Saturday, October 17, 2020

Voy a contar brevemente lo que yo viví a la edad de 14 años.

  

 

Fui hija única, de padres ya mayores. Mi madre me tuvo casi con 40 años y mi papá igual. Mi mamá era muy sobreprotectora y mi papá siempre estaba ausente. 

Cuando tenía 12 años, ambos pusieron un negocio al cual se dedicaron al 100% y optaron por dejarme siempre sola en casa. Yo siempre fui muy tranquila y sumisa por la crianza que me dió mi madre.

Tenía un sobrepeso moderado, así que con tanto tiempo libre me inscribí en un gimnasio. Mis papás accedieron y ahí conocí a un chico "banda" de 17 años con un pasado de drogas, cárcel, abusos, abandono en su hogar y ahora entrenaba box por su incapacidad de controlar su ira. Algo totalmente desconocido para mí y que se me hacía a su vez atractivo ya que él era muy carismático y simpático.

Un día me invitó a salir y yo, con baja autoestima y ávida de atención, acepté. Todo el mundo me decía que tuviera cuidado con él porque era muy agresivo, pero yo tontamente les decía que no, que conmigo no.

Ese día salimos y me llevó a un lugar feo...yo jamás había salido con un chico y no sabía absolutamente nada de cómo comportarme, qué decir o qué hacer o que NO hacer. Mi mamá nunca me habló de nada de eso...fuimos como a un parque obscuro y descuidado...feo y ahí me besó de manera tosca y que no me gustó, pero pensé que así era eso. Luego me acompaño a mi casa. Yo incómoda y triste ya que eso no era como yo pensaba...

Después de aquella experiencia, me le escondía, pero un día nos volvimos a encontrar y me dijo que, por favor, saliéramos otra vez y yo acepté porque no sabía cómo decirle que no.

Nos vimos en una plaza y me dijo que me iba a llevar a un lugar increíble y que de ahí me iba a presentar a su familia.

 Caminamos y caminamos hasta llegar a unas calles oscuras y sin gente. Yo le dije que mejor regresáramos y se molestó porque no confiaba en él.  Y bueno, seguimos hasta llegar a un lugar despoblado y totalmente oscuro, un campo de cultivo donde me empezó a tocar de una manera muy fea y yo le decía que no quería y mejor nos regresáramos. Obviamente, no quiso y me tiró a la tierra...yo solita fui al matadero...fue horrible, doloroso, humillante...Terminó todo y me sentía la mujer más sucia del mundo. Él solamente me dijo que así era eso...

 Llegué a mi casa, me bañé y me empecé a aislar hasta que, meses después, mi mamá se dió cuenta que mi periodo no venía. Jamás en mi mente pasó la idea de no tener a mi hija. El tipo me acosó muchos meses, me buscaba, me seguía. Fue terrible cuando mís papás supieron que estaba embarazada, pero decidí tenerla.

 Mis papás lloraron mucho, mucho pero después de meses muy difíciles, de no comer, no dormir y llorar todos los días mi hija nació y empezó un proceso también difícil, pero del cual no me arrepiento.  Mis papás la amaron desde el primer día, llegó a dar alegría después de meses de dolor y llanto. Ahora ella es una señorita de 28 años alegre y con un futuro muy prometedor.

 ¿Fue fácil? NO

Sobre todo, porque la gente te califica de muchachita "caliente", porque no saben todo el trasfondo de un embarazo en la adolescencia. Mi familia me juzgo, me dió la espalda, me criticó, pero ni modo, el tiempo y los actos ponen en su lugar a todos.

Espero de corazón que mi relato sirva a alguien que esté atravesando una situación como la mía. El aborto nunca es la solución.

 N. es mexicana y prefiere mantenerse en el anonimato.

Sunday, August 30, 2020

No quiero el aborto, ni legal ni clandestino. Mi testimonio.

 

Milagros Pedretti, Argentina

Hace 2 años hablé por primera y única vez con mi mamá biológica. Una mujer que vivió en la pobreza, que sigue siendo muy humilde. Una mujer reiteradamente abusada, no solo por mi padre. Una nena, de 13 años cuando le tocó parirme. Soy hija de una "niña-madre".



Soy hija de una madre abusada. Soy hija de un padre abusador. Nieta de un abuelo abusador. Nieta de una abuela alcohólica y maltratadora. Soy todo eso, pero no soy abusadora, ni alcohólica, ni maltratadora.

 

Soy Milagros… Soy hija; soy madre; soy esposa; soy hermana; soy sobrina; soy prima; soy madrina; soy ahijada; soy tía; soy amiga; soy compañera; soy profesora de Educación Física; soy huertera; soy cocinera; soy música; soy montañista… Soy porque alguien veló por mí y me dieron la oportunidad de vivir.

 

Aquel día en que hablamos, mi madre biológica sólo pedía perdón. Un perdón que tuvo guardado durante 38 años.

 

¡Perdón, perdón, perdón! Perdón hasta el llanto. Hasta quebrarse su voz.

 

Pero, ¿por qué me pedís perdón? “Tengo que estar agradecida contigo, que me diste la oportunidad de tener una hermosa y digna vida”, le dije yo.

 


Su perdón dejaba de lado su edad de ese momento, dejaba de lado su pobreza y los abusos de mi padre. Nada de eso la detuvo para pedir perdón.

 

Perdón, ni si quiera por algo que había hecho.

 

Pedía perdón por haber tenido “la idea de abortarme”.

 

“Yo quise lastimarte, quise hacerte cosas malas, yo quise matarte”, me decía entre sollozos.

 

Imagínense, vivir 38 años con una carga de dolor tan grande; que olvidó la pobreza, el abuso y la edad en la que le tocó vivirlo…

 

Ella misma me dijo: gracias a una señora llamada Silvia, hoy puedo pedirte perdón. Silvia me ayudó. Y yo nunca dejé de amarte.

 

Silvia, ayudó a mi mamá a tomar otra decisión que no fuera la de matarme. Y así fue que nací y luego me dieron en adopción. Ése es otro capítulo, que no es necesario contar y les aseguro que tengo hermosos padres y hermanos.

 

Deseo que “muchas Silvias”, podamos apreciar tanto la VIDA, más que a la pobreza, a los abusos y a las miserias del mundo. Deseo que nadie más tenga que cargar por años, el peso de la idea o el accionar de matar a un inocente. Deseo que a ninguna mujer le toque lo que le tocó a mi mamá…Pero si así fuese; que “Las Silvias” estemos ahí para ayudar.

 

El aborto no mete al violador, ni al abusador preso. El aborto no practica la igualdad de género. El aborto no es inclusivo. No soluciona la pobreza.

