otras noches le rogaba a Jesús para que simplemente viniera en persona a abrazarme.  Una noche, mientras clamaba a Dios en un pequeño embalse cerca de mi casa (yo iba allí a menudo por la noche para orar y hablar con Dios), Dios me mostró una visión de Jesús en la cruz.  Pude ver su dolor y  sacrificio, y por primera vez, sentí profunda tristeza de que mi pecado se hubiera clavado ahí.  Dios me habló y me recordó que Él también murió por ese hombre que me había violado.  Esa noche, Él me ayudó a perdonar completamente a mi agresor.
Durante el tiempo que estuve en terapia, finalmente pude contar a mi terapeuta  la posibilidad de haber quedado embarazada por la violación y del aborto espontáneo.  También se lo conté a uno de los líderes de jóvenes de la iglesia, pero su respuesta fue muy dolorosa para mí.  Ella dijo: "Becky no hubieras querido un bebé con ese hombre, habría sido un recordatorio constante de ese monstruo.  Dios se encargó de eso por ti".  Sus palabras hirieron profundamente mi alma, porque yo adoraba a los bebés.  Dios me había hecho para anhelar y esperar convertirme en madre desde que era muy niña, así que no podía aceptar que fuera verdad que Dios había creado un niño, para luego llevárselo sólo porque yo había sido violada.  Después de ser herida por esas palabras, me prometí que nunca le contaría a nadie  ese posible aborto involuntario, pensando que nadie más podría entenderlo.  Años más tarde y ya  madre de varios hijos, finalmente hablé con mi matrona y amiga sobre lo que había pasado - los períodos que no llegaron, el dolor, los coágulos de sangre y el sangrado prolongado.  Me confirmó que lo que había pasado seguramente había sido un aborto involuntario.
En los años que siguieron, he encontrado sanación y una esperanza que sólo podría haber venido de Jesús.  El tiempo ayuda, pero el tiempo no sana realmente - sólo la obra de Jesús en nosotros, con el tiempo puede curar nuestras heridas.  Jesús ha sido un consuelo para mí en los momentos de dolor; fortaleza, cuando he sido demasiado débil para continuar; luz cuando todo lo que veía era oscuridad; paz cuando tengo miedo; paciencia cuando intento caminar sola.  Sinceramente, no creo que pudiera haber caminado por ese valle de sombra de muerte sin Dios ahí para tomar mi mano, para decirme que podía seguir, y que me mostrara el camino.
En los últimos dos meses, Dios ha puesto su dedo sobre el aborto involuntario de nuevo.  Con todo el escándalo emergente de Planned Parenthood, Dios me ha mostrado que Él quiere sanarme profundamente y sobre todo en lo relacionado con el aborto involuntario.  A los 38 años de edad, después de 25 años, finalmente estoy aceptando la pérdida y el dolor que nunca me permití sentir.  Estoy permitiéndome vivir el luto que no pude llorar en aquel entonces. Pueda la gente comprenderlo o no, la verdad es que echo de menos a ese niño.  Quiero ser la voz de ese bebé, sobre todo después de mantener esto oculto durante todos estos años.  Aunque hoy estoy en casa con mis 6 hermosos hijos, no existe un niño que pueda sustituir a otro.  Así que todavía anhelo y deseo tener conmigo ese niño que nunca llegué a abrazar.


BIO: Becky Dunlap, esposa hace 17 años, madre de 6 niños y ama de casa.  Su blog es www.the8dunlap.blogspot.com, y es blogger para Save The 1.
 

1 comment:

  1. Creoq ue todas las muejres que pasan por esta situacion y desean cotinuar con su embarazo deben de acudir a atencion ginecologica, pues sin dudas el embarazo es de riesgos por como me imagno que se encuentra la mujer en eso momento.
    http://www.medicacenterfem.com/embarazo/como-saber-si-estoy-embarazada/

    ReplyDelete