 

El aborto jamás te va a liberar. Y aunque nos maten y nos descarten, ya dejamos huella. Ningún abuso, ningún golpe, ninguna pobreza me hizo menos persona.  Soy y somos personas, igual que vosotros. Y doy gracias a Dios porque puedo compartir mi vida con vosotros.

 

TE PERDONO MAMÁ Y TE AGRADEZCO QUE ME HAYAS DEJADO VIVIR.

Nota: Milagros Pedretti está casada y es madre de cuatro hijos y está esperando a su quinto que será una niña. Vive en San Carlos de Bariloche, Argentina. Escribió su testimonio el día de su 39º cumpleaños para celebrar la vida, su vida, y hacer que su historia pueda ayudar a otras personas que se encuentren en una situación parecida. Con esta breve reflexión personal quiere sumar una nueva aportación en defensa de la vida.

 

 

 

 

Saturday, August 22, 2020

Mis gemelos nacieron vivos a las 22 semanas y 5 días, pero se les negó el tratamiento. Se les negó el derecho a la vida.

 

 

Por Amanda Finnefrock

 

Soy esposa de un militar que ha estado en Afganistán. Siempre hemos sido muy patriotas, amamos a nuestro país y por eso hicimos un gran sacrificio para servir a la nación que amamos. Fue todo un desafío para nosotros, pero tanto para mi esposo como para mí, no fue nada en comparación con lo que soportamos cuando un hospital estadounidense rechazó el tratamiento médico para ayudar a nuestros gemelos cuando nacieron prematuramente. Fueron tratados peor de lo que se trataría a un enemigo.

 

Llevábamos casados ​​siete años y medio y teníamos dos hijas cuando nos enteramos de que estaba embarazada. Alrededor de las 16 semanas, hicimos una ecografía y le dije al técnico de ecografía que había tenido más náuseas y que había leído que esto podría ser una señal de que estaba embarazada de mellizos y, efectivamente, ¡estaban allí mis mellizos! Mi esposo y yo lloramos, y nuestras hijas también estaban muy contentas. Tengo un video de ellas en la habitación con nosotros exclamando: "¡No puedo creer que haya dos bebés!".

 

Aproximadamente a las 20 semanas, comencé con migrañas y sentí que tenía dolores de parto. Llamé a la clínica del Riverside Methodist Hospital en Columbus, Ohio, y me dijeron que todo esto era normal ya que estaba embarazada de gemelos. Sin embargo, empeoró mucho durante las siguientes dos semanas, hasta el sábado 24 de junio de 2017 por la mañana, cuando me desperté en un charco de sangre. Estaba asustada y horrorizada. Inmediatamente, llamé al residente de guardia del hospital que me dijo que fuera enseguida. En el camino hacia allí, recuerdo llorarle a mi esposo y decirle: “Es demasiado pronto, no van a hacer nada para salvarlos". Pero mi esposo me aseguró: “Es un hospital, no los dejarán morir. Harán todo lo que esté a su alcance ".

 

Cuando llegamos, entramos en una sala donde trajeron una máquina de ultrasonidos. Cuando la residente terminó con el ultrasonido, tenía una expresión extraña en su rostro y luego dijo: “Están perfectamente bien". Pero luego le ordenó a mi esposo que tomara mi mano y nos dijo: “Van a morir. Los bebés de esta edad gestacional no sobreviven ".

 

El residente explicó que estaba en trabajo de parto prematuro, lo que puede suceder en embarazos múltiples. En ese momento, estaba de 22 semanas y 2 días. Aun sangrando, me ingresaron en el hospital y me llevaron a otra habitación.

 

Un neonatólogo vino a verme ese mismo día. Al principio, pensé que era un capellán porque seguía instándome a entregar a mis hijos a Dios, pero yo insistí en que, si mis hijos nacían vivos, quería que el personal del hospital hiciera todo lo posible para mantener a mis bebés con vida. Me dijo que era inhumano intentarlo y que los bebés que nacen tan temprano pueden tener muchos problemas. Pero éstos eran riesgos que como padres estábamos dispuestos a asumir, y esa debería ser nuestra decisión, no la de ellos. El médico finalmente me dijo que, si llegaba a las 22 semanas y 5 días, ellos harían todo lo que pudieran y que él estaría en la habitación con nosotros. Tengo esta garantía por escrito en mi expediente médico.

 

Sin embargo, me informó que, si daba a luz antes de las 22 semanas y 5 días de gestación, no habría “evaluación” de mis hijos (lo que nunca me explicaron lo que eso significa), y que no habría ningún intento de reanimarlos.

 

Pero tenía la seguridad de que recibirían tratamiento si podía aguantar el embarazo tres días más, y eso es todo en lo que me importaba. Aun así, cada vez que una enfermera o cualquier miembro del personal del hospital entraba en mi habitación, les rogaba que me aseguraran que tratarían a mis hijos si nacían antes de ese tiempo marcado.

 

El sacerdote vino a verme la noche de las 22 semanas, 4 días y oró conmigo y me ungió. Me sentí en paz de que definitivamente podría aguantar otro día y de que mis hijos iban a recibir tratamiento.

 

Al día siguiente, comenzó el parto. Tenía un dolor tremendo, pero me negaron la epidural. Mi mamá estaba conmigo, pero mi esposo no pudo llegar al hospital a tiempo.

 

A pesar de llegar a ese punto de la gestación establecido por el hospital, el personal de Riverside Methodist me dijo mientras dilataba que los niños iban a llegar demasiado temprano y que su unidad de cuidados intensivos neonatales no intentaría ayudar a mis hijos. Fue una pesadilla. Simplemente no lo podía creer. Aquí estaba en trabajo de parto, preparándome para dar la bienvenida a mis hijos, y todo el personal se había ido excepto una enfermera que estaba en una computadora que ni siquiera me miraba.

 

Puse música de cuna en mi teléfono y lo dejé sobre mi estómago. Mi mamá y yo sabíamos lo que estaba a punto de suceder. El personal del hospital nos dijo que nacerían muertos o que sólo respirarían por un momento, y quería que los consolara cuando llegaran a este mundo mostrándoles el amor de su madre.

 

No podía ver por encima de mi estómago, pero escuché a mi mamá jadear y entre lágrimas, le pregunté qué pasaba, porque pensé que ella me iba a decir que había nacido muerto, pero en cambio, dijo que Emery había aterrizado al borde de la mesa y estaba "en su saco" y se estaba moviendo. Gritó pidiendo ayuda. La enfermera del rincón no hizo nada. Finalmente entró otra persona del hospital, abrió el saco amniótico y luego me lo entregó.

 

Estaba en shock de que estuviera vivo. Emery era perfecto, solo más pequeño. Estaba asombrada por lo que estaba viendo. Movía las manos y los pies. No me lo esperaba. Comencé a suplicarle al personal del hospital que lo tratara. Tengo un video suplicándoles: "Prométeme que harás algo". Me dijeron que la neonatóloga estaba en camino.

 

Una enfermera neonatal entró, pero simplemente envolvió a Emery en una manta, lo puso debajo de una lámpara de calor durante un par de minutos y abrió la boca. Luego me lo devolvieron.

 

Emery no se limitó a “respirar por un momento” como me aseguraron que sería el caso. Sobrevivió durante unos 45 minutos, acostado en mis brazos mientras yo no podía hacer nada para procurarle más atención. Me horroricé cuando su respiración comenzó a ralentizarse y comenzó a jadear. Rogué con más fervor ayuda, pero solo había una enfermera sentada en la habitación. Le pregunté: "¿Por qué estás aquí si no vas a ayudar?". Estaba angustiada y absolutamente furiosa. ¡Esto era inconcebible!

 

Llorando, acuné a Emery en mis brazos con todo mi amor, hasta que dejó de respirar y su cuerpo se volvió frío y sin vida. La enfermera confirmó su muerte. Mi madre y yo seguimos turnándonos para abrazarlo.

 

Le pregunté a la enfermera qué podía esperar a continuación. No me sentía como si estuviera en trabajo de parto en este momento. Mis hijos eran gemelos fraternos, así que ¿existía la posibilidad de que mi cuerpo se demorara un par de días más? Quería saber que Elliot podría tener la oportunidad de ser tratado y no moriría como Emery.

 

Sin embargo, un par de horas después, comencé a tener contracciones nuevamente y supe que probablemente mi hijo tendría el mismo final trágico. Esta vez, había varios miembros del personal en la sala de partos, incluido un médico que entró y dio a luz a Elliot, cortó el cordón y lo puso sobre mi pecho.

 

Elliot era más grande que Emery. No sólo respiraba, como Emery, sino que también pateaba mucho y lloraba; incluso se apuntó en mi historial del hospital que estaba llorando. Tenía muchas esperanzas de que Elliot fuera tratado porque era muy fuerte. Sin embargo, pude ver que no lo iban a tratar, así que les rogué que lo hicieran, pero nadie evaluó sus necesidades y, al igual que a Emery, no le brindaron atención médica. Como si estuviera siendo una carga para ellos, me regañaron: "Deja que suceda".

 

Aproximadamente 10 minutos después del nacimiento de Elliot, trajeron una “cuna” a la habitación y le pregunté para qué era. Me dijeron que era para enfriarlo y evitar que su cuerpo se descompusiera. Una vez más, me indigné: "¡Pero no está muerto!", exclamé. Aun así, mientras trataba de valorar el tiempo que pasaba con él mientras estaba vivo, se negaron a sacar la cuna de la habitación. Aunque la cuna parecía un moisés, para mí fue como ver un ataúd mientras sostenía a mi bebé vivo.

 

Elliot vivió dos horas y media mientras no hacían nada. Su declive fue diferente al de Emery. Aproximadamente 10 minutos antes de morir, Elliot comenzó a sangrar por los oídos, la nariz y la boca, y su cuerpo se volvió flácido. Estaba completamente horrorizada y mi madre y yo nos sentíamos incapaces de hacer algo.

 

Aunque le rogué repetidamente al personal que ayudara o evaluara a mis bebés, me dijeron que habían nacido demasiado pronto. Sin embargo, los artículos médicos demuestran que no nacieron demasiado pronto, aunque yo no tenía esta información en ese momento.

 

Después de la muerte de mis hijos, quise descubrir la verdad sobre todo lo que sucedió ese día a partir de estadísticas publicadas de supervivencia, y lo que esta experiencia significa para otras familias como yo. Quiero difundir la conciencia y crear cambios legislativos para asegurarme de que ningún niño sufra de la manera en que lo hicieron mis hijos. Estoy trabajando con un senador estatal en la "Legislación de Emery y Elliot" aquí en Ohio, para que se presenten y aprueben otros dos proyectos de ley: la Ley de Simon (para que los médicos no puedan colocar una orden DNR - No resucitar - en un niño sin el consentimiento de los padres) y la Ley Médica de Buena Fe (por lo que los hospitales deben informar a los pacientes de sus políticas de futilidad con anticipación).

 

En julio de 2005, la Corte Suprema de Wisconsin se pronunció sobre el caso Presto v Meriter afirmando que el hospital (que recibía fondos federales) violó la Ley Federal de Trabajo y Tratamiento Médico de Emergencia (EMTALA) al negarse a examinar al bebé Bridon después de que nació a las 23 semanas y 2 días. Eso es solo 4 días después de la edad gestacional de mis hijos y más de una docena de años antes, cuando no había tantos avances médicos como ahora para el tratamiento de micropremias. Cuando me enviaron este artículo, ya había pasado el plazo de un año para demandas por negligencia médica en Ohio, otra ley que me gustaría que cambiara. Así que no hay ningún recurso legal dentro del sistema judicial para que yo pueda obtener justicia para Emery y Elliot como lo hicieron los padres de Bridon para él, pero de alguna manera, me da un poco de satisfacción saber que la ley federal fue de hecho violada cuando no quisieron evaluar a mis hijos.

 

La Asociación Británica de Medicina Perinatal actualizó sus pautas para recomendar que los bebés que nacen a las 22 semanas reciban tratamiento, citando que 1/3 de ellos sobreviven en el Reino Unido. En el artículo de la BBC pueden ver la foto de Ruben y Jenson Powell que en agosto de 2018 se convirtieron en los gemelos prematuros más jóvenes nacidos en Gran Bretaña a las 22 semanas y seis días; sólo un día más que mis hijos. Pero la diferencia es que a ellos los médicos les dieron una oportunidad.

 

Para aquellos que vieron el último discurso sobre el estado de la Unión, recordarán que el presidente Trump presentó a Ellie Schneider, la niña de dos años que nació a las 21 semanas, 6 días, 6 días antes que mis hijos. El hospital donde nació tiene una tasa de supervivencia del 50% para los niños nacidos antes de las 24 semanas.

 

La Ley de protección de bebés nacidos vivos de 2002, promulgada por el presidente Bush, extiende la protección legal a un bebé nacido vivo después de un intento fallido de aborto. La Ley de Protección de Sobrevivientes del Aborto Nacidos Vivo, SB 311, se introdujo en 2019 "para prohibir que un profesional de la salud no ejerza el grado adecuado de atención en el caso de un niño que sobrevive a un aborto o intento de aborto". Pero necesitamos una ley que deje claro que los niños nacidos vivos tan prematuramente como Ellie Schneider reciban la misma protección, el mismo trato, la misma oportunidad de vivir, ya sean sobrevivientes de un aborto o grandes prematuros cuyas madres quieran que vivieran, como yo hice con los míos.

 

Emery y Elliot merecían una oportunidad, al igual que todos los seres humanos de esta tierra. ¡Únase a mí para defender a estos niños! Nunca se sabe si algún día podría ser su hijo o su nieto.

 


Nota: Amanda Finnefrock está casada, es madre, activista por los derechos de los pacientes y bloguera de Salvar El 1 (Save The 1). Reside en el área de Columbus, Ohio.

Sunday, August 16, 2020

No se aprovechen de mis embarazos de “casos duros” para justificar el aborto.

  

 Por Megan Mishler

 

Mis experiencias con embarazos difíciles me han hecho firmemente provida, con una perspectiva que nunca podría haber imaginado.

Quedé embarazada a los 16 años de mi novio de 18 años tras escapar de casa; A los 22 años volví a embarazarme peligrosamente de mi novio adicto a las drogas y quedé embarazada a los 24 años tras una violación. En cada caso, había personas que me decían que la opción correcta sería el aborto y que sería la opción más compasiva para el niño.

 

Desde entonces me han dicho que, si quedara embarazada nuevamente, la clínica de alto riesgo en el hospital local recomendaría el aborto, por mi propia seguridad. Y, sin embargo, me opongo totalmente a las excepciones por violación e incesto en las leyes provida y las excepciones a la "salud materna", que está tan ampliamente definida en la jurisprudencia actual que puede significar cualquier cosa.

 

Mi historia demuestra que todas las vidas tienen valor y significado y merecen protección legal pues es un derecho inherente a la vida, sin importar las circunstancias. También muestra la necesidad de construir una cultura en la que las mujeres y las niñas que atraviesen un embarazo en crisis no se vean obligadas a abortar como la supuesta solución a sus problemas.

 

Cuando quedé embarazada era adolescente y entré en shock. Pensé, ingenuamente, que lo que mi novio y yo estábamos haciendo era suficiente para evitarlo. Fui criada en la fe católica y sabía lo que era el aborto en el sentido clínico, por lo que era impensable, y finalmente acepté dar al bebé en adopción en lugar de criarlo. Desde el principio fue agonizante pensar que algún día la entregaría a otra familia, pero quería que tuviera lo mejor de la vida, cosas que no podría proporcionarle yo. Sus padres adoptivos me hablaban por teléfono regularmente y me sentí cómoda con ellos y pensé que serían buenos padres. Sólo deseaba poder ser la madre biológica de mi preciosa niña.

 

La idea de abandonarla me estaba destrozando, pero el embarazo no continuó normalmente. Terminé en el hospital durante semanas, en reposo en cama, tratando de prevenir un parto muy prematuro. Tuve la oportunidad de ver a mi pequeña niña crecer con un ultrasonido: vi su corazón latir, la vi chuparse el dedo y jugar con los dedos de los pies, y vi su cabello como un halo alrededor de su cabeza.

 

Irónicamente, llegué a término antes de que ocurriera una tragedia inesperada. Mi hija Lillian Mary nació muerta a causa de una vuelta de cordón. Hubiera dado cualquier cosa, todavía daría cualquier cosa, para que ella abriera los ojos o agarrara mi dedo, incluso por un momento. Pero tuve la oportunidad de amarla y conocerla en el útero. Si la hubiera abortado para seguir mis estudios en la escuela, como me recomendaron algunos de mis amigos, habría extrañado tenerla en mi vida. Nunca habría sabido lo hermosa que era, o sostenido su cuerpo perfecto, envuelto en mantas de hospital, en mis brazos. Nunca podría haber visto su cara en mis sobrinas.

 

Al menos tuve la oportunidad de abrazarla y verle la cara.

 

Con mi hijo Gaven Joseph, no tuve tanta suerte. El embarazo fue duro desde el principio. Fui a una clínica de alto riesgo en Pittsburgh y los médicos y trabajadores sociales allí sugirieron que debía abortar, considerando mis factores de riesgo psicosocial además de los factores de riesgo físico. El padre del bebé era alcohólico, adicto y abusivo, y la clínica de alto riesgo lo sabía. Estaba trabajando con un trabajador social en planes para dejarlo de manera segura una vez que naciera mi hijo. Físicamente, había cosas que requerían monitoreo, pero a medida que avanzaba el embarazo, parecían resolverse, hasta que cumplí 22 semanas y me puse extremadamente enferma con una infección respiratoria.

 

Fui hospitalizada en Pittsburgh y finalmente comencé a mejorar. Acababa de salir de cuidados intensivos cuando sentí un dolor terrible y vi algo aún peor: sangre. Mi enfermera llamó al médico de guardia en mi planta. Después de realizar una ecografía urgente junto a la cama, determinaron dos cosas: mi hijo estaba vivo, pero tenía un desprendimiento de la placenta que estaba causando el sangrado. El médico de la unidad me dijo que no entrara en pánico, que la rotura era menor y que los médicos obstetras / ginecólogos lo seguirían todo el tiempo y podían manejarlo.

 

Tenía esperanzas en ese momento, porque si podían mantenerme embarazada un par de semanas más, las posibilidades de supervivencia de mi hijo serían buenas. Pero cuando llegó la doctora todo cambió. Ella dijo que iban a hacer un D&E de inmediato, un procedimiento de aborto, porque mi presión arterial había aumentado a un punto que ella consideraba preeclampsia y que sólo podía curarse si me ponían de parto.

 

Protesté, sabiendo que mi hijo todavía estaba vivo, que la rotura de mi placenta era menor, que mi presión sanguínea podía reducirse con medicamentos, que podía permanecer en reposo en cama y que no había forma de que aceptara un D&E. Ella respondió que no harían ninguna de esas opciones de tratamiento, pero si me oponía tan fuertemente a una dilatación y evacuación, destrozando a mi bebé miembro por miembro, ella me "induciría" el parto.

 

Era temprano por la mañana y me sentí intimidada. No tenía abogado allí, y no sabía qué hacer. Ingenuamente esperaba forzarlos a brindar atención vital a mi hijo si sobrevivía al parto. Si los médicos rechazaran su atención como lo estaba haciendo este médico, moriría en mis brazos, sabiendo que era amado, en lugar de ser destrozado.

 

Me indujeron el parto y todo salió terriblemente mal. La placenta se desgarró por completo, desencadenando una cascada de sangre e incapacidad para coagular. No he sangrado tanto en mi vida. Estaba en estado de shock e insuficiencia respiratoria. Tuve una experiencia cercana a la muerte donde vi a mi hijo y a mi hija con la luz blanca brillante, corriendo juntos. Quería ir con ellos, pero no era mi momento.

 

Mis padres habían llegado al hospital más tarde esa mañana y estaban allí para decirme que debía permitir que los médicos me hicieran un D&E de emergencia, o incluso una histerectomía para detener el sangrado, para tratar de salvar mi vida. En el último ultrasonido realizado para verificar el desprendimiento de la placenta, mi hijo todavía estaba vivo. Pero las cosas habían empeorado mucho y no sabía si todavía estaba vivo o no, y no estaba en situación de tomar decisiones. No quería vivir a expensas de mi hijo; de hecho, en ese momento quería morir con él en lugar de ser responsable de su muerte.

 

Me negué a firmar el consentimiento. No pude evitar preguntarme si habían hecho lo que les había pedido que hicieran para recibir tratamiento en lugar de inducir el parto, tal vez no estaría en esa situación ahora. Perdí totalmente la confianza en estos médicos.

 

Mis padres me recordaron que la intención no era matar a mi hijo sino tratar de salvarme. Sintieron firmemente que tenía la obligación moral de tratar de vivir, que no era moralmente aceptable elegir morir con mi hijo. Lo vieron como equivalente a suicidarse. De mala gana, firmé los papeles. Consentí.

 

Más tarde descubrí que los médicos no me dieron muchas oportunidades de vivir: tan pronto como firmé los documentos, corrieron por el pasillo hasta el quirófano. Ni siquiera les dieron a mis padres la oportunidad de despedirse, y mucho menos llamar a un sacerdote para que me diera los últimos ritos, y mi familia llamó a todos nuestros conocidos con el simple mensaje "Megan se está muriendo, por favor oren".

 

Sobreviví, pero incluso hasta el día de hoy, me siento culpable por ello. Hubiera muerto por mi hijo, pero él murió por mí.

 

Después de perder a mi hijo, me mudé de regreso a Michigan y finalmente me recuperé lo suficiente como para intentar regresar a la iglesia. Pero no fue bueno para mí. Fui violada en febrero de 2007 por alguien que conocía de un grupo de jóvenes de mi parroquia, en el aniversario del funeral de mi hija. Era un amigo, alguien en quien podía confiar y hablar sobre Lillian y sobre mis sentimientos de alienación debido a la pérdida de mi hijo. Esa confianza estaba fuera de lugar.

 

Fui al hospital, denuncié la violación a la policía y se presentaron cuatro cargos de conducta criminal de primer grado.

 

En el hospital, un consejero voluntario del centro local de crisis de violación se reunió conmigo y me acompañó a través de la prueba de presentar un informe policial y ser examinado por una Enfermera Examinadora de Agresión Sexual. Me alegró que alguien estuviera allí para ayudarme a superarlo, porque fue increíblemente humillante después de ser violada, incluso una enfermera que me examinaba me traumatizaba. Y… las fotos que tuvo que tomar fueron vergonzosas, ya que sabía que al menos la policía y el fiscal las verían, y posiblemente un jurado y más. El centro de crisis también me ayudó a obtener una orden de protección personal, cuando el violador comenzó a acosarme entre el informe policial y su arresto.

 

Mientras me preparaba para la audiencia preliminar, descubrí que estaba embarazada de la violación. Fui a una cita de consejería de emergencia porque estaba completamente abrumada. Estaba sorprendida, horrorizada, temblando, vacilando entre querer mantener al bebé que apenas sabía que estaba allí y preocupada de que lo odiaría si fuera un niño y se pareciera a mi violador. Era un desastre y necesitaba hablar con alguien que se ocupara de este tipo de situaciones.

 

Pero la respuesta de mi consejero fue decirme que, dado que había sido violada, Medicaid cubriría "el procedimiento" en Planned Parenthood en la ciudad y podría entrar de inmediato ya que el centro de crisis que trabajaba con ellos. Me sorprendió que no me preguntara cómo me sentía al estar embarazada, o qué quería hacer, sino que me ofreció un aborto inmediato como si eso solucionara algo.

 

Ya estaba en conflicto por estar embarazada por un acto violento, y aquí estaba la solución propuesta: introducir instrumentos de metal en mi cuerpo ya violado y arrancar a ese bebé, como si eso lo solucionara. ¡No, no lo haría!

 

Ya había pasado por la violación de la inducción y posterior D & E con mi hijo Gaven Joseph para salvar mi vida. Someterme a un procedimiento quirúrgico para terminar con la vida de este niño sería físicamente doloroso, emocionalmente destructivo y gravemente incorrecto. Y no eliminaría la violación. No podía culpar a mi bebé por cómo llegó allí. No podía pensar en mi hijo como "el hijo de mi violador" o como "la hija de ese hombre malvado". Quienquiera que fuera él o ella, los pecados y crímenes de su padre no eran de ellos. Mi hijo era inocente.

 

Pero nunca tuve la oportunidad de conocer a ese niño. Después de estar todo el día en el estrado en la audiencia preliminar del caso de violación, comencé a sangrar. Sabía lo que probablemente estaba sucediendo, pero me hice un análisis de sangre y mis niveles hormonales se habían reducido a nada. Aborté a mi bebé de 10 semanas en casa. Fue doloroso, traumático y terriblemente triste, retener los restos de mi bebé en el tejido. ¡Mi bebé no era un desecho, sino un ser humano! Cualquiera que haya tenido un aborto espontáneo en esa etapa sabe a qué me refiero.

 

El trayecto hasta la sala de emergencias durante el aborto involuntario empeoró la situación. Tuve una amiga que me acompañó porque estaba en muy mal estado. Ella sostuvo mi mano durante la desgarradora ecografía y me habló mientras recibía líquidos intravenosos y productos sanguíneos para contrarrestar la hemorragia. Finalmente, el residente de OB entró y me informó: "Su cuerpo ha evacuado el embrión y anexos así le ahorro la molestia de tener que pasar por un legrado".

 

Esa es una frase que no puedo olvidar. ¿El aborto involuntario me ahorró la molestia de un aborto? La impresionante arrogancia, la falta de compasión, la presunción de que, debido a que fui violada, mi hijo no significaba nada para mí, simplemente me enfureció y le dije al residente en términos muy claros lo que pensaba de él.

 

Mi consejero de embarazos de riesgo y mi médico de urgencias hicieron la suposición común: Si una mujer se encuentra embarazada por violación, obviamente abortará, e incluso debería hacerlo. Del mismo modo, si una mujer en una relación abusiva queda embarazada, lo mejor para ella, e incluso para su hijo, es abortar. Después de todo, ¿cómo podría ella traer a un niño en tal situación? Y los adolescentes ciertamente no deberían tratar de ser padres, y dar al bebé en adopción es demasiado difícil, y el destino del bebé es demasiado incierto: lo mejor es abortar, eso dicen.

 

Lo veo en redes en comentarios sobre artículos, lo escucho en la radio en debates, lo leo en columnas. Incluso de personas provida: "Sí, es una vida, pero nunca podría obligar a mi hija a dar a luz al bebé de un violador". O: "Una prohibición general del aborto no es políticamente factible, un enfoque gradual es mejor; se deben hacer excepciones".

 

La violación es un acto de violencia. Viola el cuerpo, el corazón y el alma del sobreviviente. El abuso por parte de alguien amado es otro acto de violación, no sólo contra el cuerpo, sino también contra el corazón y el alma del sobreviviente. El aborto es aún más violencia. También viola el cuerpo, el corazón y el alma de las víctimas, madre e hijo. ¿Cómo puede alguien argumentar que la violación es la solución a la violación, la violencia es la solución a la violencia? Permitir la matanza de bebés fruto de una violación no es el remedio.

 

Ninguna mujer con un embarazo de crisis necesita un aborto para salvarse. Todo niño inocente merece la oportunidad de vivir. Podemos hacerlo mejor como sociedad, y especialmente como personas provida al amar y apoyar a estas mujeres y a sus hijos, sin importar las circunstancias.

 

Nota: Megan reside en Michigan y es bloguera provida de Save The 1. Le apasiona la recuperación y los ministerios post aborto.

Monday, August 10, 2020

Dios me dio una hija. La belleza que surgió de las cenizas.

 

 Por Tye Ahmad

 

Muchas personas no entienden cómo las víctimas de violación asimilan sus experiencias, cómo asumen la violación, denuncian el delito, manejan un embarazo resultante y cómo amamos a nuestros hijos a pesar de la forma en que fueron concebidos. Estuve en silencio durante mucho tiempo debido a la forma en que los militares llevaron todo después de denunciar la violación y finalmente estoy lista para contar mi historia y luchar para proteger a mi hijo.

 

En marzo de 2013, cambié de la Guardia Nacional a las Reservas del Ejército. Me asignaron a la 919 ª Inland transporte de carga de la empresa en Saginaw, Michigan. Era un nuevo capítulo maravilloso en mi vida, o eso pensé. Estaba emocionada por mostrar mi talento y mi comandante parecía satisfacer mis solicitudes para poder ofrecer una experiencia excepcional a mi nueva unidad. Alrededor de mayo de 2013, mi comandante inició conversaciones personales conmigo. Pensé que era extraño que mi comandante me pidiera que lo llamara fuera del horario de trabajo. Comenzamos a enviarnos mensajes de texto y él comenzó a felicitarme. Me sentía muy halagada, pero también era joven, ingenua y totalmente incapaz de ver que me estaba metiendo en un pozo de manipulación.

 

En este punto, sabía que esto se consideraba "fraternización", y ambos podríamos ser penalizados por esto. Pero habitualmente, es el superior de mayor rango quien es castigado. Y ciertamente entiendo por qué. Siendo él mi oficial superior, instintivamente quería una buena relación con él. Además, todavía me dolía una reciente ruptura con el padre de mi hijo y realmente esperaba superarlo.

 

Él comenzó a pedirme que fuera y pasáramos más tiempo juntos. Dijo que disfrutaba estando conmigo y que salir juntos era lo mejor de su vida y que nunca antes se había enamorado de alguien así. A pesar de mis reservas, nos convertimos en pareja. ¡Qué estúpida fui! Yo no toleraba el alcohol, pero él me aseguró que estaba en buenas manos y segura si bebía con él, así que bebí la mayor parte del tiempo que estuvimos juntos.

 

Alrededor de diciembre de 2013, descubrí que me estaba engañando con otras mujeres así que se lo eché en cara. Una noche cayó una tormenta de nieve y no pudo llevarme a mí y a mi hijo a casa desde su departamento. A pesar de toda la conmoción, dijo que se iría. Estaba triste y molesta, así que seguí bebiendo yo sola. Regresó debido a la fuerte tormenta de nieve y dijo que no me molestaría y que dormiría en la sala de estar.

 

A la mañana siguiente, la discusión continuó, y cuando me senté en el inodoro, me di cuenta de que tuvo relaciones sexuales conmigo después de desmayarme por el alcohol y el agotamiento emocional: Me había violado. Le pregunté al respecto y su respuesta fue: "Oh, ¿no recuerdas que nos acostamos anoche?" Inmediatamente protesté, "¿Por qué tendría sexo contigo después de que me engañaras?¡¿Por qué tendría que apetecerme tener sexo contigo después de eso?”. Él, simplemente, se encogió de hombros y no respondió. Se fue y empecé a empacar mis cosas. Cuando regresó, me dijo que había llamado al 911 porque sabía que estaba en problemas.

 

Cuando llegaron los ayudantes del sheriff, no pudieron entender por qué había llamado ya que no había confrontación y ya me iba con mi hijo. Cuando saqué todas mis cosas fuera de la casa, la mujer policía me pidió que le contara qué pasó. Cuando llegué a la parte de que él tenía relaciones sexuales conmigo cuando estaba desmayaba, ella exclamó: "¿Él hizo qué ?" Me pidió que fuera a la comisaría para hablar con ella y que tenía que abandonar la casa antes de que ellos se fueran, y así lo hice. Cuando llegamos allí y comenzamos a hablar, ella me dijo que en el estado de Michigan lo que él hizo era un delito. Le dije que tenía miedo de denunciarlo porque ya sabía cómo responderían los militares. Anteriormente, fui violada por un soldado en 2009 en la base Dobbins Airforce. Este soldado fue denunciado a las fuerzas de seguridad, y aunque se demostró que lo hizo, fui castigada por mi comando que me prohibió hablar con la oficial de la Marina que trató de ayudarme. La oficial me aseguró que no presentaría un informe si yo no quería que lo hiciera, pero ella mintió. Me pidió que fuera a un centro de mujeres para que me revisaran y fueron muy poco delicadas. Así que no quería pasar por nada más invasivo y estresante ya que mi violación era ya lo suficientemente traumática para mí.

 

Mientras tanto, nuevamente actuando de manera preventiva, mi violador le había contado a mi Primer Sargento la "fraternización" y este Primer Sargento me llamó y me pidió que callara para que nadie lo supiera y actuamos como si nada hubiera pasado. Sin embargo, cuando regresé a la unidad, me escribieron y me quitaron un entrenamiento programado en Washington y luego me dieron una evaluación terrible. Los rumores de falsas acusaciones que difundió mi violador/comandante me etiquetaron.

 

Se inició una investigación sobre mi comandante, pero él me convenció de que no ganaría y me dijo que había ido a mi archivo y había eliminado el papeleo como castigo. Sin embargo, mi comandante fue "relevado del mando" como comandante de la unidad, pero ascendió a un nivel superior de batallón y se emitió una orden de protección contra él. Antes de que el oficial investigador me interrogara, mi comandante me dio una historia que contar que constataba "su lado, mi lado y la verdad". Me dijo que lamentaba y merecía ser castigado por lo que había hecho. Esa oposición a contar la violación debido a mi experiencia previa, y todo el proceso es aún más deshumanizante y realmente perpetúa la violación. Sin embargo, el oficial investigador del Ejército se enteró de la llamada del Sheriff.

 

Solicité un abogado de JAG. Me sacaron de mi unidad y me asignaron un defensor de agresión sexual. Durante nuestra reunión inicial, nos encontramos en un restaurante. Ella trató de convencerme de que fue una "ruptura" que salió mal. Me dijeron que nunca ganaría el caso si decidía presentar cargos. Ella fue reemplazada después de mudarse a una unidad diferente. Mientras todo esto sucedía, los miembros de la unidad me avergonzaron y la noticia continuó difundiéndose a lo largo del comando. Incluso me acechó durante bastante tiempo, luego se detuvo.

 

Pero finalmente, él se comunicó conmigo y me dijo que había cambiado gracias a su fe en Cristo, pero éste no fue el caso. Estaba dolido y estresado por ser condenado al ostracismo, y sabía que volver con él simplemente terminaría con esa parte de la pesadilla. Me enfermé, pero no sabía qué más hacer. Quería que mi vida fuera normal. Un terapeuta que vi más tarde me dijo que lamentablemente no es un comportamiento poco común en las víctimas de violación.

 

Entonces, en mayo de 2014, fui llamada al servicio activo para capacitarme para otro trabajo. Fui despedida por Consumers Energy debido a esto y dijo que me ayudaría a recuperar mi trabajo en la compañía de servicios públicos. Sin embargo, mientras estaba fuera, le dije que necesitaba espacio y él me llamó día tras día. Incluso hizo que el obispo de su Iglesia me llamara y me dijera que necesitaba perdonar porque lo que estaba haciendo no era lo que Cristo haría, y yo lo intenté.

 

Mientras estaba fuera en el entrenamiento, comencé una relación con un soldado. Cuando regresaba a Michigan, mi familia no me recogía en el aeropuerto, y tuve que llamar a mi ex comandante porque no tenía a nadie más a quien llamar; estaba tan aislada debido a la forma en que me habían tratado...Y él vino. Vino y cenamos juntos esa noche. Cuando trató de tener sexo conmigo, me negué, porque sabía que tenía una relación con otra persona y ni siquiera podía contemplar la posibilidad de tener sexo con él. Realmente sólo quería mostrarle que había perdonado y darle la oportunidad de arreglar las cosas simplemente quedando como amigos.

 

Regresé a mi trabajo en Consumers Energy y mientras leía los medidores me empecé a sentir débil y fui a la sala de emergencias. Allí descubrí que estaba embarazada y al instante me aterrorizó que me hubiera violado de nuevo. Según mi ciclo menstrual, sabía que no había posibilidad de que fuera el soldado al que estaba viendo mientras estaba en el entrenamiento, pero lo llamé de inmediato para contarle la situación y me dijo que estaba dispuesto a estar a mi lado.

 

Después de que me dieron de alta del hospital, le envié a mi ex comandante una foto del informe del médico que mostraba que estaba embarazada, y se quedó en silencio. Incluso tuve que echar mano de su amigo para contactarlo. Quería una explicación, pero en cambio, él sólo me dio dinero para abortar, diciendo que el dinero era un regalo de cumpleaños, y luego se negó a responder a mis llamadas o mensajes de texto. ¡Qué cobarde! Tengo curiosidad por saber qué habría dicho su pastor sobre él si llega a saber que me había dado dinero para matar a su hijo. Le dijo a la gente que me fui, que no sabía que estaba embarazada y que el niño no era suyo. No pude soportarlo más y me mudé a Tennessee, donde di a luz a mi bebé.

 

Dar a luz a mi hija fue un regalo. No puedo imaginar no tenerla. Mucha gente diría que es una maldición, y lo entiendo porque nunca puedo olvidar lo que ese hombre me hizo, y es cierto que mi hija nació de algo realmente malo. Sin embargo, ella es mi princesa, la creación más hermosa que tengo. Ella es inteligente, es divertida y es magnífica. A veces tengo dificultades para superar lo que sucedió y lo que paso en el juzgado con él, pero ella viene a tomar mi mano. Ella es mi fuerza y ​​mi cuidadora. Es divertido pensar que una niña de cinco años es así, pero realmente lo es.

 

Después de tener a mi hija, sufrí una severa depresión posparto; no fue por su causa sino por mis hormonas y un médico me dijo que sufría TEPT por las violaciones y las secuelas.

 

Mi familia me convenció de que tenía que decirle que el bebé había nacido. Él fue a Tennessee y cuando llegó ella estaba en el asiento del auto, y él ni siquiera la miraba. Uno pensaría que su primera respuesta sería mirar al bebé e incluso examinar si ella se parece a él, porque le estaba diciendo a la gente que no era suya. Nunca lo olvidaré y exclamé: "¿Ni siquiera la miras ?" Él solo tartamudeó, como, "Oh, oh, no lo sabía".

 

Dijo que no se implicaría hasta que se realizaran las pruebas de paternidad, y desapareció. Cuando tuvimos los resultados, tampoco se implicó.

 

15 meses después del nacimiento de mi hija, tuve otro bebé y mi familia me dijo que mi vida era demasiado inestable como madre soltera de tres hijos y que, dado que mi ex comandante tenía dinero, debería casarme con él. Es una locura pensar que tu familia te aconseja así, y me deprimió mucho, así que finalmente me asesoré y me sentí muy aliviada de escuchar a mi terapeuta decir que lo que estaban haciendo no está bien. También obtuve alojamiento en un refugio para víctimas de violencia doméstica.

 

Debido a que recibí ayuda estatal, se presentó un caso contra él para establecer la manutención de los hijos y fue entonces cuando finalmente comenzó a pagar algo. Sin embargo, también buscó tiempo para ejercer su paternidad y obtuvo visitas supervisadas por orden judicial en un centro especializado en esto. Pero incluso me acosó allí y no siguió las reglas que me permitían irme primero para poder estar a salvo. Pasaron meses donde él no me visitó, y me sentí aliviada.

 

Sin embargo, el juez posteriormente le dio visitas sin supervisión, a pesar de haber sido informado de que fui violada. Mi abogado me dijo que el juez afirmó que no había condena, y que era simplemente una acusación. Sintiéndome desesperada acepté una orden de tiempo de crianza donde él tiene a la niña dos fines de semana y la llama todos los viernes por Skype, más dos semanas con ella en verano. Pero entonces me enteré de que la ley de Michigan no requiere una condena para suspender los derechos parentales de un violador cuando el niño fue concebido como resultado de una "relación sexual no consensuada", por lo que buscaré presentar una moción en virtud de la Ley de custodia de menores hijos sobrevivientes de violación.

 

De esta experiencia tan terrible y traumática aprendí que cuando parece que no tienes nada más a lo que aferrarte durante la tormenta está Dios. Me he asociado con varias organizaciones de la comunidad que escucharon mi historia, incluyendo Hábitat para la Humanidad, The Noon Exchange Club of Midland y Diaper Alliance, que también fueron una respuesta a mi oración.

 

Siempre hay algo bueno en lo malo, y seguramente Dios me dio a mi hija, mi belleza de las cenizas. ¡Y no hay mejor regalo en el mundo que el amor incondicional de mi niña, y no la cambiaría por nada del mundo! Su vida me ha inspirado a transmutar el dolor en una herramienta para ser luz para los demás y demostrar que todos podemos superar las adversidades. He hecho de esto una misión personal para continuar ayudando a otros obteniendo un grado en trabajo social en la Universidad Spring Arbor.

 

 

Nota: Tye Ahmad es madre soltera de 4 hijos, veterana discapacitada de las Reservas del Ejército y la Guardia Nacional en la que sirvió durante 13 años. Es voluntaria en la comunidad, miembro del grupo de apoyo de Save The 1 para madres víctimas de violación y otro grupo también de Save The 1 para madres que han luchado contra sus violadores por los derechos paternales y bloguera de Save The 1.

Sunday, June 14, 2020

Su embarazo no fue planeado, pero defendió la vida de su hijo sola y en las peores circunstancias.



Siempre soñé con ser mamá y siempre he estado totalmente en contra del aborto. Hace poco más de dos años me di cuenta que iba a ser mamá y, aunque no estaba preparada y sentí miedo, amé a mi bebé desde ese momento.


Él fue concebido en una noche en la que su papá y yo no tomamos precauciones. Dos meses y medio después vi que estaba embarazada. Cuando salió ese positivo sentí miedo de decirle a él qué había pasado. Más miedo de él que de mi propio papá.

Cuando lo llamé y le di la noticia se quedó callado y luego empezó a decirme que yo debía abortar. Fue impactante escuchar eso. Me decía que él me llevaría a un lugar seguro, aunque aquí en Costa Rica ni siquiera es legal el aborto.

Me acosaba y yo le decía que no lo iba hacer porque el bebé no tenía la culpa de lo que nosotros habíamos hecho y que con o sin su apoyo, yo iba a tener a mi bebé.

Después de que vio que no iba a abortar me empezó a ofender, después a meterme miedo para que yo tuviera un aborto espontáneo, me decía que el bebé no venía bien porque él había usado todo tipo de drogas. Me habló hasta de una enfermedad de trasmisión sexual sólo para asustarme pues él no tenía nada. Ese día hasta caí desmayada y pues hoy por hoy es un padre de sólo plata. 

Haber defendido la vida de mi hijo a capa y espada es una de las cosas de las que siempre me sentiré orgullosa porque mi hijo es lo mejor que me pudo haber pasado en la vida y merece lo mejor del mundo.  Viví cosas muy difíciles, traumas que hasta ahorita he ido superando, pero Dios no nos ha desamparado nunca. Amo ser pro vida.

Nota: Raquel D. es costarricense, madre de un niño y, a raíz de escribir su testimonio para que Salvar El 1, se ha vinculado con el grupo de oración pacífica por el fin del aborto, 40 Días por la Vida de su localidad.

Friday, March 13, 2020

Víctima de maltratos y abusos conyugal, su bebé concebido en violación le dio la fuerza necesaria para emprender la huída y cambiar de vida.



Por Nina




Llevábamos muy poco tiempo casados  cuando mi esposo empezó a golpearme. No mucho tiempo después, también a violarme. Me tenía encerrada en casa para que no me vieran los golpes que me  propinaba y sólo me dejaba estar con mi mamá a quien no le importaba verme con el ojo morado y me decía que no tenía su apoyo para dejarlo.

Quedé embarazada en esas circunstancias y no por eso cesaron los abusos. Me seguía manteniendo  encerrada y, ante las violaciones, yo sólo cedía, no quería  resistirme para que no me golpeara en exceso ya que me daba miedo que pudiera hacerle  daño a mi bebé con tanto golpe. Ése fue mi aliciente para encontrar la forma de dejar esa vida..

Supongo que pensó que ya estaba completamente sometida y que no escaparía pero lo hice. Mientras él trabajaba tomé lo que me cupo en una maleta y me fui pero no tenía a dónde ir. Hubo un momento en que, parada a un costado de una carretera sin saber dónde pasaría la noche,  pensé en lanzarme frente a un autobús. Pero me alejé de la carretera y le supliqué a mi papá que me recibiera en su casa, cosa que finalmente aceptó.


Cuando mi hijo nació y mientras aún me recuperaba del parto en una pequeña maternidad, por  un instante vinieron a mi mente todos los malos momentos que había vivido con su papá. Recuerdo que incluso ahí en la cama del hospital me sentí muy herida y le dí la espalda a mi bebé. Pero reaccioné rápido. Él era incluso más víctima que yo y por culpa de una mala persona su madre lo estaba castigando. Me giré y lo abracé, me arrepiento tanto de eso que cada que lo recuerdo llamo a mi hijo para abrazarlo fuerte y poder compensarlo.

Como no pude terminar mi carrera, no conseguía trabajo así que tuve que encontrar la forma de explotar mis talentos. Los mismos que un día pensé que eran tan inútiles hoy me permiten ser el sustento de mi hogar. Estuve un año en terapia psicológica y hoy me doy cuenta de que ese embarazo me salvó la vida porque si no fuera por eso no sé si hubiera juntado la fuerza necesaria ñ para escapar y quizás un día mi marido me hubiera  matado a golpes. Mi hijo me salvó.

 Hoy, después de mucho esfuerzo y trabajo, me siento plena y feliz. Aún hay días malos, a veces tengo pesadillas pero acepté el hecho de que hay cosas dentro de mí que no sé si un día  se reestablecerán completamente pero también sé que muchas otras han florecido,  cualidades que no pensé que tenía.

No tengo la vida que soñé tener, en realidad tengo una mucho mejor, es increíble que lo diga pero agradezco todo lo que he vivido porque amo la mujer que soy ahora y jamás lo hubiera logrado sin todas esas experiencias que me hicieron fuerte.


Bio: Nina es mexicana, madre de un niño concebido en situación de violación conyugal y redactora de investigación.